miércoles, 27 de agosto de 2014

CASTILLO








Estoy francamente molesto con las pocas facilidades que se han dado a los vecinos de Castril para visitar el castillo recién abierto. Me ha parecido claramente insuficiente e inadecuado que se hayan establecido solo dos visitas gratuitas para solo cien afortunados, cuando lo lógico, adecuado y deseable hubiera sido que todos y cada uno de los vecinos hubieran tenido la oportunidad de visitar el castillo sin pagar nada, no en vano, la obra ha costado, según dice el Alcalde, una importante cantidad de dinero al Ayuntamiento, con lo que se sobreentiende que cada castrileño ya ha pagado sobradamente su derecho a visitar gratis la obra.

Todavía no es tarde y espero que más pronto que tarde, el Ayuntamiento establezca unas jornadas de puertas abiertas para que todos los vecinos del municipio puedan visitar el castillo y conocer la intervención que se ha llevado a cabo, tiempo habrá de cobrar la entrada y sacar dinero para financiar los gastos que su gestión ocasione.

Por otro lado, también me ha llamado la atención el desprecio que se hace a la Junta de Andalucía silenciando que el Gobierno Andaluz también ha puesto dinero en esta obra, que gracias a que la Consejería de Cultura redactó el proyecto y lo facilitó al Ayuntamiento yo pude solicitar el dinero al Ministerio de Fomento, que el Grupo de Desarrollo Rural, dependiente de la Junta de Andalucía aportó una importante cantidad de dinero para que el Ayuntamiento no tuviera que aportar su parte.   

Y es que últimamente he leído en los medios de comunicación que la obra se ha hecho solo con el concurso del Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Castril, de igual manera he visto un cartel a la entrada del castillo en el que solo aparecen los logos de ambas administraciones, dejando fuera a la Junta de Andalucía, lo que me parece un grave error, no solo por injusto, sobre todo porque nos puede causar problemas. Estaría bien que se reconocieran  las cosas como son y se diera a cada cual el sitio y el reconocimiento que le corresponde, pues lo cierto es que nada de todo esto habría sido posible si la Consejería de Cultura no hubiera redactado el proyecto que hemos ejecutado y no se lo hubieran facilitado al Ayuntamiento.  

En todo caso la intervención que se ha llevado a cabo en el castillo es, a mi juicio, magnífica, eso a pesar de la funesta intervención del ex Alcalde que con sus idas de olla impidió que se realizaran actuaciones acordadas en su momento, como el arreglo de la Villa Alta y del entorno del Castillo.  A mi juicio, a la obra le falta un toque especial de “clase” y “gusto”, en la jardinería, entre otras cosas, que era difícil de esperar del criterio y la gestión del susodicho  personaje.


Ahora que el Alcalde reconoce que la apertura del castillo ha sido un acicate esencial para el turismo en Castril, no dejo de recordar las furibundas críticas que levantó en su momento la obra en cuestión. En todo caso me alegro de que el tiempo me haya dado la razón y que aquella apuesta por poner en valor este monumento castrileño hay tenido el meritorio resultado que ahora todo el mundo quiere apuntarse como suyo.              

jueves, 7 de agosto de 2014

CASTILLO





Después de meses con la obra terminada, por fin se ha abierto al público el Castillo de Castril, afortunadamente. El abandono sufrido durante los meses transcurridos con la obra terminada ha dado lugar al deterioro de la intervención, por descontado el visitante no se encontrará con la mejor imagen posible del Castillo, que es la que ofrecía recién terminada la obra, pues es de suponer que temas como la jardinería, por ejemplo,  tendrá carencias que afearán la imagen global de la intervención.

Es incomprensible que la obra no se haya abierto al público antes, justo cuando se terminó la intervención, pues la excusa de la obligatoriedad de esperar a la Ministra de Fomento para la inauguración no es válida, ya que se podría haber abierto sin inauguración oficial, como se ha hecho ahora.

Lo que me parece imperdonable es que no haya habido un tiempo de visitas gratuitas para todos los vecinos, con jornadas de puertas abiertas en las que todos los castrileños y castrileñas pudieran conocer el resultado de la intervención, sin que el número de visitantes se limitase a dos grupos de 50 personas.

Da la impresión de que no se quiere abrir el monumento a los vecinos, como si se pretendiera que los castrileños vivieran de espalda a este magnífico emblema de Castril. Y es que la inversión no sólo se hizo para poner en valor y explotar este equipamiento turístico, también se pensó como seña de identidad de los castrileños, de su historia y su cultura, algo harto difícil de conseguir si no se abre a los ciudadanos de manera multitudinaria y gratuita,  tiempo habrá de rentabilizar la actuación con el cobro de entradas a los turistas y visitantes.


En lo personal, esta obra es para mí uno de los proyectos más emocionantes y queridos de los que he tenido la suerte de pilotar al frente del Ayuntamiento de Castril, años de trabajo y largas gestiones, calentamientos de cabeza, peleas, viajes y, finalmente, la consecución de la importante inversión que lo han hecho posible.    
 http://www.granadahoy.com/article/provincia/865517/fomento/destina/millones/la/restauracion/castillo/con/cargo/cultural.html