miércoles, 29 de febrero de 2012

“Un olmo, tres olivos, un granado y el sol del membrillo”


A CASA.
Jardín.
 “Un olmo, tres olivos, un granado y el sol del membrillo”
Cuando José Saramago llegó a su casa de Lanzarote, el suelo del jardín era un erial, pero con agua, tierra traída en camiones para ayudar la secura de lo que parecía piedra, mucho mimo y constancia, fueron creciendo los árboles que se iban plantando. Sin demasiado criterio al principio, dejándose llevar por emociones, palmeras, porque son de aquí, pinos canarios, un granado de Granada, dos membrilleros: uno como homenaje a Antonio López, que trató de atrapar la luz sobre un membrillo; otro para Víctor Erice, que filmó la imposibilidad del proyecto en una película que Saramago colocó entre sus preferidas: El sol del membrillo.
Luego se plantaría un olmo, en homenaje al sobrino Olmo que nació en Lanzarote; un alcornoque, semilla que Saramago colocó en una maceta y creció tanto que enseguida hubo que trasplantar al jardín y hoy es un árbol que hace sombra a los demás, y, sobre todo, los olivos, dos olivos portugueses, dos andaluces, aunque un olivo andaluz voló —literalmente voló— un día de tormenta. Los olivos son el paisaje de Saramago. En su Azinhaga natal eran “los árboles” por excelencia, extensiones de paisaje cubiertas de olivos centenarios, rugosos, que daban aceitunas, aceite, trabajo y frescor en verano, que permitieron al niño José Saramago ver un día un lagarto verde y entender que había acabado el tiempo de la infancia y que desde ese día sería un hombre de palabra porque por vez primera se la pidieron y él la dio. Este episodio está contado en Las pequeñas memorias, el libro de los primeros recuerdos, esos que acompañaron a Saramago siempre, porque, decía, todos seremos mejores si vamos de la mano del niño que fuimos.

A CASA.






Entrada a la Casa de José Saramago y Pilar del Río en Lanzarote.


Casa se Saramago en Azinhaga.Portugal.
Casa de Pilar del Río en Castril. España.

CONVERSACIONES INÉDITAS.



El libro “José e Pilar. Conversas inéditas” (edición Quetzal), presenta una serie de entrevistas con José Saramago y Pilar del Río, realizadas por el director Miguel Gonçalves Mendes en los cuatro años de duración del trabajo para el documental del mismo nombre. El Prólogo es de Valter Hugo Mãe.

CLARABOYA



El primer libro que escribió José Saramago nunca vio la luz. Hasta ahora, 59 años después. Se titula Claraboya y lo publicará Alfaguara a partir de mañana, 01 de marzo. Una novela rechazada por los editores de entonces, extraviada luego y recuperada ahora.





