sábado, 31 de diciembre de 2011

EL TELEFONO ENTRA EN COLAPSO.




No exagero con lo que voy a decir y es que con tanta llamada y mensajes con los que no paro de reír, me doy cuenta de que los buenos amigos son como los radares de la Guardia Civil, que aunque no los veas siempre están ahí.Al menos eso indican muchos de los sms que hoy recibí.
Por eso estoy convencido, porque me siento extraordinariamente querido, de que se cambia de año; se cambia de sueños; se cambia de objetivos; se cambia de aspecto. Pero jamás, jamás se cambia de amigos.
Mientras me coma las uvas en buena compañía, con gente que me quiere, me querrá y me quería, cerraré los ojos y pensaré en todo lo que me hizo sufrir en el año que termina, lo olvidaré y sonreiré por lo que me hizo feliz, deseando que esas sonrisas se multipliquen por 2012, multiplicado por mil.
Es lo que deseo para tantísimos amigos que me quieren, aunque no lo merezca, y que se acuerdan siempre de mí.

ESTA FOTO ESTA MEJOR Y SOY MÁS YO.






Como no me gusta demasiado la foto anterior, que he colgado a modo de felicitación, pongo está que tiene más semejanza con el horizonte que me espera de viajes por una nueva ocupación.
En Enero me marcho a Lisboa  y, con la excusa de exponer las nuevas obras de mi faceta de creador, tantearé el terreno y dilucidaré si aquel es un destino más prometedor y enriquecedor, sobre todo, ahora que no soy Alcalde y he vuelto a mi oficio de pintor.
Lo fui, pero ya no soy un artista reconocido, ni tampoco tengo edad para volver a ser un pintor revelación. Como abandoné mi carrera de creador para ser el Alcalde de Castril, algo de lo que no me arrepiento y que llevo con mucho honor; siento que como artista, no como Alcalde de nuestro Ayuntamiento, sí perdí el tiempo y descuidé mi carrera en el mejor momento de éxito, críticas y reconocimiento.
Por eso y si soy sincero, tengo claro que ahora debo empezar de cero y, aunque no me da miedo, es evidente que hay mucho en juego, porque es a mi futuro a lo que me refiero y en lo que pienso en este momento.
Aunque, tampoco puedo olvidarme, ni lo quiero, ni renuncio a mi pueblo o a gobernarlo de nuevo, llegado el momento.

FELICITACIÓN OFICIAL



A modo de un rey, marqués, conde o barón, aquí os dejo mi foto oficial, a modo de felicitación.
Con aire solemne, calva incipiente, papada y cara de perro pachón, sentado en mi trono, poltrona o sillón, os envío, con mi cariño, un cachito de mi corazón.
A los que me quieren, claro, a los que no me quieren, no.

FELIZ AÑO NUEVO, CON MUCHA SUERTE, TRABAJO Y SALUD. QUE NO FALTE EL AMOR Y QUE EN 2012 SIGAIS LEYENDO MI BLOG.

CLARIVIDENCIA, TAROT Y CARTOMANCIA.



Juraría, a tenor de las pesquisas que días atrás hacía en mi nueva condición de “espía”, que se confirmaría lo que yo ya sabía y nadie imaginaría.
Si cumple su promesa, el Alcalde dejará el trabajo en su empresa y cobrará del Ayuntamiento, si es que, con tanto sueldo, queda algún dinero.


Para este año nuevo, con mayor o menor tino y sin ser Rappel u otro sagaz adivino, lo que vaticino es que la Concejala Alicia López renunciará a su sueldo y buscará un trabajo en otro destino.
Aunque la verdad es que eso no supondrá un cambio de gobierno, ni ella renunciará a su Acta de Concejal. Me imagino que en su decisión lo que pesará es la responsabilidad y la honestidad ante la grave situación económica municipal y la imposibilidad de pagar a todos los Concejales del Equipo de Gobierno Local.



En las cartas del tarot, emulando a Aramís Fuster, he leído que podría ser que el Alcalde tuviera que proceder a retirar el sueldo a los concejales para poder cobrar él.
Aunque, el Alcalde, en cuenta ha de tener, que si le quita la paga a Maribel, como la Bruja Lola se va a enfurecer y dos velas negras le querrá poner.


Difícil papeleta, para el que en este charco se meta, decidir a suertes o en una ruleta,si les mantiene el sueldo o si les deja se en el paro y sin cobrar ni un euro, duro, real o peseta.
Mucho me temo y de ello tengo constancia, que a este Alcalde solo le mueve la arrogancia y que en su proceder destaca, aumenta y cobra importancia, el odio y la intolerancia.
Para saber esto no hay que tener demasiada clarividencia o inteligencia, ni necesito ser un experto en cartomancia o videncia.
Por la guija he sabido que si el Alcalde cumple con su objetivo de no mantener lo prometido, el nuevo año será bastante movido.  
En los posos del té he leído que Miguel ya está convencido de que erró en lo decidido y que acabará arrepentido de gobernar sin ser el Alcalde que el pueblo había votado o querido.
Esta noche es perfecta para hacer un derroche de buenas intenciones y predicciones, además de algún que otro reproche.
No necesito tarot, guija o los posos del té, ni tampoco recurrir a Rapel o a Aramís Fuster, para adivinar, pronosticar y ver, que este nuevo gobierno, no empezó, ni acabará bien.
En la noche que acaba el año viejo y nace el nuevo, mi deseo para los vecinos del pueblo, con todos los habitantes del término municipal entero, es que las cosas mejoren y haya más riqueza, salud y empleo.
Para ello, con cada uva haré un ruego, para que pronto cambiemos de gobierno y que el nuevo, el que de verdad votó el pueblo, pueda y sea capaz de enderezar el difícil momento que padecemos.
Con o sin bastón, siendo Alcalde o Concejal en la Oposición, como mi pueblo y su gente me importan y tienen mucho valor, lo importante es que siempre les/os deseo lo mejor.



