sábado, 31 de agosto de 2013

PRESUNCIÓN.


En esta “democracia real” de tufo sectario, la presunción de inocencia como un principio jurídico penal que establece la inocencia de la persona como regla, no está en su ideario. No admiten  la idea de que todas las personas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. 

La cuestión es que con la actual legislación, solamente a través de un proceso o juicio en el que se demuestre la culpabilidad de la persona objeto de una imputación podrá aplicarse una pena o sanción.

El principio de presunción de inocencia es básico en el ámbito del Derecho Penal y por su parte, la Declaración Universal de Derechos Humanos lo recoge también en su texto. En concreto, el artículo 11 de la mencionada norma establece que:

"Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa".

Todas las personas, hasta yo, tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.

Asimismo, todos tienen derecho al Juez ordinario predeterminado por la ley, a la defensa y a la asistencia de letrado, a ser informados de la acusación formulada contra ellos, a un proceso público sin dilaciones indebidas y con todas las garantías, a utilizar los medios de prueba pertinentes para su defensa, a no declarar contra sí mismos, a no confesarse culpables y a la presunción de inocencia.

La presunción de inocencia en nuestro ordenamiento jurídico adquiere el rango de derecho fundamental, por virtud del cual, el acusado no está obligado a presentar prueba alguna que demuestre su inocencia y por el contrario ordena a las autoridades judiciales competentes la demostración de la culpabilidad del agente. Este derecho acompaña al acusado desde el inicio de la acción penal (por denuncia, querella o de oficio) hasta el fallo o veredicto definitivo y firme de culpabilidad, y exige para ser desvirtuada la convicción o certeza, más allá de una duda razonable, basada en el material probatorio que establezca los elementos del delito y la conexión del mismo con el acusado. Esto es así, porque ante la duda en la realización del hecho y en la culpabilidad del agente, se debe aplicar el principio del in dubio pro reo, según el cual toda duda debe resolverse en favor del acusado.

Entiendo la impaciencia de quienes quieren condenarme sin juicio o defensa y sin atender a la presunción  de inocencia, pero deberían comprender la conveniencia de evitar esa manía suya de sentenciar antes de que el juez dicte sentencia.

viernes, 30 de agosto de 2013

MEDICIONES DE LA ALCALDESA EN FUNCIONES.



Y hablemos ahora de gestión, de lo que IU ha hecho al frente de la Corporación y de la deuda de 700.000 euros que el nuevo Alcalde afirma que ha encontrado tras su toma de posesión.

La cuestión es si esta información merece o no una explicación de la Concejala de IU en la Corporación, del bloguero y de los miembros de su formación, y si esta era la estrategia política local de ahorro, eficiencia, control y contención.

Cuando la Teniente de Alcalde hablaba en la Comisión de Cuentas celebrada de la deuda enorme e injustificada, generada por la gestión alocada de Nuevo Castril, junto con la Concejala de IU citada, la Edil mencionada no parecía darse por enterada y cambiaba de tema como si una deuda tan abultada, exagerada y no aclarada, no tuviera nada que ver con la gestión municipal por ella realizada o apoyada.

Como siempre cumpliría con su obligación con gallardía, debería encargar otra auditoría,  veríamos entonces lo que saldría y el pecho que IU sacaría.

Podríamos hablar, entre otras cuestiones, de pagos, expedientes controvertidos, deudas sin consignaciones o llamativas contrataciones, sobre los que la Concejala de IU, tan amiga a denuncias e imputaciones, cuando era Alcaldesa en funciones, no interpuso denuncia para esclarecer estas actuaciones, ni dio las pertinentes explicaciones.

Finalmente, podríamos decir, insistir y concluir,  que la Concejala de IU  tiene dos o más varas de medir, según quien sea el medido y el daño que se le quiera infringir.     

OBLIGACIÓN O PERSECUCIÓN.


Y ya que nos hablan de legalidad y de cumplimento del deber, el bloguero y la Concejala deberían saber que  el Tribunal de Cuentas de España, en un informe aprobado en 2009 al parecer,  reiteró que con la actual normativa a que nos hemos de atener, en el ámbito local, la adscripción de las funciones públicas de control se efectúa por el artículo 92.2 LRBRL, reservando su ámbito externo al propio Tribunal u órgano autonómico equivalente y el control interno a los funcionarios habilitados correspondientes, que es la Secretaría Intervención a su entender.

Según el razonamiento del Tribunal de Cuentas:

 “Los informes elaborados por auditores privados requerirán la supervisión y aceptación definitiva de los órganos que tienen reconocida la competencia para actuar en el ámbito del control interno o externo de la actividad del sector público y sólo adquirirán el carácter formal de informe de auditoría cuando la normativa expresamente lo contemple”.

Ya puestos, también podían repasar el Código de Ética del ICJCE que ha sido elaborado por la Comisión Nacional de Deontología y aprobado por los órganos competentes del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España y detenerse el epígrafe del secreto profesional, en especial en el que alude a que un profesional de la auditoría debe tomar todas las medidas razonables para asegurar que el personal colaborador bajo su control y las personas a las que realiza consultas o solicita ayuda respeten también el secreto profesional.

Por otro lado, la Concejala parecer haber olvidado que el Pleno ostenta la potestad normativa que ella ha vulnerado, como es la función de control político y las decisiones más importantes que pudieran haberse adoptado. Las atribuciones del Pleno vienen reguladas en los arts. 22-LBRL, 23-TRRL y 50-ROF y una de las principales funciones del Pleno es la de decidir sobre el ejercicio de acciones administrativas y judiciales y la defensa de la Corporación en materias de competencia plenaria, competencia que la Edil de IU ha usurpado.