1953. Este hombre, José Saramago, era un trabajador de muchos oficios; y era, como su abuelo, como sus padres, como los hombres y como las mujeres de Azinhaga, el pueblo portugués en el que había nacido en 1922, una persona silenciosa y sutil, en cuyo interior vivían los dramas que vivía y aquellos que imaginaba detrás de las pequeñas viviendas o dentro de los edificios altos. Ya está en Lisboa, trabaja. Y escribe; ese carácter reconcentrado esconde a un poeta, y a un novelista. Luego será muy conocido, llegará a premio Nobel, pero en ese momento acaba de terminar una novela, su primer libro, y lo titula Claraboya. Lo lleva a una editorial, deja allí el manuscrito, y vuelve a su quehacer lento y melancólico en el medio más hostil posible para la convivencia y para la imaginación: el Portugal de la dictadura de Salazar. Se dedicó a esperar por una respuesta…, y ésta no llegó hasta 1989, cuando él estaba enfrascado en un libro nuevo, El Evangelio según Jesucristo.(En la imagen José Saramago, en cuclillas, delante de dos amigos en los años cincuenta)
1989. Durante más de cuarenta años, Saramago, periodista, escritor ahora de éxito, había mantenido un silencio pertinaz, dedicado a sus diversos oficios, pero marcado por aquel “silencio doloroso, imborrable y de décadas”, como dice Pilar del Río, su mujer, su traductora, la presidenta de la Fundación José Saramago en el prólogo del libro que aparece, por fin, en español, en portugués y en otras lenguas, pues el manuscrito apareció, finalmente, y precisamente en ese año decisivo (para él, para su literatura) de 1989… La editorial a la que se lo había enviado, en una mudanza, descubrió el manuscrito; de una manera muy conmovedora, Pilar del Río, que lo conoció por entonces, cuenta en el prólogo de esa edición (Caminho en Portugal, Alfaguara en España) cómo recibió Saramago la noticia: se estaba afeitando, y con la cara aún enjabonada tomó el teléfono que sonaba… Le propusieron, claro, editárselo en ese momento, pero él estaba enfrascado en otra historia, no mostró interés, ni siquiera mostró interés, ya con el manuscrito en la mano, en recuperar la iniciativa, darlo a otra imprenta…
El Evangelio… Estaba escribiendo El Evangelio según Jesucrito, una novela que, literariamente y políticamente, iba a ser decisiva para José. El Gobierno portugués la repudió, decidió impedir que acudiera a un premio europeo porque la declaró, cuando menos, irreverente… Para Saramago aquel fue un duro golpe moral, que finalmente le llevó a su retiro del mundanal ruido, con Pilar, en Tías, Lanzarote… Luego rehizo, a lo largo de los años, su buena relación con su país, y allí se esparcieron sus cenizas, en la Lisboa de Claraboya, cuando murió en el otoño/invierno de 2010. Ya era, a la hora de su muerte, tras muchos años de vida literaria fértil y honrada, dedicada a la literatura y al compromiso, uno de los escritores más célebres del mundo, y de los más requeridos.
Claraboya. Pero el manuscrito no se había publicado. Pilar del Río dice, en ese prólogo del libro que aparece esta semana, que la literatura es muchas veces un puñetazo contra la muerte. Y por eso revive Claraboya, como un homenaje a Saramago y a su literatura; constituye el libro, dice su editora española, Pilar Reyes, “un presagio del inmenso escritor que Saramago sería”; es una novela en la que “se percibe su visión descreída del mundo”. “Aquí hay”, señala Reyes, “crítica social, crítica a la familia como institución. Hay un diálogo final hermoso entre el zapatero y el joven que llega”. Aludiendo a la identidad de los personajes, arquetipos de Saramago que de algún modo conectan con el drama Historias de una escalera que contemporáneamente estaba escribiendo en España Antonio Buero Vallejo, cuenta Pilar Reyes: “Me arriesgo a pensar que cuando Saramago escribió Claraboya era como el joven Abel, pero aspiraba a ser como el viejo y sabio zapatero”.
Lisboa. Es una novela de la Lisboa pobre, habitada (como la novela y como la memoria personal que Saramago tenía en ese momento) por “una colección de hombres de pocas palabras, solitarios, libres, que necesitan el encuentro amoroso para romper, siempre de forma momentánea, su forma concentrada e introvertida de estar en el mundo”. Eso lo escribe Pilar del Río, y ella sabe bien de qué carácter está extrayendo esas conclusiones, del hombre que fue su compañero de vida. Dice Pilar del Río, al final del prólogo con el que dio a la estampa, tantos años después, el manuscrito que fue fuente de la melancolía que mantuvo en silencio a Saramago antes de abordar, finalmente, una carrera que le llevó al Nobel: “Claraboyaes la puerta de entrada a Saramago y será un descubrimiento para cada lector. Como si un círculo perfecto se cerrara. Como si la muerte no existiera”. Escribir para parar la muerte, decía Saramago; leer para seguir impidiéndola, pues.
                                  Juan Cruz.

DE UNA FORTALEZA QUE EMERGE ENTRE LA MALEZA.




  
Me preocupa bastante, es reprochable e inaceptable, que por no interesarse por la marcha de las obras del Castillo, las cosas no salgan como sería deseable.
Digo esto porque sería importante que se tomaran decisiones al respecto de la obra, de una manera consensuada y razonable. Pues, a mi juicio, siendo fundamentales las decisiones de los profesionales, también son valiosas y aceptables las aportaciones de los responsables municipales.
Pongo un ejemplo, hay una torre que se ha restaurado y ahora ofrece una imagen formidable. Pero, a mi juicio, es constatable que si se aumenta su altura, el conjunto ofrecerá una imagen más contundente, pues incluso el criterio de un arquitecto es manifiestamente mejorable.
Si estuviera en mi mano y de ello fuera, como Alcalde, responsable, les habría convencido, con un argumento incontestable, de que se recrecieran los muros de la torre citada, pues su conveniencia es demostrable.

