martes, 15 de octubre de 2019

ESTAMPIDA







Es tal su afán por falsear la realidad que acaba mezclando realidad con fantasía y la sobredosis de engaños es tan excesiva que se hace muy difícil mirar hacia otro lado cuando falsea, inventa, acusa y denuncia “conspiraciones”, “sabotajes”, “ataques” que no existen o que como en el caso que nos ocupa son exclusiva y objetivamente responsabilidad suya.




Cuando miente y se inventa una historia como la supuesta estampida, está tergiversando la realidad con una finalidad: la de causar asombro o la de presentarse ante los demás como víctima de ataques a su persona o como el héroe que libra y gana batallas ante enemigos que solo viven en su cabeza.



 Si todo lo que cuenta es verdad tiene la obligación moral de cumplir lo dicho y haber denunciado ya esa supuesta estampida y ha de llevar la denuncia y la consiguiente investigación que aclare los hechos hasta sus últimas consecuencias. Y debe además hacer pública y  demostrar con documentación que ha cumplido con su obligación de denunciar y aclarar que pasó, cómo pasó y quienes son los responsables, es más la propia Guardia Civil debería abrir de oficio su propia investigación, porque alguien tendrá que pagar el despliegue de medios públicos para localizar los 50 toros peligrosos. 


En las distintas versiones que ha dado nuestro Alcalde no nos quedan claras algunas cuestiones importantes.


Estaban las vacas y cabestros, o los 50 toros, sin vigilancia en el corral la noche de autos???


Dónde se encontraban los gañanes a los que ese mismo día agasajó usted con un arroz campero???




 No deje en el aire tan graves acusaciones y tenga la honestidad y los cojones de llegar de verdad al fondo de lo ocurrido. Denuncie en la fiscalía y sea acusación popular en el procedimiento, lo que merece Castril, ya que tanto lo pregona, es que en vez de tanto ladrar, muerda usted, y si hay algo de verdad en la película que se ha montado demuestre usted que no se la ha inventado.   



  

Es tal la necesidad de exagerar y fabular con supuestos ataques a su persona, conspiraciones variadas y sabotajes rocambolescos, que llega a convertir en drama situaciones que, como esta, más bien parece consecuencia de una borrachera campera.




¿Quién está en contra de los TOROS de CASTRIL?


¿Contra qué enemigos de las tradiciones castrileñas  está luchando? 


¿Por qué se considera a sí mismo como único valedor y adalid de una tradición centenaria que le sobrevivirá a él y a la que curiosamente es él quien más daño ha hecho con las chorradas y chaladuras que se le vienen ocurriendo año tras año y que nada tienen que ver con los tradicionales encierros de Castril?






La aportación positiva a la tradición de los toros de Castril, muy positiva y acertada diría yo, ha sido la de los encierros matutinos y para hacer honor a la verdad hay que reconocer que Antonio Ortiz, como presidente de la desaparecida Peña Taurina de Castril, fue quien primero propuso la idea en mi etapa como Alcalde (infructuosamente!!!!) y Javier Dengra, como Concejal de Fiestas en la siguiente legislatura, quien llevo a cabo la puesta en marcha y la celebración de los encierros matutinos. Esa sí es una meritoria aportación a las fiestas, a los toros y a las tradiciones de Castril. 


Ahora bien, la ida de olla de los MIURAS, los miles de euros gastados en parafernalia y caprichos para su satisfacción personal, qué tienen que ver con la tradición???




Dice la tradición oral, la de verdad: 
   

“... Concluidos los actos religiosos comenzara el montaje de la plaza…”



Que tienen que ver con la tradición y con la promoción positiva de unas fiestas centenarias los lamentables videos promocionales en los que traslada Castril al antiguo oeste, guión e idea original de Miguel Pérez, o sea, la garantía de lo absurdo, bochornoso y ridículo del resultado????