Abundando en esta cuestión, los miembros de la Corporación, incluida la Concejala a que hacemos mención, tienen el deber de guardar reserva en relación con las informaciones, informes o documentación que se les faciliten para hacer posible el desarrollo de su función; singularmente de los que han de servir de antecedente para decisiones que aún se encuentren pendientes de adopción.

Entre otras cosas, decir que la concejala de IU cumplió con la ley es un eufemismo, igual que afirmar que denunció en cuanto tuvo conocimiento del informe de la gestión y de las irregularidades que ponía de manifiesto, a sabiendas de que el informe no era definitivo o concluyente en sí mismo, destila cinismo.

En conclusión, que ni el bloguero, ni la Concejala de IU, ni el anterior Alcalde de la Corporación, actúan por odio o animadversión, sólo cumplen con su obligación, aunque en alguna ocasión no tengan reparos en violentar la vigente legislación, en difundir calumnias en los medios de comunicación o en filtrar, presuntamente, informes e información sin contrastar, y sin la obligada validación, para menoscabar el honor y la reputación del adversario sin ninguna contemplación.

Esta es, en mi opinión, lo mismo que en la de gran parte de la población, una rebuscada argumentación, pues todos conocemos su motivación, que dista mucho del estricto cumplimiento de su obligación y está muy próxima, sin discusión, al odio cerval, la inquina, el revanchismo y la animadversión.

El tiempo me dará la razón y saldré exonerado de cada imputación, pero ellos saben que con su animosa actuación han manchado para siempre mi reputación, entre otras cosas, por lo vertido en los medios de comunicación, que ya no tiene reparación. Y es que ese era, en mi opinión, el objetivo de su campaña de acoso, derribo y persecución.

SULFURADO.


Dice el bloguero que no puede entender que  me sulfure con Alicia y con él por su forma de proceder y diga insensateces difíciles de creer, pues si las acusaciones no son válidas no tengo nada que temer.  Me pide que espere tranquilo el veredicto de la Justicia que pueda haber y que  mientras alabe a quienes han cumplido con su deber.

Pero Alicia no cumplió con su deber, sino que actuó de forma maliciosa, a mí entender, además, no me puedo defender, porque no tengo acceso a los informes y documentos que están en su poder.

Ellos saben el daño que el difama que algo queda puede hacer, ya que nadie limpiará mi nombre si el “veredicto” de la justicia me exonera de los delitos que, dicen, pude cometer.

Hay quien me reprocha que utilice al los funcionarios como escudo o parapeto, y no es cierto, porque les tengo mucho respeto.

Lo que digo únicamente es que para que muchas de las acusaciones que me imputan falsamente, fueran ciertas o posibles habría sido necesaria la complicidad diligente de técnicos, funcionarios y del Secretario municipal conjuntamente, cosa que no ocurrió obviamente.

Es una obviedad que nunca he dudado de los funcionarios o técnicos, ni cuestionado su profesionalidad, cosa que no han hecho los auditores o los que han presentado la denuncia con alevosía y nocturnidad.  

También hay quien se apresura a afirmar que nadie debe  dudar de que quien a hierro mata a hierro le van a matar. Dicen estar tranquilos sentados en sus puertas esperando ver los cadáveres de sus enemigos pasar, pues confían que haya justicia y que ésta sea ejemplar. Se refieren a mí, como enemigo al que “matar”, pero, a ellos, este argumento también se les puede aplicar.

jueves, 29 de agosto de 2013

DICE UN REFRÁN.


Dice un refrán que la conciencia es, a la vez, testigo, fiscal y juez.

Yo, como Séneca, digo que una buena conciencia no teme a ningún testigo.

De igual modo afirmo rotundo que mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo.

Este proverbio árabe, que afirma que sólo se tiran piedras al árbol cargado de los frutos mejores, va dedicado a mis detractores, pues  lo mismo que no hay montaña sin niebla; no hay hombre de mérito sin calumniadores.

DECÍA HESIODO.


Decía Hesiodo que una mala reputación es una carga, ligera de levantar, pesada de llevar, difícil de descargar.

También es una obviedad que la calumnia tiene siempre más “historiadores” que la verdad.

Anuncia el bloguero, si estoy en lo cierto, que la Fiscalía investiga las irregularidades que el informe realizado a los últimos años mi mandato como alcalde de Castril, ha puesto al descubierto.

No dice que el informe citado no ha sido validado y por tanto no debería haber sido utilizado hasta cumplir con el trámite obligado. La Concejala que me ha denunciado lo sabía y no le ha importado, porque su objetivo era otro no confesado.  

Dice haberse enterado después de que el resultado final del informe citado, según lo que le han trasladado, es que la auditoría está mal y no reúne los requisitos necesarios para ser validado.

En su defensa alega que, en su opinión, será el juzgado quien estime o desestime el informe, pues,  al menos ella, no tiene la capacidad de decidir si el informe es correcto o no lo es. Y es cierto, la competencia es de la Intervención Municipal, no de un Concejal, pues la Secretaria Interventora es la que tiene que estudiar el documento y darle validez, veracidad y legalidad. Pero la Concejala no podía esperar, ni le importa un bledo que el informe se pueda rechazar, ella se quería justificar por lo que esa misma tarde iba a votar dando el gobierno al Partido Popular,  Alicia no tenía atribuciones para denunciar en base a un documento sin validar.