FELIZ NOCHE VIEJA, FELIZ AÑO NUEVO Y UN BRINDIS POR CASTRIL, CON UN BUEN  VINO, CAVA O LICOR, POR UN FUTURO MÁS HALAGÜEÑO, PROMETEDOR Y LLENO DE AMOR.            

viernes, 30 de diciembre de 2011

FACILIDADES PARA LAS FELICIDADES.



Para que Castril tuviera un porvenir más venturoso y un Año Nuevo mejor, más que “Felicidades”, el Alcalde tendría que ofrecer al pueblo “Facilidades”.
Para ello, nada más oportuno y con más acierto que abandonar el gobierno del pueblo, porque Castril no encontrará la FELICIDAD con un Gobierno al no votó mayoritariamente, ni quiso o quiere la gente en realidad.
A mi modo de ver, este Alcalde entiende el Gobierno Local como lo describía Groucho Marx. Para él y según a lo que nos tiene acostumbrados, la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.
 Y es que lo que en este Alcalde se demuestra y se ve, es que cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la retórica de su lenguaje y mezquino o soez, su modo de proceder. No sólo lo digo yo, lo escribió antes un  novelista, ensayista y poeta inglés, creo que Aldous se llamaba de nombre y de apellido Huxley, tal vez.
Hay buenos y malos políticos, los que aman a su pueblo y los que se empeñan en hundirlo. Con el ejemplo que este Alcalde ofrece ahora mismo, queda claro que es cierto eso de que los políticos no son siempre lo mismo.
Hay unos que trabajan por el futuro real de su municipio cumpliendo lo prometido y otros, los impostores que siempre han mentido, que prometen construir puentes aunque no haya un río. Este argumento no es mío, de un comunista ruso es la autoría de lo que escribo.
Para terminar, me apropio de una frase del poeta italiano Arturo Graf y con ella defino al detalle lo que la política municipal parece significar para nuestro Alcalde. Pues a juzgar por su proceder, para él, gobernar es el arte de traicionar los intereses reales y legítimos de un pueblo por el dinero de un sueldo y justificarse inventado y creando otros imaginarios, espurios e injustos.
Por eso, todo vecino en sus cabales, en vez de darle “FELICIDADES”, al Alcalde daría, para que se fuera a otros lares,  “FACILIDADES”.


CADENA DE FAVORES.

Ayuntamiento de Castril.

portal web de servicios administrativos al ciudadano.

www.ayuntamientodecastril.es


Si buscáis en la página web del Ayuntamiento de Castril, en la Junta de Gobierno Nº 5 de 2011, en el punto 7 encontraréis una información muy jugosa. Por si no la podéis abrir, yo os la reproduzco debajo, para que todo el mundo vea el morro y el desparpajo con que se pagan los desvelos de algunos en atacarme todos estos años.
Y es que, a la hora de cobrar su desinteresado apoyo a quien nos gobierna, el que no corre vuela y todos quieren rebañar de la misma cazuela.


ESPÍRITU NAVIDEÑO EN LOS RUEGOS Y PREGUNTAS AL PLENO.




Hoy hemos celebrado el último Pleno Ordinario del año. La diferencia entre un Pleno de la Corporación de carácter Ordinario o Extraordinario, es que solo en el primero hay un importante punto en el Orden del Día, denominado “Ruegos, Preguntas y Mociones de Control”, que es el momento en el que la  Oposición puede hacer preguntas, pedir explicaciones o plantear mociones. El Alcalde esperaba hoy que le bombardeara a preguntas y la verdad es que llevaba un montón para hacerle, pues son innumerables las explicaciones que tendrá que dar con tanto desatino. Pero, al llegar mi turno de preguntar, sorprendí al personal y le comuniqué al Alcalde y a la Secretaria Municipal que no haría ninguna, para terminar bien el año y la Navidad.
Así que esta mañana, en el Ayuntamiento ha reinado la paz y el buen rollo, algo que, por otra parte, no tiene nunca por qué faltar.
Sólo dos cosas voy a destacar del Pleno de esta mañana por su curiosidad; la primera es que se ha iniciado, con los votos en contra del PSOE de Castril, un expediente para modificar las partidas del Presupuesto Municipal. El objetivo es contar con dinero para pagar los sueldos de los “altos cargos” y para ello se cogerá el dinero destinado a obras y mantenimiento.
Una auténtica barbaridad que dará mucho que hablar, de ser aprobada finalmente, claro está, porque dudo mucho que las direcciones de Izquierda Unida o del Partido Popular den su visto bueno a esta propuesta de la Alcaldía.
Tampoco creo que nadie en su sano juicio pueda entender que se muestre tal grado de desvergüenza al destinar el dinero de la partida de obras y mantenimiento a pagar los sueldos de Concejales que no trabajan, ni se sabe por qué los cobran.
El segundo punto viene con documento adjunto, para que nadie piense que miento sobre el asunto.
Entre otra excusa, hay una que el Alcalde usa, que es que despidió a Francisco Pardo, alias “Paquillo farolas”, porque su puesto sobraba y el Ayuntamiento no lo necesitaba. Pero mira por donde, el Alcalde dictó un Decreto por el que contrataba a mi pariente para ese mismo puesto. Os muestro el mentado Decreto de la Alcaldía, que el Alcalde dicto un día y que demuestra que miente tanto ahora, como antes mentía, porque lo ha en realidad había al despedir a Francisco Pardo era ánimo de venganza y manía. O puede que fuera la única forma que el Alcalde tenía, para pagar a mi pariente el favor que le debía por apoyar el acuerdo que le aupó a la Alcaldía.
El Decreto no tiene desperdicio y sí aporta un descrédito manifiesto.
Con esto el Alcalde demuestra lo que siempre digo, que no es lo mismo predicar, que dar trigo.



