martes, 31 de enero de 2012

SORDOS QUE GRITAN




Cuando algunos me dicen que el ser agresivo está entre mis escasos méritos, me llama la atención que me lo digan a gritos.
Y es que su fanatismo es la falsa ilusión de una realidad que crean y solo se creen ellos mismos. Con su arrogancia demuestran y dejan constancia de que el fanatismo es el deporte de la ignorancia.
Porque, aunque la paciencia sea mucha, es ardua la lucha de hablar con el que no te escucha.
Artículo sobre Juan Mar en "TENDENCIAS" en Febrero de 2002.

DE VIAJES Y DESTINOS.



Ilustración para Tendencias de Juan Mar




Muchas veces, algún amigo o allegado, me ha preguntado porque decidí vivir en Castril cuando, como artista plástico, más o menos destacado y a sabiendas de que por entonces me habían ofertado un buen trabajo en Madrid, como ilustrador en una revista de moda, con un sueldo aceptable y bien acomodado.
Durante más de cinco años trabajé para la “TENDENCIAS”, que era, y es, una revista de calidad, solvencia y excelentes referencias en el sector de la moda, la música, el arte, la belleza y las nuevas tendencias. Para mí fue una magnífica experiencia que me abrió las puertas a otros trabajos y ofertas.


Por eso, los amigos que he mencionado, siempre se han cuestionado  si fue acertado  haber renunciado a una carrera que ya se había encarrilado y cuando tuve en mi mano la posibilidad de haber vivido, trabajado y, quizás, “triunfado” en Madrid o en otro lado y haber cambiado todo aquello por vivir en un pueblo perdido en el mapa, aislado y alejado.   
Para explicarlo diré que he viajado por el mundo detrás de un sueño, para vivirlo, cumplirlo y amarlo. Pero para buscarlo y al necesitarlo, tuve que volverme a Castril para encontrarlo.
Se suele decir que hay que viajar para aprender a vivir y que uno se ha de abrir, porque hay todo un mundo por descubrir. Pero el porvenir no siempre está fuera, puede que se encuentre dentro de ti y es increíble la de cosas que allí, uno llega a descubrir.
Cuando uno ha viajado por el mundo aprende una importante lección y es que el viaje mejor es el de la introspección a la vida interior.
No obstante, es una obviedad que la mejor universidad en la que uno puede estudiar es viajar.
Lo que muchas veces olvidamos es que la vida interior que tengamos, es el mejor viaje que jamás recorramos y, sin embargo, el que menos apreciamos.
Nunca sabré si mi decisión fue la mejor opción, pero volver y vivir en Castril ha sido toda una bendición. Pude haber vivido y trabajado en Granada, Sevilla, Barcelona o Madrid, pero de haber sido así, nunca habría sido el Alcalde de Castril y ese es un honor difícil de superar, al menos, para mí.    

DEL BURLADOR BURLADO.



Si eres perfecto, búrlate de quien quieras, de lo contrario sería mejor que no lo hicieras.  Dicen que la burla es un halago con envidia. Pero yo no encuentro nada halagadora  tal insidia. Si te burlas de alguien para afearlo, es porque tú eres peor e incapaz de superarlo.

Por eso estoy preocupado por si ando errado al excederme en la burla al contrario y deslegitimado para  quejarme después de ser yo el burlado. Y es que el límite entre  burlador y burlado es muy delgado.

En adelante, tendré más cuidado.


TERREMOTILLO


¡Qué susto hemos tenido! La tierra ha temblado y se ha movido, aunque haya sido poco, ya se lo duro que ha de ser un terremoto. He pasado miedo con esta breve onda expansiva que casi me derriba.
¿Qué habrá sido el retemblido? Espero que no sea culpa mía, porque yo no he sido!!!!!!!

lunes, 30 de enero de 2012

PREVALECERÁ LA VERDAD.



Creo que Machado dijo una vez que la verdad es lo que es y sigue siendo verdad, aunque se le dé la vuelta o alguno la piense al revés.
Porque la verdad prevalece y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua, lo dijo Miguel de Cervantes Saavedra.
La verdad no está de parte de quién grita mucho o más fuerte, por eso, como  aquel refrán, tengo presente que, quien dice la verdad, ni peca, ni miente.