Siento que por no prestar la atención suficiente, tal como parece, el resultado final no sea el que la intervención se merece.
Es evidente que no habrá otra oportunidad para intervenir en el Castillo como la presente, por eso, lo que se haga mal ahora, estará mal hecho para siempre.
Puede que ya nunca lo sea y ahora no lo soy, pero si fuera el Alcalde hoy, no habría día en que no visitara la obra, por la relevancia que tiene y por lo convencido que de ello estoy. 

La Peña de Castril alberga un impresionante y distinguido Castillo escondido, para que la gente lo entienda y advierta la importancia que en la historia ha tenido, hay que tener un criterio ambicioso, osado y definido, para pelear por dar buen uso y sentido al dinero conseguido e invertido.
No se trata de levantar una nueva e inventada fortaleza, se trataría de hacer una intervención con criterio y cabeza, levantando muros si eso ayuda e interesa, para  que la gente entienda y conozca la grandeza de un castillo que ha estado escondido entre rocas, escombros y maleza. 

 
Estoy convencido que, de haber podido, habría sabido argumentar lo mantenido ante la Consejería de Cultura o con el Arquitecto referido y lo habría conseguido. Será porque sé de lo que hablo, defiendo un claro objetivo y argumento apasionada y seriamente lo que digo. 
Espero y confío en que el día que se den cuenta de la importancia que tiene para Castril la intervención en su Castillo, no sea tarde, no haya solución y ya esté todo perdido.
Posdata; el Alcalde no me permite el acceso a la obra, por más que insisto y le doy la lata.

FUEGO EN EL CUERPO.



Como en aquella famosa película, los agricultores castrileños tienen “Fuego en el cuerpo” y no es para menos, porque la ocurrencia del Alcalde de prohibir que se quemen rastrojos o ramas ha caído como una bomba de relojería, más que nada por su evidente majadería.
Hasta ayer creía que las cuestiones de incendios eran competencia de la Junta de Andalucía, por eso, una cosa es prevenir y otra bien distinta, arrogarse competencias ajenas para prohibir.
El tema es la comidilla en corrillos y bares, pues los agricultores no saben si han de comerse las ramas o si las han de almacenar en sus bancales.
Si las enagüillas de una casa se queman con el brasero por un despiste, no se pueden prohibir los braseros, aunque se advierta y avise a la gente del peligro que el descuido reviste.
Y si el asunto es tan delicado y tanta alarma provoca, lo que convendría es pedir a la Consejería cuya competencia le toca, que adelante la fecha de inicio del INFOCA.

martes, 28 de febrero de 2012

AMIGOS Y AMIGOS.



El falso amigo es como la sombra, que solo nos sigue mientras que el sol dura y alumbra.
Sí es cierto que en cada amigo hay un enemigo potencial, ¿Por qué no puede ser que cada enemigo oculte un amigo que espera el momento especial?
Decía Ramón y Cajal que a los amigos, como a los dientes, los vamos perdiendo con los años, siempre con los dolores pertinentes.


Aunque lo que dijo Publio Siro es más acertado y es que una amistad que se ha terminado, nunca había comenzado.
Una vez dijo Napoleón que nunca se sabe quiénes son nuestros amigos, los sinceros y de corazón, hasta que caemos en la desgracia y la desesperación. Esa es también mi contrastada opinión.


El que piensa que la amistad se compra, es un ingenuo o está loco, porque aunque muchos la vendan, los amigos comprados, no lo son y valen muy poco.


MEMORIA



La memoria es como el mal amigo; cuando más falta te hace, te falla.



La memoria es como una red: uno la encuentra llena de peces al sacarla del arroyo, pero a través de ella pasaron millones de metros cúbicos de agua sin dejar rastro.


Somos muy afortunados porque la memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados.

SUEÑOS



Soñaba el ciego que veía, y soñaba lo que quería.
León Daudí dijo una vez, con notable acierto, que sólo es capaz de realizar sus sueños el que, cuando llega la hora, sabe estar despierto.
Muéstrame un obrero con grandes sueños y en él encontrarás un hombre que puede cambiar la historia de un pueblo. Muéstrame un hombre sin sueños, y en él hallarás a un simple obrero. Lo escribió James Cash Penny y es muy verdadero.

OPINIÓNES.




