sábado, 28 de julio de 2012

DE DICHOS, TRECHOS Y HECHOS.







Izquierda Unida denuncia el riesgo de contaminación por amianto del agua de Castril



Hace un par de años, un 22 de Agosto, la Concejala de Izquierda Unida afirmaba en la prensa que los vecinos de Castril se hallan expuestos al riesgo de consumir agua contaminada por Amianto.


Así lo denunció la portavoz de la coalición en el municipio granadino, a lo largo de la visita que el coordinador provincial de la coalición, Manuel Morales realizó a Castril.


Alicia López  explicó que la posible contaminación se debía a las continuas roturas de la tubería, de 18 kilómetros de longitud, que abastece de agua potable al municipio. 


La tubería, fabricada con fibrocemento, cuenta con amianto entre sus componentes, por lo que esta peligrosa substancia pasa al agua cada vez que se produce una fisura o rotura en la tubería, lo que, según la portavoz de IU en el municipio “pasa constantemente”.


El amianto es un reconocido agente cancerígeno, por lo que su utilización está prohibida en España desde 2001, lo que no impide que la infraestructura hídrica, construida en los años 80, siga en servicio.


Por ello, Izquierda Unida consideraba prioritario resolver esta situación “que supone un riesgo evidente para la salud de todos los vecinos de Castril y las pedanías que se abastecen de agua de una tubería obsoleta e insuficiente y que jamás debió construirse con ese material”, aseguraba Alicia López.


La pregunta que uno se hace es qué gestión ha hecho IU para solventar el problema que para esta denuncia les sirvió de base.



La respuesta acertada es, nada de nada, al menos nada nuevo que no se hubiera gestionado en la legislatura pasada.



Y es que la sustitución de la tubería citada ya estaba proyectada y su ejecución acordada con la Agencia Andaluza del Agua, con cuyos fondos sería financiada y que, con este Gobierno Local, se habrá perdido, su ejecución estará parada o la inversión habrá quedado olvidada y malograda.  




De la existencia del proyecto y la inversión citada, la Concejala de IU, ya entonces, estaba informada, aunque prefirió alarmar a los vecinos con la noticia tergiversada y exagerada, de que el agua que bebían estaba envenenada.


Que yo sepa, la única certeza evidenciada y demostrada es que bebemos la misma agua que consumíamos en la legislatura pasada y que en la gestión realizada en este año de Gobierno cuatripartito que hace poco la Concejala de Izquierda Unida valoraba, sobre el asunto que tan beligerantemente antes denunciaba, de puntillas pasaba y no lo mencionaba o lo hacía de pasada.



El problema está ahí, nadie lo niega, ni, como Alcalde de Castril, yo oculté u omití.

Pero lo que no se puede admitir, ni nunca yo admití o permití, es que se juegue con temas tan graves como el que nos ocupa y, por desgracia, ocurre aquí. 




Que no se lo tome muy a pecho, pero, de la Concejala de IU sospecho que no asume que hay un gran trecho del dicho al hecho.