Ojo al detalle, que hasta el Alcalde me considera a mi como tal, pues ni se ha molestado en quitar mi nombre en este decreto como si fuera yo el que le ordenara.

jueves, 29 de diciembre de 2011

CUMPLEAÑOS FELIZ



Hoy es mi cumpleaños, pero cumplo tantos que casi prefiero olvidarlo. Dicen que con el paso de los años nos volvemos más picaros, menos sinceros y más huraños, será, quizás, por los desengaños.
De tanto mentir sobre los años, no se los que puede que tenga y ya no me sale la cuenta, sólo diré que aunque pasé de los cuarenta, tengo menos de cincuenta.
Si fuera verdad que la edad es un como un libro lleno de páginas que hablan de victorias, triunfos, tristezas y sinsabores, con los años que tengo y lo vivido hasta este momento, lo escrito en el libro de mi vida es como una enciclopedia ilustrada, unas veces en blanco y negro y otras con vivos colores.
Aunque no sea un consuelo, cada año que pasa me digo, porque decirlo merece la pena, que la edad no se cuenta, lo que se vive es lo que cuenta.
Miente el que se conforma y mantiene que cada uno es tan viejo como se siente, porque uno es más viejo cuando más años tiene. Y es que el hombre que ve los 50 años igual que los 20, es porque ha desperdiciado 30 años de su vida y no vive la realidad del presente.
Yo prefiero decir que los años que tienes no son los que has vivido, son los que te quedan por vivir. Así que me felicito por los años que he vivido, pero me interesan más los que todavía no he cumplido.

CARTA A LOS REYES MAGOS.




En el Portal de Belén que el Alcalde ha montado en la Plaza, han colocado una caja para que los niños dejen las cartas en las que les piden sus regalos a los Reyes Magos. 
Para que las reciban sus Majestades, Melchor, Gaspar y Baltasar, las recogerá y se las entregará en mano, el Cartero Real, es decir, el Concejal del Partido Popular.
Puestos a pedir y soñar, ante la imposibilidad de pagar tantos sueldos para gobernar, el Alcalde ha pedido a Melchor, Gaspar y Baltasar, como regalo de Navidad, que cada vecino apadrine a un Concejal.
Yo que el Alcalde, este año no esperaría ese regalo, porque los Reyes Magos no son tontos, ya se habrán enterado y estarán bien informados, de que por prometer tantos sueldos, sin dinero con el que pagarlos, más que un regalo, el Alcalde necesita un milagro, que nadie esperamos, porque la cosa ya se le ha ido de las manos.
Querido Alcalde, si te tropiezas con los Reyes Magos e insisten en que te metas en uno de sus sacos, no temas, es porque yo he pedido como regalo que te devuelvan a Huéscar o que te manden a gobernar en otro lado.

DE HISTRIÓNICOS.