OTRA VEZ CICERÓN




Esta es una buena ocasión para citar nuevamente a Cicerón, pues como él, tengo la opinión de que la verdad se corrompe tanto con la mentira, como con el silencio, la traición o la  indefensión.
En lo que respecta a Pilar y a José o al Centro Saramago, esa es mi impresión, en vista a la indiferencia mostrada por los castrileños ante la actual situación.
Sean cuales sean, si es que lo son, los errores de mi gestión, una iniciativa tan positiva y con tanto valor, reconocimiento y consideración; unas personas tan generosas con Castril, con tanta devoción y buena intención, se merecían otro trato y la defensa encendida de la población, con el merecido reconocimiento y la obligada atención.
Como la de Cicerón, con semejante razón y similar convicción, esta es mi humilde opinión.

YO TUVE.




Dicen que el que tuvo retuvo, aunque yo ya no tengo lo que tuve, ni estoy donde estuve. Ya no ando por donde anduve, ni vivo en una nube y es que nadie dude de que se baja lo mismo que se sube. Pero, aun no teniendo lo que yo tuve, lo que puedo decir hoy, como antes pude, es que mi  honor mantuve.

SENTIDO Y SENSIBILIDAD



Raro y celestial don, el de aquel que sabe sentir y razonar al mismo tiempo, con acierto y tesón. Así lo afirmó, con convicción, un dramaturgo italiano del que no recuerdo su nombre o filiación, por ello, le pido perdón.
Parece  ser que es muy difícil y trabajoso, razonar y convencer.
Samuel Johnson, el escritor anglosajón, dijo en una ocasión, que se puede tener por compañera la fantasía, pero siempre se debe tener como guía a la razón.
Aunque como otro escritor francés dijera, la razón es un sol de luz severa, que ilumina, pero ciega.
Mi impresión es que, para un pueblo o nación, no hay mejor opción que un gestor razonable, pero con mucha imaginación.

DE AUTORIDAD Y PARCIALIDAD.




Un Alcalde en condiciones es aquel que dedica todos sus esfuerzos y acciones a trabajar  pensando en las próximas generaciones y no en estas o en las siguientes elecciones.
Un político demuestra escaso fuelle, discutible sensatez y poco brío, si promete construir un puente cuando no hay río. O, lo que es lo mismo, si no es consciente de la realidad o de las necesidades de su municipio y gobierna sin lógica, rumbo definido o algún sentido.  
 Si hay algo que todo el pueblo constata y en lo que este Alcalde destaca, es en que no se interesa por todos los vecinos del pueblo, ni los mide o trata con la misma vara, sino que gobierna para el del sector de gente al que él pertenece y parece que los demás seamos ratas, espías, enemigos o personas “non gratas”.

VIOLENCIA VERBAL




Tengo muy presente algo con lo que muy poca gente disiente y es que la violencia es el último recurso del incompetente. Me refiero, como ejemplo, a la violencia verbal con la que a diario, algunos me obsequian con total impunidad. Muchos me animan a denunciar  los insultos y las amenazas o ataques a mi integridad personal, que no puedo permitirlo, ni lo debo tolerar, pero la verdad es que no me apetece pasarme la vida en el Cuartel o en el Juzgado de Paz y confió en que esto, algún día, tendrá que acabar. Ya sé que no van a faltar quienes digan que me encanta hacerme la víctima y acusar a los demás de insultar, aunque saben objetivamente que es la pura verdad.  Me gustaría que ellos pasaran por lo que a diario tengo yo que pasar cuando me tropiezo con algunos personajes de la localidad, a los que no hice nada en realidad.
Me molesta, como a cada cual le incomodará, que me agredan con una inusitada violencia verbal, pero lo que más me llega a irritar es que esos insultos me los propinen cuando me acompaña algún amigo o familiar.  La gravedad estriba en que no solo se agrede a una persona en particular, porque el agredido es, además, Concejal de la Corporación Municipal. Máxime, si se tiene en cuenta que los insultos provienen del círculo de amigos, allegados, empresarios aliados o empleados del Alcalde y de su Equipo de Gobierno Local.
Por esa razón tan obvia y consustancial, el Alcalde, en lugar de alentar, debería actuar con contundencia y ejemplaridad,  para defender la integridad personal y la honorabilidad de un representante legítimo de la Corporación Municipal y no tolerar que nadie que trabaje en (o para) la Casa Consistorial se permita insultar, coaccionar o amenazar a un Concejal, sea del Equipo de Gobierno Local o de la Oposición Municipal.         

DE UN TRIO RETRATADO EN EL SIGLO PASADO.


