lunes, 25 de enero de 2021

DOBLE RASERO O EL PODER DEL DINERO.

 




En la extensa documentación aportada al pleno y que fue  enviada a la Fiscalía se recogía un informe presentado por Miguel Pérez con fecha de 6 de Junio de 2013 en el registro de entrada del Ayuntamiento, redactado por un técnico que no pertenecía a la plantilla municipal, con el que se intentaba justificar el gasto y las obligaciones de gasto generados por el arreglo de varios caminos rurales en el municipio castrileño.  

Según el acuerdo plenario y con la documentación aportada avalada por la secretaria interventora del Ayuntamiento, el entonces ex alcalde de Nuevo Castril, Miguel Pérez Jiménez  «podría haber cometido  supuestamente los  delitos de malversación de fondos públicos, tráfico de influencias, prevaricación y falsedad documental». 

El  informe aprobado en el Pleno evidenciaba varias irregularidades «Miguel Pérez Jiménez habría realizado las obras de arreglo de diversos caminos rurales del municipio, ya sea con medios propios, de la Mancomunidad de Municipios, o con distintas empresas, adjudicando las mismas de forma directa, sin tramitar expediente administrativo de contratación o ejecución de los trabajos, sin oferta pública y sin aprobación previa del órgano del gobierno municipal. Iniciando así una actuación que ni siquiera permitía conocer las características de la obra, ya que no existía estudio previo o aproximado del gasto total, ni consignación presupuestaria para llevarla a cabo».

 

Según el mismo informe municipal «las obras  se hicieron con ausencia total de procedimiento en cuanto a la ejecución, sin informe alguno de secretaría, del servicio de contratación o de la intervención municipal y sin consignación presupuestaria en el momento de realizarse. Miguel Pérez Jiménez prescindió total y absolutamente de todo procedimiento administrativo, siendo perfecto conocedor de la ilegalidad que estaba cometiendo». 

 

El  equipo de Gobierno del PP,  del que en teoría formaba parte el propio grupo municipal de Nuevo Castril de Miguel Jiménez, detectó numerosas irregularidades y contradicciones en las obras en cuestión, como caminos que no se han arreglado, un desfase de casi 100.000 euros entre el gasto real y lo facturado, así como en diversos pagos de cantidades abultadas sin justificación.       

El acuerdo de enviar el expediente a la fiscalía se justifica porque del mismo se desprendería la comisión de los supuestos delitos de malversación de fondos públicos, tráfico de influencias, prevaricación y falsedad documental por parte de Miguel Pérez Jiménez, entre los que destacaría el haber efectuado pagos o generados gastos por trabajos no realizados, sin consignación presupuestaria, sin control, ni conocimiento y contra las recomendaciones de la Intervención municipal.

Por si lo anterior no fuera poco, una vez revisadas la facturas y albaranes que se aportan en el informe y que están pendientes de pago, se puede comprobar inicialmente la existencia de «irregularidades en muchas de esas facturas o albaranes, que podrían tener una importante repercusión en el cómputo total de la deuda a la que ha de hacer frente el Ayuntamiento, pudiendo existir falsedades en las mismas o incluso posibles actuaciones fraudulentas». 

 

Llama la atención  la justificación de gastos ocasionados en combustible y que han sido cargados, según consta en el informe, a las obras de arreglo de caminos rurales. «Pero que son en realidad del personal del Ayuntamiento, del servicio de recogida de basura, de mantenimiento, de la Policía Local, del propio ex alcalde o de personas ajenas al Ayuntamiento, sin relación contractual con el mismo».  

 

O de albaranes que no están firmados por personas autorizadas o identificadas   y de facturas que como en el caso de una presentada por importe de 47.636, euros, los albaranes que se aportan como justificación del trabajo son de abril y mayo de 2012, mientras que la empresa en cuestión no se habría inscrito en el Registro Mercantil hasta el 2013. «El informe redactado a petición del  Ayuntamiento sobre el arreglo real varios caminos parecen haberse inflado los gastos y falseado documentación».    

 

Miguel Pérez Jiménez incurrió  en una secuencia de actuaciones ilegales y no en un simple incumplimiento ocasional de alguna exigencia legal, puesto que se actuó no solo con desentendimiento de todas ellas, sino utilizando un mecanismo no adecuado, actuando con un criterio opaco allí donde el orden jurídico imponía el máximo de objetividad y transparencia. 