El que no tiene opinión propia siempre contradice la que tienen los demás.
                                         Lingrée                                

Los que aprueban una opinión, la llaman opinión; pero los que la desaprueban la llaman herejía.
                       Hobbes

No hace falta defender siempre la misma opinión porque nadie puede impedir volverse más sabio.
                                           Adenauer

No es muy difícil atacar las opiniones ajenas, pero sí el sustentar las propias: porque la razón humana es tan débil para edificar, como formidable ariete para destruir.
                                      Luciano Balmes

LO DIJO.



Es difícil hacer a un hombre miserable mientras este sienta que es digno de sí mismo. Lo dijo Abraham Lincoln.
También es una obviedad que una mentira repetida muchas veces se convierte en una gran verdad. Lo dijo Lenin.
Las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña. Lo dijo Hitler.

 Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver. Proverbio Judío.

ALTO EL FUEGO.




¡Agricultores, alto el fuego!
Esta es la novedosa exigencia que, en un Bando, ha dictado su eminencia. No tengo claro que sea de su competencia, aunque puede que se hayan  ampliado por una reciente y fortuita incidencia.
En su habitual tono grandilocuente y exagerado, el Alcalde afirma que el fuego indiscriminado, que quema olivos, chopos, almendros o vegetación de ribera, se extiende por todos lados.
Él es así de extremado, ya sea con el agua que da cáncer, con la inseguridad ciudadana creciente y ahora con el fuego indiscriminado con el que el municipio arde por cada costado.  
Está bien avisar a la gente de que tenga más cuidado, pero prohibir que los agricultores realicen el trabajo necesario para tener su terreno cultivable preparado, me parece desmesurado.  

lunes, 27 de febrero de 2012

LA FIESTA DE CARNAVAL SE FESTEJA, CON ESTE CUENTO DE LA "VIEJA".

Barbitongo

No conviene tomarse las cosas tan a pecho y con excesivo ardor, ni molestarse porque el comité organizador diera el primer premio del carnaval como un afectuoso acto de amor. Pues no se lo iban a dar al grupo de un Concejal opositor, aunque su disfraz fuera más original y mejor.


Yo, con mi “vieja” videncia, sé que estas cosas siempre tienen vigencia, porque el amor marca la diferencia y es excusable que el enamorado, con la amada o el amado, tenga tal deferencia.


Me gustaron los Simsons, se lo han currado con un disfraz original y logrado, este sí es un  premio acertado. Será, quizás, porque el bebe “Simsons” me ha cautivado.
En general, el nivel fue elevado, a juzgar por los buenos y originales disfraces que la gente ha ideado.
Lo reconozco encantado, la fiesta ha estado muy bien y me ha gustado, aunque, de si estuve o no, nadie se ha enterado.
Lo destacable es que el Baile de Carnaval contó con una notable asistencia y que la gente lo pasó bien y disfrutó a conciencia. Por eso, lo del presunto tongo, no le resta brillo o consistencia y solo es una leve incidencia.

    

domingo, 26 de febrero de 2012

VISITA ESTE BLOG.






TRANSPARENCIA CERO

Ayuntamiento de Castril.

portal web de servicios administrativos al ciudadano



http://elblogdejesusclaudio.blogspot.com


Democracia Real y transparencia total, pero la página web del Ayuntamiento sigue en un apagón informativo que oculta una gestión turbia y desleal.
El Consistorio Municipal cuenta con una página web que está preparada para dar una completa información del funcionamiento del Ayuntamiento y de su administración, con la posibilidad de publicar las actas de acuerdos de gobierno y de los plenos municipales o de realizar trámites administrativos, entre otras muchas funciones.
Basta con visitar la web para ver que aquel Gobierno Local al que acusaban de opaco y poco ejemplar a la hora de informar, hizo públicos todos los contenidos de los Plenos y Actas de la Comisión de Gobierno, para el general conocimiento vecinal. Desde la llegada de este nuevo Equipo de Gobierno no se ha actualizado, ni publicado un solo documento, parece que el único que habían colgado, lo han quitado porque Juan Manuel Iruela quedaba retratado.
¿Esta es la transparencia total?
Creo que lo que ocurre es que hay miedo a que la gente conozca los entresijos de su gestión y las irregularidades que se comenten sin control, que, sin olvidar la presunción de tal afirmación, les obligan a ocultar la información.
Sería conveniente que el Alcalde tuviera una actitud más valiente y mostrara públicamente todo dato o documento pertinente que afecte a Castril y a su gente.
Es evidente que no lo hace porque es consciente de que miente y teme que, con la verdad, la cosa reviente.
Como se lanza un guante antes de un duelo galante, un reto le lanzo al Alcalde flamante, a pesar de su fama de hombre altivo y pedante, para que lo acepte con buen talante y en adelante, actualice y publique en la web todo documento relevante.
Para algo se cuenta con un Concejal experto en nuevas tecnologías, además el manejo de la web es simple y requiere del gasto de pocas energías, nada que no se recupere con unas coca colas de lata bien frías.
A ver si en una semana es capaz y le da la gana de publicar en la web las actas de Comisiones de Gobierno y de los Plenos, sin que para ello necesite a un asesor legal que, para no hacerlo, le procure una excusa vana o tenga que tirar la casa por la ventana.