Cabe la posibilidad de que la auditoría que la Interventora ha de validar contenga irregularidades que se pudieran denunciar, algo que me permito dudar, pero si eso llegara a pasar, entonces, y solo entonces, se me debería investigar e imputar. Pero también cabe la posibilidad de que la auditoría sea sesgada y parcial y finalmente se llegue a rechazar, si se da el caso de que las suposiciones, datos erróneos, malas interpretaciones del informe auditor que acabamos de citar queden sin validar, no habrá nada que denunciar, por eso IU no podía esperar.

A algunos les parece una indecencia que invoque mi derecho a la presunción de inocencia y que exija que se siga el procedimiento legal con escrupulosa e imparcial diligencia.

   Considero comprobado que la denuncia que Alicia me ha endilgado obedece a un plan calculado, no en vano se puso la mañana del día señalado en el que IU daba el gobierno al PP como se había acordado, y para que el Coordinador Provincial de IU lo encontrara justificado, manteniendo que yo era "un Alcalde cuestionado" por mi gestión económica y por una serie de supuestas "irregularidades" que IU habría denunciado.

Parece demasiada casualidad que la Concejala aprovechara una interinidad para saltarse la vigente legalidad y atribuirse competencias del Pleno con animosa frivolidad.

Sospecho que la Fiscalía da por hecho que el informe que sustenta la denuncia de Alicia cuenta con los trámites necesarios y se ajusta a derecho, pero no es así, un informe inválido no les servirá de mucho provecho.

Y no será provechoso para el Fiscal, en mi opinión personal, porque cada dato que contiene es irreal, supuesto, manipulado, malinterpretado o parcial.

Dice la Concejala de IU que mientras que le iba a dar el gobierno local al Partido Popular, su obligación era denunciar aunque fuera sin autorizar y en base a un informe sin validar o contrastar. Esto es algo difícil de tragar, porque todo hace indicar que la susodicha se quería vengar y por eso, por si a caso, se apresuró a denunciar sin consultar a la Secretaría Intervención, al nuevo Alcalde o al Pleno que lo habría de estudiar, acordar y, en su caso, autorizar.     

Ahora la obligación del Fiscal es la de investigar y yo estoy en la mía de protestar porque esta denuncia se haya interpuesto de manera animosa, torticera e irregular.

Permitidme que cuestione, dude y difiera de esa imagen de impoluta justiciera que la Concejala quiere mostrar como si nadie la conociera.  Pues si hubiera sido honesta, leal y sincera, no habría actuado de esta sucia manera y habría esperado a que se cumplieran los trámites obligados de la mejor manera.

Si del informe final de la Secretaría e Intervención se desprende que existen ilegalidades en mi gestión, debería ser el Pleno de la Corporación el que tomase la decisión de denunciarme y proceder a mi imputación. Mientras tanto tengo derecho a que no se ensucie impunemente mi reputación, a no ser difamado o vilipendiado en los medios de comunicación y a no sufrir indefensión.          

 

Dice Alexander Pope que, en su opinión, las mejores frutas son las que han sido picadas de los pájaros y que los hombres de bien son aquellos en quienes se han cebado la calumnia, la envidia, el odio y la animadversión. Salvando las distancias, lleva razón.

miércoles, 28 de agosto de 2013

REFRANERO.


Como el refranero, digo que quien siembra en el camino, cansa los bueyes y pierde el trigo.

Y es que; ¿Qué aprovecha un candil sin mecha?

Digo esto recurriendo al refranero para evidenciar el poco fruto y provecho de la gestión de IU y del anterior Alcalde que más adelante refiero.

Hoy hemos tenido Comisión Especial de Cuentas, hemos asistido el representante del PSOE, los dos de Nuevo Castril, la de IU, los del PP y la del GIC. Se ha dado el visto bueno al borrador de los presupuestos municipales, en el caso del PSOE con algunas reticencias iniciales a dos cuestiones puntuales.  

Pero lo llamativo de la reunión es que el nuevo Equipo de Gobierno ha confirmado la información de que la deuda acumulada en los dos últimos años de gestión asciende a 700.000 euros, en la mayor parte sin consignación o justificación. Pero, la cuestión es que ni la Concejala de IU, ni el ex Alcalde de la Corporación, han dicho una sola palabra sobre esta información, como si ellos fueran ajenos a la deuda que han generado con su nefasta gestión. La pregunta es si esta gravísima revelación no merece una oportuna auditoría y fiscalización.

 Y es que la Concejala disimula y hace como que no se entera o percata de lo que con la deuda dejada se desprende y constata, por eso, para lo que ha hecho ella pone  cara de beata y para lo que a los demás achaca saca uñas de gata.

¿Tiene algo que decir Izquierda Unida de la deuda de 700.000 euros contraída? ¿Tienen alguna explicación para lo que el nuevo Equipo de Gobierno ha calificado como un “pufo” sin parangón?

No, no tienen nada que decir sobre la cuestión, salvo culparme a mí de todo y criticar mi gestión, menoscabando mi honor y desacreditando cuanto se hizo en la anterior Corporación.  

CRUZ EN LOS PECHOS, DEMONIO EN LOS HECHOS.


 
 
Visto lo ocurrido y leyendo lo que he leído, queda claro que yo no tengo derecho a ser tratado con el respeto debido, que para mí no valen las cautelas que se observan con los demás en lo que se refiere a un trato justo, ponderado y comedido.