De especial gravedad es «la flagrante ilegalidad detectada en el pago por adelantado autorizado por el ex alcalde Miguel Pérez Jiménez a una empresa del municipio, por un importe de 6.844 euros, a pesar de los reparos de la secretaría interventora, del voto en contra de la Junta de Gobierno Local y, sobre todo, cuando dicha empresa no había realizado ningún trabajo para el Ayuntamiento».

 


A pesar de lo que la Fiscalía dijo en su momento y que se recoge en el artículo de Ideal cuyo recorte encabeza este post, finalmente y sorpresivamente se archivó y D. Miguel Pérez se fue de rositas y sin imputación.

Es raro, raro, raro, que unos delitos tan graves no se hayan encausado. Doble rasero, ley del embudo, retirar la acusación del Ayuntamiento cuando otra vez llegó a Alcalde el mismo que estaba imputado?




Y al no haber acusación particular, lo que para la Fiscal eran delitos tan graves y documentados, pasaron a ser nimiedades sin importancia y, por tanto, archivados.  

sábado, 31 de octubre de 2020

“Quien a su padre parece, honra merece.”




 

Una vez más me siento delante de mi ordenador y pienso; No tengo una mala vida, pese a todos mis problemas. 


Al contrario, tengo una familia que me quiere muchísimo, unos pocos amigos, pero fantásticos, a cada puerta que se me cierra abro otra y miro el lado bueno de cada revés, si me caigo cien veces, cien me levanto otra vez.


Hace ya muchos años que me di cuenta de una cosa en la que nunca he dejado de creer: que mis padres son mi modelo de vida y de amor, y siempre lo van a ser.


Quiero que alguien me quiera de la misma manera que mi padre quiere a mi madre cada día de su vida.


Me gustaría que alguien después de 60 años de relación me siguiera mirando día tras día como si hubiera ganado la lotería. Como mira Emilio a Alodía.

miércoles, 28 de octubre de 2020

BICICLETA

 





Esta tarde me crucé con el Alcalde y le podía haber dicho que me regale una bici nueva ya que no le gusta la mía y tiene capricho.


Yo le acepto el obsequio gustoso, me conformo con un modelo sencillo y nada pretencioso, no muy caro para que el detalle no le resulte demasiado costoso.





Además, al contrario que yo, él tiene una economía bastante más saneada, entre otras cosas porque los abogados le salen gratis y de su bolsillo no paga nada y cobra el tres veces más de lo que yo cobraba.

martes, 27 de octubre de 2020

UN ROTO PARA UN DESCOSIDO

 



Nunca falta un roto para un descosido, ni un zapato roto ancho para un pie torcido.

La necesitaba y la he recibido,  me refiero a la bicicleta regalada por la que estoy agradecido, aunque esté vieja y desvencijada por los miles de kilómetros que ha recorrido.   

Dice el refrán que “A caballo regalado no se le mira el diente”

Cuando se recibe un obsequio regalado con tanto afecto, poco importa que sea viejo o que tenga algún defecto.




Que el Alcalde se burle de mi bicicleta vieja o si con la sorna creía que me iba a humillar no me ha causado ese efecto. Todo lo contrario, porque me encanta mi bicicleta vieja pero en uso perfecto y con cada pedaleo agradezco el gesto.


Hay otro refrán que voy a recordar, muy oportuno para definir lo que busca el Alcalde al mentir y manipular;  “Confunde al ignorante que se deja engañar y hazle bailar, si no es tonto, tonto le harás terminar”.


Cuando un tonto se agarra a una reja, o la arranca o no la deja, así que a ver si le aclaro las cosas a su señoría de las que se queja y  su confusión se despeja.




Tanto el blog como la página de Facebook “MEMORIA DE PEZ” son míos y tú lo sabes, porque no me escondo detrás de nadie para escribir lo que quiero, cuando quiero y como quiero. No necesito echar mano a una reala de lameculos para que publiquen en según qué sitios los comentarios o  insultos que tú no te atreves.



No me escondo tras perfiles falsos, ni los he manipulado, no soy, ni estoy detrás del tal Atanasio  como tú has insinuado. Y no comparto las posiciones negacionistas de algunas asociaciones con las que me has relacionado.   