EL SUECO




Hoy he visto al Alcalde, iba tan guapo con su pelo canoso, tan arreglado y bien plantado, que se ha hecho el sueco y no me ha saludado.  Me dicen que no le gusta que escriba de él en mi blog, que detesta verse reflejado y que le molesta hasta un punto insospechado, por lo que está un pelín cabreado.   
Es lo que tiene de malo ser el centro de atención, en función del cargo que uno ocupa en cada ocasión. Por ahora, el Alcalde tiene un solo blog en contra de su gestión, todavía le queda mucho para llegar al nivelón al que llegué yo, con variados foros o blog y hasta con una emisora de radiodifusión.   

sábado, 25 de febrero de 2012

ESTUPIDECES.



Un tal Montaigne mantenía la tesis de que nadie está libre de decir estupideces, lo malo es cuando, además, las dice con énfasis. Lo digo por algunas puyas que leo en el Facebook  que, como catarsis, me elevan al nirvana y al “éxtasis”.
Pero como con él soy considerado, mejor me quedo callado, porque si no fuera tan respetuoso y delicado, diría que bastante tiene con ser tan pusilánime y desgraciado. Tanto que, como no sabe su significado, de lo que digo no se habrá enterado y hasta se sentirá halagado.
Y es que este insigne ciudadano, aprendió temprano ese vicio tan humano de tirar la piedra y esconder la mano.

DICEN.



Dicen que la ingratitud no basta para desanimar al que tiene fuerza de voluntad, ganas de trabajar y confianza en sí mismo, yo añado, con indisimulado cinismo, que también sirve de pretexto al egoísmo.
Las palabras de Jorge Luis Borges sirven para ilustrar el sentimiento  de Pilar del Río y su posición en la actual situación, en mí humilde opinión, porque ella no quiere hablar de venganzas ni perdones, ya que el olvido será su única venganza y el único perdón.
Hoy, más que nunca, me parece relevante decir que los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera de su alcance.
Parece mentira, pero lo que el tándem entre el Alcalde y Torrente inspira, es que un necio encuentra siempre otro necio aún mayor que le admira, en el que se apoya y en el que se mira.

JOSE Y PILAR


“Llegué a Castril por Jaén, atravesando mares de olivos y el paso de Tíscar, es decir, llegué anonadado de tanta belleza.”
                                 José Saramago.



CESADO.

Día de la puesta en marcha del Centro José Saramago.