Habrán de saber que un histriónico, sea hombre, mujer, rey, reina o paje, es aquel personaje que lo mismo te baila una jota,  que guisa unas migas o un potaje, canta un fandango o te corta un buen traje.  
Algunas veces decimos de algunos, o solemos escuchar en otros, frases como “no tiene personalidad” o “tiene doble personalidad” para definir el carácter de alguien en particular.
Otras veces alguno añade a esa lista, sin ser un médico especialista, que alguien es “un psicópata” o “una histérica”.
A lo que nos referimos, con la osadía del ojo clínico de un aficionado desinformado, es a la forma de ser de esas personas o a su personalidad.
Es evidente que diagnosticar esta u otra patología en una persona es más complicado de lo que creemos o pueda parecer.
No obstante yo me atrevo a juzgar y diagnosticar al que antes me ha juzgado sin piedad, caridad o cuidado y, sin ser médico colegiado, como enfermo o apestado, me ha diagnosticado.
El psicólogo clínico Fernando Azor Lafarga, para definir el concepto de “personalidad”, dice que es la forma de ser de un individuo, en la que incluiríamos los sentimientos, los pensamientos y como no, la conducta, que se mantiene más o menos estable en el tiempo y que llega a definir a la persona por sus actos.
Es frecuente observar en niños muy pequeños algunos rasgos muy particulares que nos pueden dar pistas de cómo podría ser su personalidad en el futuro. Me imagino que quien me conociera de niño ya adivinaría cómo sería yo de mayor. Aunque, a mi juicio o corto entender, es en la adolescencia en donde parece que se forma nuestra personalidad. Ayuda mucho, al menos a mí me ayudó, contar y crecer con una familia tolerante, que te permita desarrollarte en libertad y sin condicionantes, culpas o miedos al qué dirán.
A partir de entonces es difícil observar cambios llamativos en la forma de ser de una persona, salvo que éstos sean provocados por alguna situación traumática u obedezcan a la superación de complejos o prejuicios. Yo creo que, aunque parece difícil que una persona pueda cambiar su personalidad, afortunadamente, sí es posible que pueda modificar ciertos comportamientos o aprender nuevas formas de actuar cuando vive y ejercita su libertad.
Atendiendo a los rasgos de su personalidad, nos podemos encontrar con amigos obsesivos, maniáticos,  narcisistas,  histriónicos,  paranoicos o, incluso, psicópatas. Aunque, analizándome a mí mismo y poniéndome como ejemplo, es importante tener en cuenta que, en realidad, todos pecamos de ser un poco obsesivos, un poco fóbicos, un poco paranoicos o muy narcisistas. Es decir, que podemos presentar diferentes características que definen nuestra forma de ser, sin que estemos locos o presentemos un trastorno o una patología clínica.
Cuando algunos rasgos de personalidad se hacen extremos y condicionan toda la conducta de una persona, solemos hablar de la existencia de un trastorno de personalidad. El problema estriba en que la persona que sufre este tipo de trastorno, generalmente, no es consciente del mismo, es decir, que no considera que el problema esté en su forma de ser y se gusta tal como es.
Es muy difícil modificar en nosotros aquellos rasgos de nuestra forma de ser que generan rechazo y nos dan problemas. Lo recurrente y fácil es justificarse a uno mismo, echando la culpa a los demás y criticando en otros el reflejo de los defectos de nuestra propia personalidad.
Vaya sermón que acabo de soltar para descifrar y hablar de la personalidad de algunas personas en particular. Y es que, para hablar con propiedad, uno se ha de documentar y he tenido que estudiar todo un tratado de psicología clínica sobre salud metal, como si me fuera a examinar.
No es nada extraño que, entre mi afición a leer lo que sea, reflexionar y documentar mis opiniones, para escribirlas con propiedad y mi incontinencia verbal; para hablar de falsedad, histrionismo, inconsistencia y personalidad triple o doble, casi escribo un tratado de psicología casera, pretenciosa e insoportable.  
Yo conozco a más de una persona histriónica, o histérica quizás, que busca llamar la atención siendo el gallo del corral y se comporta de un modo afectado, artificial y teatral. Presumen de tener millones de amigos y amigas que seguramente les querrán de verdad. Se mofan y se parecen alegrar de que, supuestamente, otros no tienen amigos y viven en soledad.   
Pero para ellas y aunque hagan amistades con mucha facilidad, la amistad es algo superficial y banal. Exageran las emociones y se esfuerzan en provocar simpatía o en acaparar la atención de toda la sociedad y, aunque tal extremo no lo puedo afirmar sin faltar a la verdad, los especialistas afirman que las personas con personalidad histriónica, son proclives a los comportamientos sexuales provocativos o a sexualizar relaciones, que no son sexuales, de amistad.
La moraleja que algunos pueden encontrar en este atrevido y particular tratado sobre la personalidad, es que, cuando somos aficionados y proclives a inventar “enfermedades” en los demás y les criticamos o dañamos con ellas, con intencionada maldad, nos exponemos a que también a nosotros nos puedan diagnosticar una enfermedad, con semejante falta de objetividad, rigor y seriedad o con similar intencionalidad y crueldad.  
Ahora que me propongo terminar y acabar con este burdo tratado de psicología sobre el trastorno de la personalidad, no me puedo aclarar de si hablo y escribo sobre mí, de alguien en particular, de nadie o de todo el mundo en general. Pero eso lo dejo a la opinión o criterio de los demás y a lo que, de ello, cada cual quiera pensar.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

SOLILOQUIOS.



Un Alcalde, cuando ya no lo es, como una cuenta bancaria podría ser, si no tiene un montón de dinero (o poder), no genera ningún interés.
Si en este Alcalde hubiera algo destacable, sería que tiene menos futuro que un submarino descapotable.
Si ser Alcalde fuera un chiste, eso de que quien ríe el último, ríe mejor, yo no lo tengo nada claro; más bien creo que el que se ríe el último es porque no lo ha pillado.
De un Alcalde se espera que vaya hacia la montaña, si ella no viene a ti y quieres alcanzar su cumbre. Pero, en lo que a mí  incumbe, tengo claro que si una montaña viene hacia mí, corro, porque será un derrumbe.
No entiendo que este Alcalde se pique con el que le precedió en el Ayuntamiento, porque sólo quien ha comido ajo puede criticarnos con conocimiento o darnos una palabra de aliento.
 El Alcalde que no se da cuenta de que llegó a serlo si merecerlo y con mancha, es como el calvo que dice que no lo es y que lo que pasa es que se hace la raya muy ancha.
Con sus escasos contactos y agarraderas, este Alcalde ha de saber que, para él, hay cuatro palabras que le abrirán muchas puertas: tira, empuja, sal y cierra.
A este Alcalde solo se le recordará por un dudoso logro y es que, no ganando, ganó, aunque lo importante para él no era ganar, sino hacer perder a otro.
Para acabar con tanta tontería, le diría al Alcalde, sobre la Alcaldía, que, como la vida misma, no se tome demasiado en serio, porque, al fin y al cabo, no saldrá vivo de ella, ni como uno quisiera.