Esta foto la hizo Felipe el "Barbero", que además de afeitar y cortar el pelo, era un retratista muy bueno o, al menos, el único fotógrafo del pueblo.


Viéndonos a los tres, parece adecuado decir que esta foto es del siglo pasado. En este retrato están conmigo mis hermanos, Carmen y Emilico, yo soy el del centro y el más “bonico”.
 La foto nos la hizo Felipe en el portón del patio de su casa del Cerrillo, la misma que el sobrino le quiere quitar a su único tío.
Por lo que veo, en efecto, ya desde chico, mis hermanos me protegían con su fraternal afecto.   

domingo, 29 de enero de 2012

TORPE SERÍAS




Amiga mía, muy  torpe serías, si no entendieras lo que Cervantes refería, sobre lo que tú me decías, de la locura o el desatino que me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías.
Y es que después de muchos años soportando insidias, insultos y felonía, tenía que llegar el día en el que con las mismas armas me defendiera de los ataques que recibí con traición y a porfía. Con una sola diferencia que destacaría, es que, al menos, yo doy la cara y escribo con respeto y sin grosería.
Y si en un mal día hubiera sobrepasado la línea o vulnerado el honor con algún escrito o una inadecuada mención, no dudes de que me apreste y ofrezca la oportuna rectificación.
Es lógico que el Alcalde se suba por las paredes y le dé un sofocón, cuando lee lo que escribo sobre sus feos “modales” y su mala gestión. Puede que sea duro e hiriente en alguna ocasión, desde luego lo soy mucho menos de lo que él lo es conmigo o, al menos, esa es mi opinión.
Porque el respeto no puede circular en una sola dirección y no vale exigirlo para uno, cuando lo negamos al otro con tan mala intención.
Como Alcalde le respeto, por mucho que con él me meto. Como persona le tengo consideración, porque fuimos amigos y me cuesta olvidar aquella buena relación. Pero como jefe de la oposición, no me queda otra opción de resaltar los fallos de su pésima gestión.
 Además de que él tampoco desperdicia, desaprovecha o pierde la ocasión de atacarme a traición y me dispara a discreción con toda su munición.   
En reconocer los muchos fallos que tengo, soy el primero y al hacerlo soy totalmente sincero, por eso a criticar me atrevo, cómo, a quien y lo que quiero, del Alcalde y del Ayuntamiento entero, como un incómodo agorero frente a los desmanes que veo y preveo.
Ser Alcalde o Concejal del Equipo de Gobierno Municipal, conlleva una molesta fatalidad, y es que estás expuesto al escarnio y a que se cuestione tu profesionalidad. Pero la crítica es algo habitual que hay que saber aceptar y sobrellevarla con paciencia, talante y tranquilidad.
Cuando pasen más años, más de uno sabrá de la ingratitud que conlleva gobernar, entonces entenderá lo que digo y tendrá pocas ganas de criticar a los que le precedieron en tal responsabilidad.  Me pasó a mí y a él también le pasará, en ese momento lamentará no haber respetado y dado su justo lugar a quien, como él, pretendió luchar y trabajó por su pueblo y por los vecinos de la localidad, con mayor o menor grado de acierto o idoneidad, pero con mucha dignidad.       

ESTO QUÉ ES?