Desde ayer ya no soy el Gerente del Centro José Saramago, porque me han cesado o, como dice el PP, me han “destituido” fulminantemente. Ahora, el puesto lo ocupa el Concejal, Andrés “Bisbal”, que cuenta, al parecer, con una extensa y contrastada experiencia profesional y un conocimiento total de la obra de José Saramago.
Ayer se celebró una reunión para tratar el asunto reseñado, a la que no asistí, a pesar de haber sido citado. No lo hice porque el procedimiento no me pareció el adecuado, porque me da la impresión que es una encerrona que este Alcalde y Torrente me habían preparado y porque, como sería pertinente, para preparar la reunión, no se ha contado con el Gerente saliente.
No sé si hice bien o anduve poco acertado, lo cierto es que he procedido en función de lo que mi conciencia me ha dictado y, por qué no decirlo, porque así me lo han aconsejado.
Ya estoy cesado, aunque sería adecuado decir que con el tiempo pasado desde que se me ha negado el acceso al Centro, bien se podría decir que llevo ocho meses destituido y apartado del cargo  citado.  
Puesto que el Concejal del PP no lo ha negado y más bien lo ha reconocido, ha quedado evidenciado que desde el momento en que se forzaron las cerraduras del Centro Saramago, los que lo han alentado y consumado, son responsables de lo allí guardado. Por eso es un contrasentido que se me acuse de no dar, o de no haber dado, la información que se me ha solicitado, cuando es público, notorio y queda demostrado, que para cumplir con lo demandado me encuentro imposibilitado.
Desde el principio he constatado que este tema está envenenado por un odio desmesurado y que el único objetivo buscado es causarme un daño premeditado.
Como digo, no tengo muy claro si he hecho lo correcto y acertado, lo que si tengo meridianamente claro es que las cosas no se han planteado como hubiera sido deseable y adecuado. Entre otras cosas porque la voluntad de Pilar del Río se ha solapado y los deseos expresos que ella ha manifestado se han obviado. De la misma forma que a mí se me ha ninguneado, convocando una reunión que previamente no se había preparado y a la que fui citado como acusado, sin defensa, juez o jurado y con un ministerio fiscal, en juez proclamado, que, de antemano, ya me había juzgado y condenado.
El Alcalde ya descansará aliviado, porque ha conseguido lo que tanto ha añorado y de un golpe se ha librado, no sólo de mí, también de Pilar del Río, viuda de José Saramago. Desde ahora y en los próximos años, en lo que respecta al Centro Saramago, el Alcalde, Torrente, el Concejal de Cultura y el nuevo gerente, tienen un camino duro y arduo para llegarme a la suela del zapato, por mal que, presunta o supuestamente, yo lo haya hecho.  
Esta es, sin duda, una pírrica victoria, pues mantener una “fundación” en contra de los deseos y la opinión de Pilar del Río, no sólo es una desconsideración, es, por encima de todo, una traición a la memoria del Premio Nobel sin parangón.  Y si el Alcalde pretende recomponer la relación con la viuda y los herederos del escritor, mal empieza, si no rectifica y se disculpa primero por haberles hecho, con sus falsas acusaciones y graves ofensas, tan flaco favor.
Dicen que yo solo he “medrado”, es decir, que me  he aprovechado, en mi beneficio particular, de José Saramago y que, a su costa, me he lucrado.
Está por ver si el flamante gerente percibirá el sueldo adecuado para su nuevo cargo, aunque es importante decir que, hasta ahora, el Gerente del Centro nunca había cobrado.  
También afirman que se ha logrado que el Premio Nobel quede definitivamente ligado a Castril, aunque los mismos que se arrogan el gran triunfo alcanzado, no mencionan y solapan hasta qué punto, en el pasado, han atacado, insultado y difamado a Pilar del Río y a José Saramago.
Antes de terminar este texto, estoy convencido y concienciado de que no debería haber escrito del tema, ni  haber hablado sin estar mejor asesorado, pero no puedo dejar de comentar algo que me afecta, me preocupa y por lo que estoy lógica y notablemente contrariado.

viernes, 24 de febrero de 2012

IGUAL ME PRECIPITO Y UN CONFLICTO SUSCITO, SI CITO A BENITO.



Ese que se oculta tras la polvareda, es un trabajador tan duro y con tanta entrega, que su profesionalidad, sin mentir, nadie niega.
Como yo lo he visto enfangado en la faena, de ello doy fe y prueba.
No digo más, vaya a ser que por mis palabas tiene un problema o un rapapolvo se lleva.  
Ya, ya sé que lo que digan le importa un pito, así es mi amigo Benito.  

CASA DEL ARCO.




El arreglo de la Puerta del Sol y sus aledaños, se realizó durante varios años. He de reconocer que este rincón ha recibido de mi parte una especial atención, pues me parecía vital que se convirtiera en la principal atracción del pueblo, junto a la Peña, que ahora está en rehabilitación.  Este es uno de los proyectos de puesta en valor de nuestro patrimonio histórico artístico por los que he sentido más devoción. Con el arreglo de la calle primero, después con la reforma y adaptación de la oficina de información y finalmente con la restauración del Castillo que domina y destaca en la población.  Y tenía razón, pues este hermosísimo rincón merecía tanta atención y a juzgar por el resultado de la actuación, fue más que acertada la intervención.