DE UN CIEGO QUE NO VE QUE TIENE QUE IRSE




Me repito para describir la poca vista del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Castril y vuelvo a recurrir a aquello que se suele decir sobre que en el mundo de los ciegos, el tuerto es el rey.
Pero como se empecina en no ver lo que anhela el pueblo y la mala imagen que tiene por lo que está viendo en él; creo que este Alcalde, en vez de tuerto, es el que está más ciego de los seis, porque se convence a sí mismo y para sus adentros se dice, como el ciego que es;  ¡No veo la hora de irme para no volver!

DE RESPONSABILIDADES Y DE APRENDER DE ERRORES GARRAFALES.



Aunque a muchos de mis amigos les molesta que de tantas vueltas y me auto flagele por los fallos o errores en los que incurrí con mi forma de gobernar, no hago caso a su consejo e insisto nuevamente en ello, dando otra vuelta de tuerca a las dudas que se me plantean sobre los errores o aciertos de mi etapa de gobierno.  
Un Alcalde ha de estar dispuesto a arriesgarse para actuar cuando está convencido y cree que un proyecto es lo mejor para su pueblo. No debe temer cometer errores, porque de ellos aprenderá a prestar atención a lo que funciona o a lo que no servirá; a lo que merece la pena o a lo malo que erradicar de su gestión municipal.
Por eso,  para el Alcalde que está al frente del gobierno de su pueblo, lo vergonzoso no es el fracaso, sobre todo si la intención era tan buena como el empeño. A mi modo de ver, lo que yo entiendo como un erróneo  desacierto es no hacer nada, no pelear, no aspirar a un futuro más halagüeño o estarse quieto, porque lo realmente vergonzoso es no hacer el intento.
Para acertar, casi siempre, antes uno se tiene que equivocar. El que a nada aspira, ni tiene un proyecto para su pueblo que ofrecer o por el que luchar, nunca cometerá errores, ni se equivocará, salvo en algo esencial o fundamental y es que la única misión de un Alcalde es pelear y luchar por el pueblo que lo eligió para gobernar.
Lo que he aprendido en los años que he sido el Alcalde de nuestro pueblo, es que de los errores se aprende y hay que reconocerlos para no volver a cometerlos.
Pero que al que se esfuerza en trabajar y se embarca en generar o gestionar ambiciosos proyectos para mejorar y buscar el bienestar de su pueblo, se le puede perdonar un tropiezo, si, al errar, lo hace sin pretenderlo o no siendo consciente de ello.  
Mi mayor error y el que más lamento, fue no entender y apoyar el sentimiento mayoritario de los vecinos del pueblo, respecto a la defensa del río y la inconveniencia del proyecto de abastecimiento de agua para Baza promovido por el Gobierno.
Como Alcalde y atendiendo a mi responsabilidad de actuar en mi ámbito competencial y en el marco de la legalidad, mantuve una posición que no se entendió en su justa medida. Quiero decir con esto que no sumarme a las movilizaciones en contra de esta obra, tan controvertida y denostada, no obedeció a intereses ocultos o ilegales, muy al contrario y aunque fuera poco acertado, en mi posición ante el conflicto, primó el convencimiento de que para solucionar algunos de los gravísimos problemas que padece nuestro pueblo, era necesario defender un proyecto global que solucionaría los problemas de todos los municipios de la Comarca y sobre todo, los de Castril  primero. 
Para ser más explicito y partiendo de la base de que siempre creí que el caudal de agua destinada al consumo humano de la población de Baza no sería perjudicial, ni afectaría o dañaría la integridad y los valores medioambientales de nuestro río,  tuve muy presente la gravísima situación de nuestro abastecimiento de agua potable y, por eso, demandé y conseguí que la Consejería de Medio Ambiente y la Agencia Andaluza del Agua se comprometieran y redactaran el necesario proyecto para sustituir la tubería que abastece al municipio desde el nacimiento del Arroyo Juan Ruiz hasta el Cuquillo, además de una actuación integral en el ciclo municipal del agua, con la construcción de nuevos depósitos de agua en Campo Cebas o el Nacimiento y nuevas EDAR en Fátima, Tubos o Campo Cebas.  
Puede que fuera errónea, pero mi teoría era que si Baza necesitaba agua de calidad para consumo humano, antes era necesario solventar y cubrir las necesidades de Castril, solucionando sus graves deficiencias.
Si este era un proyecto de ámbito comarcal y se basaba en la solidaridad, Castril debería ser el primer pueblo que la debería recibir o disfrutar y sus necesidades las primeras que se tendrían que solucionar.
Si hay algo seguro, es que nadie da una peseta a cambio de un duro, con esta regla sencilla es fácil asumir que si no se solucionaban los problemas de los pueblos de la Comarca, tampoco lo harían los de Castril.
Equivocado o no, con más o menos razones, con mis actuaciones creí defender los intereses de mi pueblo y, por supuesto, mis decisiones no tuvieron precio, ni son ciertas las afirmaciones de que me dejé comprar o que vendí el río, por uno, dos o mil millones.    
No sé qué ocurrirá finalmente con el proyecto de abastecimiento, pero, como ya he dicho que de los errores aprendo, en esta cuestión escuché y asumo los deseos del pueblo, por eso, modifiqué mi postura al respecto y me mantengo en la decisión de apoyar al nuevo Gobierno Municipal en las actuaciones que decida llevar y que no vulneren la legalidad.
Pero pienso también, me preocupa y me planteo, cómo podremos arreglar y con qué dinero, los graves problemas de la red general de abastecimiento de agua potable en nuestro pueblo.
Si la Junta de Andalucía y el Gobierno Central pretendían ejecutar un proyecto global para mejorar y asegurar el consumo de agua de calidad en el ámbito comarcal y Castril se opone al proyecto en una parte fundamental, todo parece indicar que Castril tampoco recibirá los fondos que requiere con urgencia, ni sus problemas se podrán solucionar.
Con todo esto quiero decir que cuando un Alcalde tiene la responsabilidad de velar de verdad por los intereses y buscar soluciones concretas a los problemas de los vecinos de la localidad, es difícil discernir entre lo que es más acertado, lo que está mal o lo que es necesario, aunque sea contestado y criticado.
Ahora entiendo que lo fácil y ventajoso para mí, habría sido encabezar las pancartas y no contrariar a los ecologetas, alentando y apoyando las revueltas.
Es una evidencia que me habría ido mejor en las encuestas y que con probabilidad todavía sería el Alcalde de la localidad. Pero, como dije antes, actué en conciencia y solo me pesa no haberme sabido explicar con más insistencia para que la gente  entendiera que si hubo error en mi postura y no acerté con mi posición, no tuve, ni lo hice, con mala o aviesa intención.
La lección que el pueblo me enseñó, es que un Alcalde siempre ha de estar del lado de la gente que le votó. Acertado o no y aunque no fuera mi pretensión, en el tema del río, yo no estuve a la altura de lo que la gente esperó.
Si hago una valoración de mi gestión, tengo la impresión de que, entre todas, esta ha sido la más dura lección. Lo bueno que saco como conclusión, es que he aprendido del error y no repetirlo es mi intención, si es que soy Alcalde en alguna otra ocasión.