Es más que posible que tuvieran más cordura que yo, los que defendían la postura de defender al río ante lo que todo el mundo considera una locura. Por eso asumo y pagué muy cara, si la hubo, la impostura.
No obstante me parece que de aquella bravura para luchar y defender una determinada postura, en alguno, sólo destaca y queda la caradura.
Por supuesto no meto a todos en un mismo saco, sólo ilustro con esta foto y con el mensaje de la pancarta destaco, que si lo del río era un atraco, cómo se denomina a quienes a cuenta del río, gobiernan cobrando sueldos desorbitados, por dinero y con contrato.
No es verdad, que es una burda falsedad, que yo ofreciera a la Concejala de Izquierda Unida, pisos, dinero, casas o alguna otra prebenda similar para gobernar. La realidad es que le propuse un acuerdo global que dejaba en sus manos todo lo relativo a la defensa del Río y a  la política medioambiental, con un reconocimiento expreso, planteado con toda sinceridad, de asumir  y enmendar los errores que nos pudieran distanciar.
Ya he dicho que ella me escuchó con atención y amabilidad, aunque estuviera convencida de no aceptar mi propuesta y no contemplara tal posibilidad.
¿Qué por qué vuelvo a repetir estos hechos que ocurrieron ya hace tiempo y que me apartaron del gobierno del Ayuntamiento? Pues lo refiero porque ayer, en la inauguración de nuevo colegio, con su discurso manido y maniqueo, el Alcalde volvió a insistir en que él es el único garante para defender al pueblo, cuando en realidad es su mayor problema, el único y verdadero. Algo que, por sí solo, convierte y pone de manifiesto, la urgencia de que deje su cargo y abandone su puesto, dando paso a un acuerdo de gobierno acorde con los deseos y aspiraciones de los vecinos del pueblo.  
De lo del río se podría hablar largo y tendido, de si por mi parte hubo mala intención al defender la postura que creí mejor para el municipio. Ya he dicho que del error he aprendido, que lamento no haber estado a la altura de lo exigido y no haber tenido más en cuenta el clamor popular y el sentir mayoritario de los vecinos. Con lo que aquí escribo no reconozco, insinúo o digo que no he procedido siempre con la única meta de pelear por lo que creí mejor y más positivo para el municipio, sin intereses ocultos como algunos han dicho y mantenido.
Y cómo, además del Alcalde, tengo entendido que hubo otra mucha gente defendiendo el río, como recibí y asumí su mensaje y entendí la razón de su contenido, hoy más que nunca, estoy convencido de que otro acuerdo de gobierno para el municipio es posible, conveniente y positivo.

DE COMERSE EL MUNDO O DE QUE EL MUNDO TE COMA A TI.



Un autor con nombre parecido al de un queso de fuerte olor, decía que la sociedad está dividida en dos grandes clases: la de los que tienen más comida que apetito y la de los que tienen más apetito que comida. Y esta no es una argumentación errónea o fallida, porque es lo que se ve en Castril hoy en día, si cambiamos por ilusión, ganas, capacidad y sabiduría,  lo de “apetito” y “comida”.  
Un gobierno sin proyecto, ambición, decisión y sin un marcado destino, carece de porvenir y eso es lo que hoy, de este Ayuntamiento, se podría decir.
Pensar otra cosa sería ilusorio y pueril, porque el “poder”, si no se basa en la unión o no sabe por dónde ha de ir, es débil e inútil y no le sirve de nada a Castril.

DE CICERÓN TODAVÍA SE APRENDE UNA LECCIÓN.



Como Cicerón, tengo muy presente que hay que atender, no sólo a lo que cada cual dice, sino a lo que siente y al motivo porque lo siente.
Esto viene a colación de que muchas veces es menester poner atención al motivo por el que uno se gana un enemigo, sin pretenderlo o cuando incomodarlo  no era nuestro verdadero objetivo.
En más de una ocasión he tenido la impresión de que las disputas o enfrentamientos solo son fruto de malentendidos por una falta de comunicación, que nos conducen al enojo, a la ofuscación, al reproche y a la confusión.  
Ahora que me salen enemigos por cada rincón, en más de una ocasión me planteo la cuestión de que qué les hice yo para ganar su rencor, cuando esa no era mi intención.
Cuando alguno me cuenta el origen de alguna afrenta que se ha producido sin yo pretenderla y que se agranda y retroalimenta, porque uno no es capaz de comprenderla; uno lamenta no haber tenido la prudencia y la inteligencia de haber desenliado a tiempo el ovillo de esa madeja o de no haber evitado la tormenta que ahora nos enfrenta.
Tengo una idea, que como un botón, sirve de muestra, del motivo que me distancia de Alicia y nos enfrenta, de dónde viene la afrenta y qué la alienta. Y sin embargo, en lo que generó esta contienda, no hubo mala fe, ni tengo, por tanto, mala conciencia. Lo que no significa que no lamente y me arrepienta de un error que tuvo su consecuencia y que, como todo pecado, conlleva un castigo y su penitencia.
Como este, habrá decenas de casos que sigan los mismos pasos, pues mis errores no son escasos.
Por eso soy consciente y es más que evidente, que con lo dicho por Cicerón, nadie disiente, porque hoy, en el presente, se mantiene sorprendentemente vigente.

MATILDE SIN TILDE.