Soy criticado por exigir que se siga el procedimiento adecuado y que no se me condene o sea desprestigiado por un informe auditor pagado,  mal realizado, segado, ilegalmente filtrado e interesado.

Esa es la nueva “democracia real”, perseguir al adversario, vulnerando la legalidad y sin dejarle defenderse de una manera imparcial.

  Y ya que Alicia hablaba de pecados en su entrevista y alega que como cualquier buen cristiano sabe que los pecados se cometen por “acción” y por “omisión”;  no debería perder de vista que la calumnia, la difamación y el chisme son pecados contra la verdad.

CALUMNIA: Acusación hecha a sabiendas de que es falsa.

DIFAMACIÓN. Desacreditar a alguien divulgando algo contra su buen prestigio y fama.

CHISME. Comentario (verdadero o falso) que presenta a una persona o grupo en forma negativa.

Y es que ya dice el refrán lo que de ella sospecho, que lleva la cruz en el pecho, y el diablo en lo hecho.

martes, 27 de agosto de 2013

ANDANADA


Ya lo sabíamos y lo hemos denunciado, y en la entrevista que ha publicado  la Concejala de Izquierda Unida lo ha corroborado, y es que el resultado final de la auditoría que han realizado, con todo lo que ha costado, y según le han trasladado a la que por el mismo  me ha denunciado, es que el informe citado  está mal y no reúne los requisitos necesarios para ser validado.

También lanza una andanada muy calculada, que al parecer, a los funcionarios está dedicada, y es que da por sentada la connivencia de los mismos en cada irregularidad denunciada. Y con una amenaza velada avisa que si no hubiera la debida colaboración para el esclarecimiento de lo que cuestiona la auditoría citada, se incurriría en una responsabilidad punible y penada.

 

Ella, como sindicalista del sector del metal y ” abogada laboral” no tiene ni idea del ámbito legal, pues dice no conocer el código penal, pero imagina que obstaculizar el trabajo de la policía judicial y del fiscal no debe ser muy bueno por lo general. Parece que da por hecho que habrá reticencias entre los funcionarios, técnicos y la Secretaria Municipal para colaborar con la justicia de una manera formal.

En realidad lo que viene es a prevenirse con aviesa intención por si el informe final de la Intervención sobre la auditoría en cuestión no respalda las conclusiones con las que la Concejala sustenta su denuncia y mi imputación. Así, si la Interventora no les da la razón, ellos recurrirán a la argumentación de que los funcionarios esconden información, mienten para encubrir la presunta corrupción y no habrían prestado a la Fiscalía la pertinente colaboración. O lo que es lo mismo, que todos los funcionarios, técnicos y la Secretaria de la Corporación estarían implicados en una gigantesca conspiración para tapar las irregularidades presuntas de mi gestión.

En conclusión, que cualquier escusa les vale de justificación para llevar siempre la razón, o se está con ellos sin disensión, o eres enemigo sospechoso de ser encubridor o beneficiario de delitos de corrupción.  

EXCUSAS.


 
 
En plan “Juan Palomo”, con aquello del yo me lo guiso yo me lo como, el bloguero y su pupila se hacen una entrevista para aclarar los motivos por los  que la Concejala de IU puso la denuncia ante la Fiscalía cuando no debía.

Por lo que sabemos, Alicia interpuso la denuncia el mismo día de la toma de posesión de Javier Dengra, no pudo esperar a que este tomara la decisión que al Alcalde correspondía si el Pleno le autorizaba. Ella dice que  el Equipo de Gobierno tuvo conocimiento desde el mismo momento que interpuso la denuncia ante el Fiscal, ya que personalmente se lo hizo saber y que  posteriormente han tenido alguna conversación sobre este asunto.

La Concejala reconoce que el resultado final que le han trasladado es que el informe está mal y no reúne los requisitos necesarios, pero a ella le da igual, porque en su opinión será el juzgado quien estime o desestime el informe, pues ella  no tiene la capacidad de decidir si el informe es correcto o no lo es. Afirma que esto se escapa a su competencia, lo mismo que se escapaba iniciar procedimientos judiciales en nombre del Ayuntamiento.

Dice con cinismo que solo le impulsó el sentido del deber y el compromiso que adquirió en su día con el pueblo de Castril. Y añade que, como cualquier buen cristiano sabe, los pecados se cometen por “acción” y por “omisión”;  de igual forma ocurre con la justicia, los delitos pueden ser por acción y por omisión, y todo ciudadano debe saberlo.

 También afirma que su obligación era poner en conocimiento de la justicia lo que han registrado en el Ayuntamiento y no ser responsable de guardar nada en un cajón, aunque no se entiende que no haya hecho lo mismo con los informes  que alertan de las graves irregularidades de su propia gestión.

Dice agradecer al pueblo el soporte y la fuerza que le da para no decaer ante las amenazas e injurias que vierto sobre su persona por su atrevimiento de llevar dicho informe si validar  a manos de la justicia de manera irregular.

Alicia sabía que el resultado de la auditoría no se admitiría o aprobaría, porque  su contenido no se sostendría y solo abundaría en una retahíla de suposiciones, manipulaciones y datos sesgados, por eso no ha esperado a que la Intervención emita el informe definitivo que se requería, porque cabía la posibilidad que dejara sin efecto la citada auditoría, por eso se fue a la Fiscalía, buscando el titular en prensa y una excusa que justificaría el voto de IU al PP para alcanzar la Alcaldía.    