DEFINICIONES PARA UNA MENTIRA.



Hoy he leído en un texto de Shakti Gawain, que es una escritora y ecologista india, pionera en el campo del crecimiento personal, la meditación y todo lo relacionado con el género de autoayuda;  algo parecido a que la mentira (o la ignorancia) es como una sombra, que carece de materia y simplemente está provocada por la falta de luz; por más que te empeñes, no puedes hacer que una sombra desaparezca tratando de luchar contra ella o pisoteándola. De nada sirve tampoco quejarte amargamente de la imagen que de ti refleja, ni utilizar cualquier otra forma de resistencia emocional o física.
Para provocar que una sombra (o una mentira) desaparezca solo hay una manera correcta de actuar que solo conlleva el poner mucha luz en ella.
Ante ella, mucha paciencia es lo que Sófocles aconseja, porque una mentira nunca vive para llegar a vieja.
A Jean Cocteau se le atribuye esta obviedad, decía  que del mismo modo que un vaso de vino medio vacío, es también uno medio lleno;  una mentira a medias, en modo alguno es una media verdad.
William James, el filósofo estadounidense de larga y brillante carrera en la Universidad de Harvard, afirmaba que  no hay mentira peor que una verdad mal entendida por los que la oyen.
Con tanta cita de personajes de reconocida valía y famosos por su sabiduría, vengo a demostrar lo mucho que da de sí y las muchas definiciones que tiene algo tan presente en nuestra vida como es la mentira.
Y es que, por desgracia, más que por suerte, nadie se libra de mentir alguna vez o de que mientan y viertan mentiras que le afecten o atañan a él.



martes, 27 de diciembre de 2011

DE LA FAMA QUE NO SE MERECE O GANA.