Mi hermana pequeña se llama Matilde, pero sin acento y sin “tilde”.  
Si hay algo que quisiera siempre decirle, es que no quererla, para mí, es imposible.
Ella es firme, cercana, educada y accesible. Es fuerte como una roca indestructible, tanto como yo soy frágil, inseguro e impredecible.
No teme a nada, es una erudita, inteligente como ella sola, lectora insaciable, lo mismo de terca que generosa, comprensiva y maleable.
Heredó muchas virtudes de mi madre, aunque también tiene algún gen de “correa”, como padre.
Es más chica que yo, pero parece más grande a juzgar por cómo suele cuidarme.
Igual que Dios creó a la primera mujer de un trozo del primer hombre, con el lazo de sangre que ello conlleva, ella es de mí y yo soy de ella, como aquella “costilla” de Adán y Eva.

A CÉSAR LO QUE MERECE EL CÉSAR.



Aunque su en su apellido la lleve, él no es una “cruz”, será por eso que mi hermana lo quiere.
Para definirlo con siete palabras, en las que hay más bueno que malo, es metódico, pulcro, ordenado, riguroso, cariñoso, honesto y honrado.  
Es tranquilo y paciente, de sus hijos patriarca, para unas cosas muy moderno, aunque le guste la música (para que la estrofa rime)  carca.
No aprieta mucho, pero sí es bastante bueno en lo que “abarca”.
Y como hay que darle a Dios lo suyo y al “César” lo que se gana, hoy alabo a mi cuñado, César de la Cruz Abarca.

NUNCA ES TARDE,.... O SÍ.




Sólo cuando una vida se trunca te das cuenta que por la calle del “después”, se llega a la plaza del “nunca”.
Esto lo leí de un tal Coloma y no es una broma, porque  aquello que no le hiciste a alguien en vida no se arregla a su muerte con una fúnebre corona.
Tampoco sirve de mucho ser el hombre más rico del cementerio, porque de todos modos, no se pueden hacer negocios por más que uno esté enterrado en el más alto y lujoso promontorio.
Si en la vida o el la muerte algo es omnipresente es aquello que un actor gordo, enano, gracioso y ocurrente, él argumentó algo bastante inteligente y es que  para que la luz pueda brillar intensamente, la obscuridad debe estar presente. Esto me viene a la mente al recordar la luz del pasado reciente y el negro futuro con el que Castril se tiñe actualmente.

sábado, 28 de enero de 2012

LA COSA VA DE REFRANES



Como el veneno a la rata, al final, el galgo a la liebre mata. Porque todo se sabe a la larga y entonces, hasta lo más dulce amarga.

PIROPO



Esta mañana en los Chavos, me dijo guapo una abuela y es que, hasta en la cara más fea, la alegría hermosea, por eso yo también le he dicho guapa, aunque no lo sea y le he respondido que a la luz de la tea, no hay mujer fea.

REFRANERO PUÑETERO



A buena fe y sin mal engaño, para mi quiero el provecho y para ti el daño.
Porque no yerro cuando muerdo la carne de lobo con diente de perro.
Y es que al clérigo hecho fraile, no le quiero por compadre, porque es bueno que todos sepamos que a cuenta de los gitanos, roban muchos castellanos.
Lo que conviene no olvidar, por cierto y verdadero, es que a embestida de hombre fiero, pies, para que os quiero.

LAPIDARIO MEMENTO



Al ver lo que veo y siendo sincero, ni en la paz de los sepulcros creo.

DE INAUGURAR CON UN AMBIENTE CORDIAL.




Supongo que os gustaría saber cómo ha ido la inauguración del nuevo colegio de Almontaras, pues ha estado muy bien, asistió mucha gente y los niños mostraron la lógica alegría, ilusión y ganas de ocuparlo cuanto antes.
El Alcalde hizo un breve discurso de pretendida  “enjundia”, estaba nervioso y azorado, pero pasó el trance, como se diría vulgarmente, dignamente.  
La Delegada, en cambio, estuvo sembrada y como siempre, muy acertada. Ella no se olvidó de recordar, a quien la escuchaba, lo mucho que por ese colegio, pelee con ella y luchaba.  
La verdad es que con las palabras de la Delegada de Educación y con el reconocimiento a mi labor como Alcalde que ha destacado y reivindicado, mi ego ha engordado y me he inflado como un pavo.  
Estoy tan orgulloso y satisfecho que brindaría con champán. Que soy como Juan Palomo, que yo me lo guiso y yo me lo como, algunos dirán. Pero es que tengo motivos para “engordar”, porque,  como afirma el refrán: solo pasa hambre el que no tiene pan.
Por lo demás, buen ambiente y cordialidad entre todos en general, incluso entre el Alcalde, como primera autoridad y este ufano ex Alcalde y Concejal.
No todos los días uno puede disfrutar del lujo de inaugurar un nuevo equipamiento municipal que costó tanto hacer realidad. Aunque solo fuera por eso, mereció la pena el buen ambiente y la positividad con la que, con este motivo, hoy se ha reunido casi toda la Corporación Municipal.  


viernes, 27 de enero de 2012

EL MAYOR SIEMPRE CARGA MÁS PESO.