Queda probado que la Concejala se habría extralimitado al arrogarse competencias que nadie le había otorgado, que actuó de mala fe denunciando unos hechos que no se han validado por quien tiene la obligación y capacidad legal para informar del documento citado.

  Según la Concejala justiciera, será la justicia la que tenga que tipificar las actuaciones llevadas a cabo por mí, pues ella todavía no tiene la capacidad de juzgar, pero sí la capacidad de poner en conocimiento de los juzgados y tribunales todas aquellas actuaciones que pudieran ser constitutivas de delito, por eso no debería esperar a hacer lo propio con los delitos e irregularidades que ella misma y Miguel Pérez habrían cometido con su forma de gobernar.

Pero no me canso de repetir que la Concejala de IU y el bloguero del que me vengo a referir, tienen distintas vara de medir, una muy relajada para ellos y otra bien dura e inflexible para mí.

 La Concejala vengativa aclara que la denuncia que interpuso en la Fiscalía se sustenta en un informe de revisión contable de la gestión del último periodo de gobierno del PSOE. Dicho informe ha sido realizado por una empresa de auditores de Granada contratada por Miguel Pérez y que  una vez finalizado se registró en el Ayuntamiento justo en el periodo de tránsito entre el cese de Miguel Pérez (ex alcalde del último bienio) y la investidura Javier Dengra (alcalde actual), con la particularidad que en esos días era, según su opinión, su obligación ostentar la alcaldía accidental, tal como indica la ley. Peri la” ley” que tanto le gusta invocar no le permite iniciar procedimientos judiciales en nombre del Consistorio de manera arbitraria y personal.

Ya hemos repetido hasta la saciedad que el informe de los auditores no tiene validez alguna mientras que la Interventora no lo llegue a validar, que nunca se debió filtrar, que jamás se debió usar como arma política para desprestigiar y que solo después de que este informe esté validado por la Intervención Municipal se puede utilizar.   

La Concejala y sus allegados están cegados por un odio y una inquina enfermizos y desmesurados y así lo demuestran en cada uno de los pasos dados.

Pueden justificarse como quieran hacerlo, pero solo les mueve la venganza y deberían reconocerlo.     

Y ya que hablan de irregularidades y de la obligación de denunciarlas sin distinción, la Concejala y el bloguero en cuestión bien podrían rebuscar en su propia gestión y denunciar sin dilación las irregularidades cometidas o permitidas por acción u omisión.

Llegados a esta altura, no cabe duda de la Concejala rebosa cinismo y cara dura.

Y ante su maldad, ruindad y cinismo, Alicia debe considerar el eufemismo de que es difícil hacer a un hombre miserable, mientras este sienta que es digno de sí mismo.

ODIO.



No hay que ir muy lejos en el tiempo para observar que la motivación principal de ciertos grupos políticos locales está más dentro de la venganza personal que del buen gobierno municipal.

Los recientes acontecimientos políticos de nuestro pueblo muestran que andamos más bien escasos de honestidad y buena fe. El asunto se torna peligroso porque se ha desatado un juego de venganzas y revanchas por parte de IU y Nuevo Castril. No sólo estamos ante un recrudecimiento de enemistades políticas, sino que presenciamos un fuego de insultos, infamias y descalificaciones personales injustificadas. A estas alturas, poco importa quién tiene la razón, cual es la verdad o quién disparó primero.

A pesar de que dicen que luchan por los derechos sociales y por los de este pueblo, al final se queda todo en un barrizal de palabras, denuncias, críticas  y acusaciones, que divergen totalmente de la realidad.

No sé dónde he leído que es pobreza de espíritu obstinarse en devolver el daño que se ha recibido, sea este real, inventado o fingido.

Y es que a Paquito, los Migueles y Alicia, entre otros, les debe ser imposible sentirse felices cuando guardan una aversión hacia mi tan enfermiza y mantienen un malestar constante por lo que les hice supuestamente, por lo que están planificando continuamente contra mí el daño para resarcir la deuda de odio que quieren cobrarse como sea y por los medios que fuere.

¿Para qué les sirve odiarme? ¿Cómo desahogo?, ¿Cómo válvula de escape?, ¿Cómo venganza? Desde la más pura lógica, y sin otras implicaciones, su odio es dañino pero inservible, pues envenena más a quien lo promueve, que a quien lo padece. Y no es que no arregle nada, sino que todo lo enturbia y lo violenta y su capacidad de construir es nula, puesto que, justamente, se basa en la destrucción.

Odiar es fácil, basta querer. No hacerlo conlleva, sin embargo, esfuerzo, inteligencia, sensibilidad y un desarrollado grado de madurez capaz de interiorizar que en esta película mental de malos y buenos que a veces nos montamos, unos no siempre son los buenos y aquellos a quienes odiamos, no siempre son los malos sin remedio.

domingo, 25 de agosto de 2013

DE UNA CONCEJALA DESCONTENTA CON UNA COMPRAVENTA.


 


Tal y como consta en el Acta de la Sesión Ordinaría celebrada por el Pleno de la Corporación del Ayuntamiento de Castril celebrado el 29 de Enero de 2007, concretamente en el punto decimoquinto, se aprobó la  SOLICITUD DE SUBVENCION ECONOMICA A LA CONSEJERIA DE GOBERNACIÓN que, mediante Orden de fecha 12 de diciembre de 2006, se había abierto para subvencionar distintas actuaciones de las Entidades Locales de Andalucía.