Aunque parezca una contradicción por mi parte y un argumento poco sincero o fiable, esta afirmación no es desdeñable y algunas veces parece constatable, que no hay mucha inteligencia en un Alcalde, porque si la hubiera no querría o aspiraría a serlo.
Yo no entiendo como llegué a ser el Alcalde de Castril, aunque es algo de lo que nunca me voy a arrepentir. No sé si los vecinos me quieren o me tienen aversión y rabia, aunque últimamente más que un Alcalde parecía un bikini, que nadie sabe cómo se sostiene, pero todos quieren que caiga.
Todo el mundo piensa que un Alcalde quiere y aspira a vivir a expensas de su pueblo. Pero si el Alcalde actúa y gestiona como debe ser, conviene no olvidar y saber que, en realidad, el pueblo será el que vivirá a expensas de él.
Lo cierto y verdad es que ningún Alcalde se escapa, ni nunca se escapará, de qué los vecinos desconfíen de él y pongan en duda su honradez y honorabilidad. En los pueblos se tiene la injusta tendencia de presuponer en el Alcalde que gobernó, irregularidades, delitos y oscuros manejos en su gestión o, como poco, todo el mundo le tachará de ladrón.  
A cada Alcalde se le adjudican pingues e ilícitos beneficios, ya sea en dinero, fincas, coches o pisos. Según lo que las malas lenguas han extendido sobre las enormes ganancias que yo he acumulado y que como Alcalde robaba, soy propietario de pisos y casas en varios países fuera de España, además de un apartamento en la playa y más de una vivienda en Granada.
Por supuesto, todo el mundo tiene claro que he robado al pueblo los bienes que supuestamente poseo y que la fortuna ganada es fruto de un atraco a mano armada. Pero lo cierto y real es que nada de eso es verdad y, por supuesto, como es mentira, además de una auténtica barbaridad, nunca nadie podrá demostrar semejante falsedad.
 Tristemente tampoco sucederá que aquel que me acusó y tachó de actuar con una conducta inmoral, deshonrosa e ilegal, me devolverá mi honorabilidad, ni limpiará la mancha con la que me ha ensuciado con total impunidad e iniquidad.
Es un hecho que no me consuela, que hay fama buena y fama mala. Cada uno tiene la que puede, se gana o le cuelgan, sea como fuere, lo verdaderamente rotundo es que fama tiene todo el mundo.
Yo tengo presente  que el valor de una persona no se mide por las veces en que lo derriban y mancha su nombre la gente, sino por las veces en que se levanta, sigue adelante y alza la frente.

DE ARRASTRASE Y TREPAR PARA SER ALCALDE







Casi todo el mundo puede pasar o ser presentado como un político honesto y honrado.  Se puede tener la falsa imagen de un buen Alcalde, de carácter afable y proceder templado e intachable.
Pero cuando se le quita el disfraz y todos descubren que les había engañado, quedando claro lo sucio que es o lo desalmado; un político taimado, como un cerdo, termina siendo un chorizo engullido de un bocado por  la gente que le ha, o no, votado.
Un Alcalde  debería valorar lo que en su día dijera Quevedo, que, con su habitual inteligencia y genialidad, decía que el que ostenta la autoridad, solo si manda con sabiduría, justicia e integridad, será respetado y servido con fidelidad.
Don Francisco de Quevedo, con esta sagaz ocurrencia, pone en evidencia que si un Alcalde  cumple esta lección en conciencia, no necesitará una central de inteligencia, ni ha de temer a los espías o desconfiar de su intendencia.
Muchas veces pienso y tengo contradictorias sensaciones sobre  este Alcalde y sus ínfulas de grandeza o sus pretensiones de mandar por cojones, aunque sean otros los que le marcan el camino y tomen las decisiones.  
Con esto queda claro y se manifiesta que hay poca inteligencia en el que se  empecina en mandar al precio que sea, aunque no esté legitimado y lo sepa en conciencia, ni sea capaz de gobernar con acierto y diligencia.
Es una obviedad que el cerebro solo les sirve a algunos para pensar que piensan, aunque a la vista está que no lo hacen, ni lo demuestran.
Una vez dijo el sabio Herodes que hay tontos que fingen ser sabios y sabios que fingen ser tontos, debe ser cierto, pero yo advierto, viendo lo que estoy viendo, que en Castril se da el primer caso que se ha conocido de un tonto que, creyéndose listo, finge ser lo mismo de tonto que siempre ha sido.
Hay una buena lección de humildad que me vale a mí y también le sirve a nuestro Alcalde y es que  cuando uno se considera a sí mismo poderoso y grande, conviene que examine antes la posición del sol, no vaya que sea la sombra de un pigmeo, en vez de la de un gigante.
Cada vez me convenzo más de que es lamentable que haya un gobierno contrario a los deseos e intereses del pueblo, con un acuerdo sustentado o movido solamente por un odio ciego y por el dinero de un sueldo.
Los vecinos ya se habrán forjado una opinión sobre el acuerdo que facilitó este nuevo gobierno  municipal y es que la ambición y la animadversión, pueden llevar a algunos a perpetrar los actos más viles de deshonor e indignidad.
Con su caradura evidencian la locura de un pacto basado en una impostura.
También hay una conclusión a la que llegar y es qué se adopta la misma postura para arrastrarse que para trepar.


JUAN MAR EN EL MUSEO DE LA CASA DE LOS TIROS. GRANDADA.

EXPOSICIÓN DE JUAN MAR EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE CADIZ.



MÁS "CAÍN"

Boceto CAÍN V.


"¿Qué diablos de Dios es éste que, para enaltecer a Abel, desprecia a Caín?"
Fragmento de la novela de José Saramago, Caín.






DEL CIELO Y EL SUELO.

Boceto de CAÍN IV.