Esta foto muestra el cabreo de mi hermano Emilio por tener que cargar con mi peso, la imagen inmortaliza el considerable mosqueo que le causaba llevar detrás un copiloto que disfrutaba del recorrido sin hacer ningún esfuerzo.
Rompí mi bicicleta y no me explico como mi padre, que siempre ha sido un “manitas”, la transformó en un triciclo, con la salvedad de que yo iba de pasajero sin pedalear ni un poquito.  
Mi hermano siempre ha llevado con resignación y mucho afecto la carga me le ha supuesto tener un hermano tan “imperfecto”. Es una obviedad que tener un hermano “especial” no debe ser fácil por los prejuicios de la sociedad. Pero, la verdad, creo que a él le dio igual, a juzgar por la entrega con que me solía proteger, defender y cuidar.  
Igual que de chicos cargó conmigo con una paciencia ejemplar, me cuida, defiende y protege en la actualidad.
Este sí es un hermano de verdad y esto es el amor fraternal.

MEDIO VACIO O CASI LLENO.


A Winston Churchill se le ocurrió la genialidad  de que un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, mientras que un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad.
François Truffaut decía, con bastante inteligencia, que un pesimista es un optimista con experiencia.
No sé si fue, pero un inglés puede que fuera, el que dijera que un pesimista siempre se queja de la ventolera; el optimista espera que  viento cambie y con que amaine se consuela; mientras que el realista, ni se queja o espera y ajusta, asegura y amarra la vela.
 Yo me inclino a creer, lo mismo que un tal Gilber, que un optimista es el que te mira a los ojos y un pesimista, el que te mira a los pies.

LIBROS, LIBROS, LIBROS,......



Si como Steinbeck afirmaba, la cultura de un pueblo puede medirse por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública que es poco usada. ¿Cómo se medirá entonces cuando esta permanece cerrada, olvidada y arrumbada?
Ya lo decía Miguel de Cervantes, el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe más de lo que sabía antes.
Con un libro se puede viajar al leer. Viajando, conocer, saber, imaginar y aprender. Por eso diría Francis de Croisset,  que la lectura es el viaje de los que no pueden tomar un tren.
Conviene  saber y entender, por nuestro bien, que la cultura es algo esencial que no se debiera desatender.


DE PLUTARCO Y MI GUSTO POR CITARLO.


Plutarco


Me gustan mucho las sentencias de Plutarco y por eso me encanta citarlo. Hoy, al recordarlo, quiero usarlo para referirme a un personaje infame y estrafalario, que vive en un “castillo” del extrarradio, pero lo hago sin dar su nombre, ni llegar a mencionarlo, porque no es necesario. 
 “Los malvados no necesitan del castigo de Dios, ni de los hombres, porque su vida corrompida y atormentada es para ellos una condena continuada”.
Dura prisión será y poca tranquilidad tendrá, aquel que vive y encuentra la felicidad en su propia iniquidad.
La realidad es que de este personaje, solo se le recordará por la huella de su maldad y en cambio Plutarco, el biógrafo y ensayista griego de la antiguedad, era, es y será, un personaje genial, maestro y filósofo excepcional.

DE LO PERDIDO O GANADO, DE FUTURO Y PASADO.