Así, el Excelentísimo Ayuntamiento en Pleno, por unanimidad de los miembros asistentes, en votación ordinaria, adoptó el siguiente acuerdo; Acogerse a la línea dos de las subvenciones previstas en la Orden de la Consejería de Gobernación de fecha 12/12/2006 y en consecuencia solicitar subvención económica a dicha Consejería para la adquisición de locales con el objeto de ampliar las dependencias municipales. Importe solicitado 135.000 euros. Compromiso de cofinanciación, 15.000. Importe de la actuación 150.000 euros.

Pues bien, conseguimos esa subvención y procedimos a la búsqueda de un local anexo al Ayuntamiento, puesto que este era un requisito indispensable, contactamos con los propietarios de todos los locales que lindan con la Casa Consistorial y sólo encontramos un vendedor dispuesto a desprenderse de un local que se ajustaba a las condiciones de la subvención. Este propietario era Francisco Alonso, recientemente fallecido y el local era un bajo que lindaba con los sótanos del Ayuntamiento y que servía para ampliar sus dependencias y dotarlas de una salida de emergencia.

La Concejala de Izquierda Vengativa me denuncia, entre otros cientos de asuntos, por la compra de este local, al entender que pagamos más de lo debido por el mismo, lo que, a su juicio, es un delito, del que yo, presuntamente, habría sacado algún espurio beneficio.

  Que fuera caro o barato, es cuestión de opiniones, es la ley de la oferta y la demanda, ya que he explicado que en primer lugar se agotaron las gestiones con Gabriel Egea para comprar su local y no quiso, por lo que el único que quedaba era ese. Buena venta para ellos fue, porque recibieron un buen dinero, pero si no lo vendían por menos, qué hacía el Ayuntamiento, ¿rechazaba la subvención?

Llama la atención que la Concejala en cuestión y su formación, me denuncien hasta por haber conseguido una subvención para ampliar las dependencias de la sede municipal de la Corporación. Se cree el ladrón que todos son de su condición y la Concejala está empeñada en sacar a la luz supuestos e inexistentes casos de ilegalidad y corrupción, cuando, al parecer, donde abundan  es en su propia gestión.  

Lo que la Concejala que me ha denunciado no ha ponderado es que para que esta compra fuera ilegal como ella ha insinuado, habría sido necesaria la colaboración de los técnicos municipales y del Secretario, además de otros técnicos colegiados que habrían participado. Porque el expediente administrativo elaborado para la compra que hemos citado está perfectamente  tramitado y aprobado.

Lo evidente de toda esta cuestión es que Izquierda Vengativa tiene la bochornosa intención de ensombrecer cada uno de los logros de mi gestión, vertiendo sobre ellos sombras de supuesta corrupción. Lo relevante, sin embargo y en mi opinión es que en su momento conseguimos la subvención para mejorar las instalaciones del Ayuntamiento con su ampliación, financiación a la que se sumó después otra subvención para rehabilitar la Casa Consistorial y proceder a su modernización, en esta ocasión por un importe, salvo error u omisión, de 260.000 euros para su ejecución.   

Se amplió el Ayuntamiento, obviamente, lo mismo se creó una plaza preciosa en la calle Perea y se arregló el Ayuntamiento totalmente. Todo ello con subvenciones conseguidas costosa y hábilmente.

Por el contario, que poca y mala gestión ha realizado, que pocas subvenciones le han aprobado y que mísero e infértil trabajo ha desarrollado, la Concejala que me ha denunciado por conseguir para Castril lo que ella nunca habría logrado.      

VENGANZA.


 
Una persona como Alicia, que ha buscado con tanto ahínco la venganza, debe guardar muchas heridas abiertas y contra mí, mucho odio acumulado.

Y es que la venganza, incluida la suya, consiste en el desquite contra una persona o grupo en respuesta a una mala acción percibida, sea real, fabulada o fingida.

Aunque algunos de sus aspectos se asemejan al concepto de justicia, la venganza en general persigue un objetivo más injurioso que reparador. Pese a lo condenable que puede ser desde el punto de vista moral o ético, la venganza causa placer a quien la ejerce, ya que el vengador suele estar inmerso en sentimientos de odio y rencor, debe ser por eso que la Concejala de IU se muestra eufórica estos días.   

Alicia no sabe, sin embargo, que la venganza es como el café, por más azúcar que se le ponga, siempre deja un sabor amargo.
 
Alicia está feliz con la denuncia que me puso los primeros días de este verano e imagino que el bloguero estará ufano, no son conscientes, o sí, de que se les ha ido un poco, bastante, la mano. Su odio hacía mí es,  como poco, dañino e insano. 
Me han desprestigiado, o lo han intentado, pero no han ponderado que las elecciones, tarde o temprano, serán la venganza del ciudadano por todo lo que ha pasado y la papeleta será un puñal de papel que vengará sus malos actos y su proceder vengativo, animoso, injusto e inhumano.
 
 

viernes, 23 de agosto de 2013

DIFAMA QUE ALGO QUEDA.


La calumnia, la difamación y la maledicencia, conocen bien este refrán que refleja lo miserables que a menudo son algunos, “Difama que algo queda”. Y es que la simple acusación o una denuncia nos hacen dudar de las personas sin que estas tengan necesariamente responsabilidad real.

Dice Hugo J. Byrne que "El más antiguo y cobarde instrumento de la maldad es la calumnia. Tiene un poder extraordinario y el residuo de sus devastadores efectos resiste que su insidia sea enérgica y conclusivamente refutada.