Algo deben de tener mis cuadros y mi estilo artístico de creador comprometido, inconformista y disidente,  que a algunos les apasiona y lo valoran muy positivamente o le horroriza a otra gente. Pero que, en todo caso, nunca deja a nadie indiferente.
Sobre mi trabajo creativo, una vez me dijo un prestigioso crítico que igual que los espejos valen a la gente para verse la cara, mis obras, los temas que tocan y su mensaje, sirven para ver mi  alma.
Es exagerado quizás, tal vez porque este crítico artístico me conoce y es un buen amigo, pero yo estoy convencido de que esto que me dijo con tanto cariño, es bastante acertado y tiene mucho sentido.
Cuando estoy pintando me siento como si estuviera flotando el “cielo” y me olvido de los problemas que tengo en el “suelo”.  
Eso es un verdadero y reconfortante consuelo, porque puedo ser cada día un hombre libre y nuevo, que alza el vuelo pintando tirado en el suelo.

DE LA LOCURA DE PREPARAR UN EXPOSICIÓN EN UN ATELIER SIN ANCHURA

Detalle del boceto de la obra CAÍN III. ¿Dónde está tu hermano?



Se me amontona el trabajo y he tenido que convertir mi salón en un improvisado atelier porque los cuadros son tan grandes que no me caben en el taller. He retirado los muebles, apartado la mesita de la televisión, el sofá y todo lo demás, para poder pintar en el suelo.
Esta mañana me llegaron las obras desde Cádiz y tengo muy poco tiempo para darles el último toque y terminarlas para la exposición que inauguro el 25  de enero en Portugal.
A partir de esa fecha permaneceré por tiempo indefinido en el país vecino, porque la exposición y algún otro proyecto me obligaran a viajar a otras ciudades portuguesas e italianas.
He pensado pedir permiso al Alcalde y solicitar el uso de la Fábrica de la Luz para mostrar mi nuevo trabajo en Castril, quizás para Semana Santa o el verano, aunque lo más seguro es que no me conteste o me lo niegue, no sea que detrás de la exposición y oculto en algún cuadro haya un mensaje subliminal o se aliente un contubernio  para un levantamiento popular contra él.  
Escribo mientras se seca la pintura de la obra que acabo de terminar, es acrílica y tiene un rápido secado. Como soy un fuguillas, me gusta utilizar pinturas acrílicas porque me permiten avanzar más y no he de esperar, como ocurre con el óleo. Las obras centrales de la exposición tienen unas medidas considerables, casi tres metros de largo, por dos de ancho y el personaje que protagoniza mi nuevo trabajo como Caín, es mi amigo Fredo, que es un magnífico bailarín madrileño que posó para mí y me prestó la imponente imagen de su cuerpo desnudo.
No es fácil que un bailarín de ballet  reconocido y cuasi famoso se preste a desnudarse tan generosamente. Yo he tenido la suerte de contar con varios bailarines y bailarinas de la Compañía Nacional de Danza, cuando su director artístico era Nacho Duato.
Con ellos hice un trabajo del que guardo un magnífico recuerdo, era un proyecto que me encargó Amnistía Internacional y que se ha expuesto en importantes salas y museos de España, Portugal e Italia  y que  todavía se está exhibiendo, modestia aparte, con bastante éxito.

Obras del trabajo para Amnistía Internacional. LLAGAS DE AMOR. OTROS SONETOS DEL AMOR OSCURO. En el Palacio de Dar Al Horra de Granada.


El trabajo que ahora presento es fruto de un proyecto que dejé aparcado cuando fui elegido Alcalde, en cierto modo ha sido una suerte que ahora que ya no lo soy y ante la incertidumbre de qué hacer con mi nueva vida, me ha venido muy bien rescatarlo y reiniciar mi carrera artística en dónde la dejé y que abandoné por mi pueblo. Han transcurrido casi diez años desde entonces y a pesar de que no me arrepiento, lo cierto es que me doy cuenta de que ser Alcalde de Castril ha sido un gran honor, pero también ha tenido un alto coste en lo que respecta a mi carrera artística, porque la dejé en un buen momento y cuando contaba con un destacable reconocimiento en mundillo artístico. Ahora me costará retomar mi carrera y recuperar el ritmo. Tengo el hándicap de que se me juzgará doblemente, especialmente por los críticos y responsables culturales de Granada, por haber sido Alcalde y haberme dedicado a la política, por eso, prefiero exponer en otras ciudades y países en dónde no se me conoce y mi obra se juzga y valora sin prejuicios previos.
Cuando se inauguró el nuevo Ayuntamiento estaba decorado con algunas de mis obras, eran cuadros que habría cedido de buen grado al pueblo, pero que retiré porque el nuevo Equipo de Gobierno, por boca de alguno de sus asesores y valedores, dejaron caer que mis obras iban a tirarse a la calle por el balcón de la Casa Consistorial. A su juicio, el nuevo Ayuntamiento había quedado muy bien y sólo le sobraban mis cuadros, que, además, según su reputada opinión eran malos y de escasa calidad. Tiene guasa que muchas de las obras que colgaban de las paredes del Ayuntamiento, antes habían sido expuestas en las mejores salas y museos de España, tales como el Museo de Bellas Artes de Cádiz, el Palacio de Dar Al Horra de Granada, La Nave de Valencia o el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, además de en Lisboa, Florencia o Londres. Será que nadie es profeta en su tierra y que lo que fue tan positivamente valorado fuera, como es mío, en mi pueblo se le niega y no tiene ningún valor.
Bueno, se ha secado el cuadro que acabo de terminar, lo voy a firmar y me pongo con otro.
Cuando lo acabe vuelvo.