Decía Guy Mollet algo que yo comparto y es que en política, igual que entre gitanos y payos, mantener una buena relación, una coalición o un pacto, es como llevar el zapato derecho en el pie izquierdo sin que te salgan callos.
Ante un pacto o acuerdo, como Plutarco, observo que un ejército de ciervos dirigidos por un león cuerdo, es mucho más temible que un ejército de leones dirigidos por un ciervo.
La política de Castril tiene un triste sino, es tú o yo, no tú y yo,  peleando por un mismo destino.
La política es un arte, lo decía Napoleón Bonaparte, porque no hay un pueblo malo para un buen gobernante. Ni hay un pacto imposible al que pueda llegarse o que sea inalcanzable, si su objetivo es respetable.
John Galsworthy  tenía una teoría según la cual la regla del político es no decir lo mismo que antes decía en la oposición, cuando ostenta el bastón. Porque entonces tendrá la obligación de intentar lograr lo que anteriormente no logró el otro con su gestión. En Castril, en esta ocasión, se demuestra con creces esta cuestión, al menos, en mi imparcial opinión.
Un Alcalde que se precie de serlo, sólo tiene un dueño, que es su pueblo. Los Alcaldes ambiciosos son reos y tienen tantos amos como menesterosos que les puedan ser útiles para sentirse más poderosos.
Si Tácito viviera hoy en Castril y viera este estropicio, corroboraría aquel principio conciso de que, para quienes ambicionan el poder y por mantenerlo hacen lo que sea preciso, no existe un término medio entre la cumbre y el precipicio.
Como Lord Byron siempre he pensado que el mejor “profeta” del futuro es el pasado. Porque queda demostrado, con lo antes logrado, hasta donde, hoy y mañana, se podría haber llegado.
Cada cual queda por lo que es y se le recuerda por el valor de lo trabajado y logrado. Y si el tiempo pone a cada cual en su lado, para terminar lo enunciado, este epílogo he encontrado; “Sólo el futuro da un sentido al pasado”.

OTRO SOLILOQUIO DE UN CUERDO LOCO




Para lograr algo, un Alcalde ha de recorrer muchos pasillos y tiene que hacer “encaje de bolillos”, porque el “éxito” es una escalera por la que no puedes subir con las manos en los bolsillos.
El fracaso consiste en no persistir o volver, en desanimarse después del error que se pudo cometer sin querer y en no levantarse después de caer.
En cualquier caso, el éxito o el fracaso, son la medida con la que los demás te miran y juzgan a tu paso.

IDEAS



Decía Truman Capote que, sin duda,  el que no imagina es como el que no suda; que almacena veneno y amargura.
Edmundo O´Gorman añadió a esta cuestión que la suprema facultad del hombre no es la razón, sino la imaginación.
Como Víctor Hugo, yo comparto que con imaginación llegas a dónde quieras, porque lo que conduce y arrastra al mundo no son las máquinas, sino las ideas.
 Las ideas son importantes, pero de nada sirven si no se comparten. Esto es algo en lo que siempre creeré y por eso, para ilustrarlo diré y con el proverbio chino al que recurriré lo explicaré;  
“Cuéntame algo, lo olvidaré. Muéstramelo, lo recordaré. Sin embargo, implícame en ello y lo comprenderé”.

DE LA CORDURA DE APOSTAR POR UNA INICIATIVA NECESARIA Y SEGURA.