 La calumnia es el arma favorita de los traidores; la sempiterna agresión rastrera y furtiva de quienes son incapaces de enfrentar a sus enemigos de frente y sin temor a las consecuencias.

Bien saben de esto el bloguero, Izquierda Unida y su inefable Concejala, Alicia López, que en una jugada rastrera y extemporánea han llevado a la Fiscalía los resultados sin validar de la dichosa auditoría encargada por Miguel Pérez, presentando una denuncia en mi contra a sabiendas de que no se han seguido los trámites legales y de que ya hay una denuncia similar en el Juzgado de Huéscar interpuesta por el anterior Alcalde.

Mi abogado me informa extraoficialmente que ha tenido conocimiento de que la Policía Judicial está realizando pesquisas sobre esta denuncia y que ya ha visitado en dos ocasiones el Ayuntamiento de Castril para solicitar y recabar información para que la Fiscalía decida o no abrir un procedimiento penal contra mi persona.  

 Utilizar torticeramente un informe, del tipo que sea, en un vacío de Alcalde y en un accidentalidad como la que ostentaba Alicia cuando interpuso la denuncia, es cuanto menos oportunista y ruin,  máxime cuando por parte de la Fiscalía se desconocen las circunstancias reales que se dan en el caso y la falta de validación de la susodicha auditoría en la que está sustentada la denuncia.

Desconozco si la citada Concejala contaba con la autorización pertinente del Pleno para iniciar un procedimiento judicial o si su denuncia cuenta con todos los requisitos necesarios para que esta sea legal. Confío, por tanto, en que Alicia no se habrá atribuido competencias que no le correspondían y no habrá vulnerado la legislación local en este ámbito abusando de su interinidad para perpetrar una venganza largamente planificada.

 De ser cierta,  pienso que la actuación de la Fiscalía ha sido apresurada, dado que el informe en cuestión  no posee ninguna validez, pero, claro, la Fiscalía dará por sentado que se han seguido los trámites pertinentes y que la denuncia de Alicia, interpuesta en su “calidad” de Alcaldesa de Castril, habría seguido todos los trámites legales obligados, cosa que no ha ocurrido.  

Llama poderosamente la atención que el informe de la auditoría no se haya llevado antes ante el pleno de la Corporación, que no hayan venido los auditores a defender su informe y dar una explicación, dando oportunidad al resto de implicados de alegar y defenderse sobre el asunto en cuestión. Pero sobre todo, lo extraño es que Alicia y su formación no hayan querido esperar a que el citado informe cuente con la pertinente validación, pues solo con esta, por parte de la Secretaría e Intervención, dicho informe podrá ser objeto de utilización y, en su caso, dar lugar a plantear denuncias y a su interposición.

Pero, tanto a Miguel Pérez y al bloguero, como a la Concejala a que hacemos mención, lo de menos es ajustarse a la legalidad y seguir los pasos conforme a la vigente legislación, no les importa si hay algo de cierto u objeto de imputación, a ellos solo les interesa arrastrar mi nombre en los medios de comunicación y recurrir al “difama que algo queda” como arma para acabar con mi reputación.

Porque si todos ellos están tan seguros de que incurrí en supuestos delitos de corrupción, por qué no esperan a seguir los trámites establecidos para tal situación y utilizan con mala intención informes que carecen de la obligada validación. Por qué están tan interesados en sacarlos a la luz y divulgarlos en los medios de comunicación si cabe la posibilidad de que la Secretaría Intervención rechace las imputaciones del informe en cuestión.  

Primero se filtraron a la prensa escrita y la televisión datos del informe de la auditoría sin validación, ya sabían entonces que la auditoría a que hacemos mención solo contenía suposiciones, sospechas y acusaciones falsas o fruto de una interesada y torcida interpretación.  Por eso, en mi opinión, se filtraron llamativos titulares que cuestionaban y ensuciaban mi reputación.  Eran y son conscientes de que costará mucho limpiar mi nombre tras la filtración y de que no habrá el mismo eco para hacer pública una rectificación cuando sea exonerado de cada falsa acusación.

 Como el bloguero, Alicia pensará que una mentira repetida mil veces, en una realidad, quizás, se convertirá y que cuanto más grande sea esa mentira más gente la creerá.

 No es de extrañar que Izquierda Unida y la Concejala a que hacemos mención quieran esconder su gestión recurriendo al principio nazi de la silenciación. Es decir, a acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos o explicación,  disimulando las noticias que favorecen al adversario, recurriendo a la denuncia e imputación y procurando menoscabar su honor y reputación.

Nazi es también su empeño en ensombrecer mi gestión, recurriendo al  principio fascista de la exageración y desfiguración. Es decir a convertir cualquier anécdota o actuación, por insignificante o pequeña que sea la cuestión, en una amenaza grave para la población o en un indicio probado de corrupción.

Nazi es su afición al principio fascista de la transposición, es decir a cargar sobre el adversario los propios errores o defectos de su propia gestión, respondiendo con el ataque sin razón o compasión.  El bloguero, Miguel Pérez y Alicia parecen ser de la opinión de que si no pueden negar o dar una explicación a las malas noticias que ensombrecen su actuación, hay que inventar sin dilación otras falsas que distraigan a la población.

Y fascista es, sin discusión, su utilización del principio nazi de simplificación, o lo que es lo mismo, el empleo de toda la fuerza, el odio y la animadversión contra un enemigo único, que soy yo en esta ocasión. Por eso adoptan una única idea o fijación, un único símbolo al que dirigir la confrontación para individualizar al adversario en un único enemigo de la población.

