miércoles, 28 de diciembre de 2011

DEFINICIONES PARA UNA MENTIRA.



Hoy he leído en un texto de Shakti Gawain, que es una escritora y ecologista india, pionera en el campo del crecimiento personal, la meditación y todo lo relacionado con el género de autoayuda;  algo parecido a que la mentira (o la ignorancia) es como una sombra, que carece de materia y simplemente está provocada por la falta de luz; por más que te empeñes, no puedes hacer que una sombra desaparezca tratando de luchar contra ella o pisoteándola. De nada sirve tampoco quejarte amargamente de la imagen que de ti refleja, ni utilizar cualquier otra forma de resistencia emocional o física.
Para provocar que una sombra (o una mentira) desaparezca solo hay una manera correcta de actuar que solo conlleva el poner mucha luz en ella.
Ante ella, mucha paciencia es lo que Sófocles aconseja, porque una mentira nunca vive para llegar a vieja.
A Jean Cocteau se le atribuye esta obviedad, decía  que del mismo modo que un vaso de vino medio vacío, es también uno medio lleno;  una mentira a medias, en modo alguno es una media verdad.
William James, el filósofo estadounidense de larga y brillante carrera en la Universidad de Harvard, afirmaba que  no hay mentira peor que una verdad mal entendida por los que la oyen.
Con tanta cita de personajes de reconocida valía y famosos por su sabiduría, vengo a demostrar lo mucho que da de sí y las muchas definiciones que tiene algo tan presente en nuestra vida como es la mentira.
Y es que, por desgracia, más que por suerte, nadie se libra de mentir alguna vez o de que mientan y viertan mentiras que le afecten o atañan a él.