Tito Livio decía que ante las apreturas, cuando la situación es adversa, la esperanza poca y las expectativas duras, las determinaciones fuertes son las más seguras.
Rescato estas palabras del historiador y filósofo de la Roma antigua, porque, en suma, su mensaje mantiene una vigencia que abruma.
Castril no puede permitirse el lujo de dejar pasar unas oportunidades que nunca volverán a presentarse ante nosotros, me refiero, por ejemplo, a la consecución del proyecto de nuevos regadíos, a la modernización de los antiguos, a la consolidación de su oferta turística y a la búsqueda de nuevos yacimientos de empleo vinculados a la transformación de los productos agrícolas y ganaderos o del sector servicios.
Mal vamos, si el esfuerzo de quien debería liderar estas iniciativas o, cuando menos, estar al servicio de quienes las quieren llevar a cabo, se destina a socavar los proyectos y a desprestigiar a sus promotores.
Lo sustantivo es la importancia de los proyectos y su incidencia en la economía local; lo insustancial es tumbarlos por dañar a las personas que nos incomodan.
Me duele que se siembren dudas sobre la honestidad y honradez de un grupo de agricultores que se pusieron al frente de una Comunidad de Regantes, para sacar adelante una iniciativa en la que están tan afectados e implicados como el restos de los comuneros; de manera que el éxito o el fracaso del proyecto les beneficiará o dañará en la misma medida que al resto.
Algunos no se cansan de insinuar feos manejos, apropiaciones o malversaciones del dinero que los agricultores de esa Comunidad de Regantes han aportado. Algo que, además de insidioso y falso, es extremadamente dañino para la continuidad del proyecto de nuevos regadíos.
No es extraño que estas habladurías estén alentadas, cuando no inventadas, por sectores  de supuestos ecologistas, para afirmar tal cosa no hacen falta demasiadas pistas.
La Junta Rectora y el Presidente de la Comunidad de Regantes “Riegos del Castril” han dado, dan y darán, cuenta antes sus socios, por eso es injusto e interesado que los ataques que reciben vengan de otros grupos que sólo buscan que finalmente no se llegue a regar. De ese modo se daría la curiosa contradicción de que se culpe a unos por el desatino e insensatez de otros, es decir, de aquellos autodenominados ecologistas que en su supuesta defensa medioambiental quieren que todo siga igual de mal, aunque Castril se muera y sus vecinos se tengan que marchar para buscarse la vida en otro lugar.
El proyecto que lideran los responsables de la Comunidad de Regantes “del Castril” para nuestro término municipal, es esencialmente una propuesta sostenible y extremadamente respetuosa en la cuestión medioambiental.
Parece que nadie valora el giro copernicano que los agricultores han dado sobre sus demandas, para adaptarlas y orientarlas a conseguir regar con el menor daño.
Nunca he entendido por qué un proyecto tan moderno y concienciado con el medio ambiente, no ha sido apoyado con uñas y dientes por los ecologistas y sus allegados. Debería haber ocurrido todo lo contrario y los grupos ecologistas deberían haberlo defendido, apoyado y liderado, como ejemplo de lo que se debe hacer para alcanzar un desarrollo económico sostenible, respetuoso, moderno y avanzado.
No debemos olvidar que esta iniciativa surgió de un ambicioso y sostenible estudio o proyecto de desarrollo integral del municipio de Castril, en cuya redacción participaron todos los sectores sociales del término municipal, desde ganaderos a agricultores, empresarios, ecologistas, técnicos, Universidades o gestores políticos. Si no me equivoco, el nuevo Alcalde de Castril, también colaboró en el estudio como Agente del Medio Ambiente, por tanto ha de ser consciente de la importancia decisiva que este tiene.
No hay nada que no sea susceptible de ser mejorado, criticado o matizado, en algún aspecto determinado en el que se pudiera haber fallado, pero un proyecto tan acertado y consensuado, merece la pena y ha de ser respetado y apoyado, máxime si queremos avanzar en la búsqueda de un futuro para Castril mejor y más agraciado.  
En lo que a mí respecta, siempre he tenido claro que esa, y no otra, es la dirección correcta, por eso alenté, empujé y apoyé el Proyecto de Desarrollo Sostenible del Municipio de Castril, de manera rotunda y con una implicación directa.
Por esa razón me puse a disposición de los agricultores de Castril, les brindé mi apoyo total y la máxima atención. Reivindicando sus propuestas y demandas ante la administración; respetando, siempre, la independencia de su gestión.  
Me siento responsable, en parte, de los muchos inconvenientes y trabas que han jalonado la tramitación de este proyecto ante la administración. Una vez me dijo un altísimo responsable de la Confederación que jamás en la historia de esta institución se había  tramitado un proyecto de regadíos con tal grado de oposición de grupos ecologistas contrarios a esta concesión. Él, como yo, tenía claro que en esta obsesión de que a los regantes castrileños se les diera, como respuesta, un “NO”,  se escondían intereses políticos con aviesa intención. O lo que es lo mismo, que para que mi labor como Alcalde no se viera beneficiada por conseguir para los agricultores una demanda tan esperada y deseada, los ecologistas castrileños y aquellos que les manejan o avalan, convirtieron este tema en una ardua batalla.
Al final, lo que resulta deplorable es que, por perjudicarme a mí, a Castril se le hizo un daño incalculable, torpedeando la modernización y ampliación de su zona regable.
No quisiera que de mis palabras se extrajera, como conclusión, que no confío o no creo de corazón que, a pesar de tanta traba y tropezón, Castril no regará sus tierras, tal como es su ambición. Es otra mi convicción, sencillamente porque los agricultores castrileños no cejarán en su intención y lucharán  para conseguir sus derechos con empuje y tesón, porque les  asiste la razón.
Lo que quiero decir con estas palabras y mi verdadera intención, es dejar clara mi opinión respeto a que sería un error de este Ayuntamiento, no poner toda la carne en el asador, para sacar adelante un proyecto que afecta a un considerable sector de la población y que, en términos generales y una vez conseguido, supondría un revulsivo, necesario y decisivo, para la mejora de la economía del municipio.