Alicia debería saber que toda verdad, para ser tal, ha de ser completa y ésta, como las monedas, siempre tiene dos caras que se complementan y se deben conocer. Para apreciar su autenticidad hay que fijarse en las dos y las dos se han de entender. Si somos parciales, como ella parece ser, corremos el riesgo de aceptar “monedas” falsas o verdades a medias difíciles de creer.

Hay que recordar una vez más que a Izquierda Unida, al bloguero, a Miguel Pérez y a la gente que está a su lado, nunca les han importado los hechos reales que hubieran pasado, solo les ha interesado la percepción pública de esos hechos en un momento determinado.

Las falsedades que en este caso concreto han vertido, inevitablemente han tenido el efecto pretendido, y apuesto a que su falsedad no les perjudicará como habrían merecido, o al menos no lo suficiente como para ser neutralizado el efecto perverso de la mentira que han difundido.

Así que, lamentablemente, hemos de concluir que la mentira, en nuestro pueblo hoy, en la actualidad, es más que rentable y que está siendo usada como un arma política muy eficaz y de mucha rentabilidad, tal como Stalin y Lenin hicieron con discutible habilidad.

En conclusión, que llama la atención la burda manipulación que la Concejala, el bloguero y su formación,  hacen de un informe sin validación. Aunque nadie puede, lamentablemente, dudar de la eficacia de su aviesa actuación para menoscabar mi imagen y destruir mi reputación.

Si el pueblo busca la verdad, si no quiere dejarse engañar, tendrá que cuestionar todo lo que le dicen y se empeñan en afirmar, sobre todo cuando se amparan en informes sin validar, cuando no dan detalles concretos y parecen divagar, cuando sabemos que nos ocultan cosas que no quieren explicar o contar, y, sobretodo, cuando nos venden una realidad tan difícil de aceptar y cuando nos explican los hechos como si tuvieran acceso a la mente del que los pudo realizar, porque no nos cuentan hechos que puedan demostrar, sino fabulaciones que han llegado a inventar o manipular, como ocurre con las noticias que nos ha vendido la prensa sin probar o contrastar.

jueves, 22 de agosto de 2013

FASCISTA.


No sé si será un eufemismo, pero parece que para referirse a mí indirectamente, el bloguero rememora la lucha por las libertades frente al fascismo, cuando el dictador Franco recurría al victimismo, a las conspiraciones y a los odios del franquismo, pues según él yo hacía lo mismo.  

En su opinión, sibilinamente y sin hacer una abierta mención, insinúa que yo, como otros que dictadores son, no puedo aceptar las diferencias políticas,  el debate, las libertades públicas y la participación.

Dice el bloguero en esta ocasión, haciendo con mala intención una rebuscada, sibilina y animosa comparación, que “Franco” y su enfermiza y egocéntrica personalidad, lo entendía todo en clave de ataque a su ego, a lo propio (su dominio) o a su propia persona y condición.

Afirma, así mismo, que cualquier demócrata tiene que enfrentarse al “fascismo”. Tal como se hizo en la resistencia europea frente al nazismo. Y más reciente, en Francia, para cerrarle el paso a Le Pen y a su extremismo.

En este sentido demencial compara cómo se gestionó en la anterior legislatura municipal y cómo se gestiona en la actual, con la novedosa “democracia real” y “transparencia total”.

El bloguero parece olvidar con facilidad que el “fascismo” se caracteriza por su método de análisis o estrategia de difusión de juzgar sistemáticamente a la gente, no por su responsabilidad personal, sino por la pertenencia a un grupo o la particularidad. Aprovecha demagógicamente los sentimientos de miedo y frustración colectiva para exacerbarlos mediante la violencia verbal o física, la represión y la propaganda y los desplaza contra un enemigo común (real o imaginario, interior o exterior), que actúa de chivo expiatorio frente al que volcar toda la agresividad.  De lo que se deduce que esta definición describe con meridiana claridad la semejanza e iniquidad de la manera de actuar del bloguero y su gente en la actualidad.

Es arriesgado llamar fascista a alguien, como insinúa el bloguero en un momento dado, cuando uno se empreña en creerse en posesión de la razón, catalogando las opiniones de los demás de mentiras o bulo inventado.

 Es poco adecuado para alguien que se adjudica los poderes y actitudes mesiánicas de un iluminado.

 Es demoledor cuando uno se cree miembro de una clase superior.

 No se explica en alguien que somete a los demás a un constante bombardeo sobre la veracidad y necesidad de sus ideas, sin permitir el derecho a la discrepancia o la réplica.

 Los resultados son fatales para quien, como el bloguero con sus rivales, cataloga a determinados individuos, grupos, pueblos o razas de nefastos para la sociedad y se ensaña al culparles de todos los males y admite hasta negarles la existencia de derechos humanos esenciales.

  No puede llamar fascista a otro el que no admite y niega que el poder emane del pueblo y no de su santa voluntad

 Tampoco el que cree ser infalible e intocable.

 Ni el que hace de su partido político o asociación, el partido único y lo eleva a la categoría de religión de estado.

 Es fascista el que pacta para contra natura o maniobra para derribar un gobierno legal y democráticamente votado, alegando incapacidad, dejadez o un desastre venidero inventado, a los que “él”, salvador de la patria y de la gente, pondrá el remedio adecuado.

 

CONTINUARÁ……….