Lo de cabizbajo, te lo aclaro muy rápido, “un carajo”, eso quisieras tú, verme hundido y que cayera muy bajo, pero te vas a quedar con las ganas porque te costará mucho trabajo.  

NUESTROS SEMEJANTES

 


 




En respuesta a estos comentarios de la Concejala de Nuevo Castril en la Corporación, publicados en el Facebook al hilo del contenido de otra publicación repugnante del auditor.com. y dado el aprecio mutuo que, hasta donde yo recuerdo, nos teníamos, quisiera redundar en la cuestión a ver si queda clara mi postura y opinión.

 

Algunas decisiones del equipo de Gobierno no han tenido en cuenta las repercusiones que podían tener el incumpliendo de las normas anti-covid para nuestro pueblo y sus vecinos,  la temeridad  e irresponsabilidad de organizar, planear, permitir y no tomar medidas para impedir lo ocurrido con la suelta de la vaquilla es cuando menos censurable y por supuesto criticable.


Eso es exactamente lo que critico sin reparos, no me refiero a los festejos taurinos tradicionales, ni mi crítica responde de una posición ideológica animalista o anti taurina. Sencillamente reprocho la irresponsabilidad de quien permitió y después banalizó lo ocurrido.

  





Hace unos días pudimos ver en todos los medios de comunicación la noticia en la que informaban de que los jóvenes de Castril eran unos irresponsables, entre otras lindezas. Una imagen nada positiva de los vecinos de este pueblo, sobre todo cuando  los “irresponsables” no fueron precisamente los jóvenes a los que cobardemente culpó el Alcalde.

¿Te parece a ti, como Concejala del Ayuntamiento de Castril, que la dramática situación causada por la virulencia del COVID19 hizo mejor persona al Sr. Alcalde, por ejemplo, cuando contra el criterio de los Servicios Sociales Comunitarios, canceló a mi padre el servicio de ayuda a domicilio que estaba recibiendo, un hombre de 89 años clasificado como dependiente severo, grado II, nivel 1 desde el pasado 2012?


¿O cuando tomó arbitrariamente decisiones similares con otros dependientes a los que dejó sin atención en función de sus afinidades o enemistades personales?


Es mejor persona ahora cuando en privado o en sus círculos de seguidores acusa a mi hermano del fallecimiento de un vecino por no haberle prestado atención como Técnico de Transporte Sanitario, es decir conductor de ambulancia, a sabiendas de que el día que ocurrió tal suceso mi hermano libraba y no era el conductor de la ambulancia. Ni tampoco nadie, salvo el Alcalde, culpa a la mala praxis de los TTS en aquel luctuoso suceso.


Igual también seré yo el que tiene un exagerado sentido de autoestima y de superioridad sobre los demás, el que está obsesionado  con la auto proclamación de sus talentos y logros, el egocéntrico, el que exhibe una  constante auto admiración o el arrogante y de naturaleza agresiva cuando no se le da la razón o le critican. O el que presenta un sentido exagerado de poder y grandeza.


El Alcalde tiene serios problemas a la hora de aceptar que ha cometido un error, y evita mostrar debilidad pidiendo perdón.

 

Por eso proyecta la culpa sobre otros y es un experto en inventarse sobre la marcha una historia mínimamente creíble sobre por qué otra persona tiene la culpa de lo que él ha hecho y le resulta inaceptable que alguien ponga el foco de la atención en sus errores y debilidades.





Te lamentas de que “no pensamos en nuestros semejantes” y se supone, dado el contexto en que se comenta tan cosa, que te refieres a mí. 

O sea, que yo no pienso en mis semejantes, que soy incapaz de empatizar con los demás. Dices que te preocupa hasta qué punto llevamos las cosas ya sea por politizar o por intereses espurios.

¿Piensas tú, como parte del Equipo de Gobierno, en aquellos semejantes a los que el Alcalde persigue sin descanso ni justificación, aunque eso conlleve un inevitable sufrimiento para otros muchos semejantes del entorno, dejando generalmente tras de sí un funesto rastro de manipulaciones, traiciones, paranoia, crueldad e ira descontrolada?


¿Piensas tú  en los  semejantes para los que estás tolerando aquello de “A dios rogando y con el mazo dando”?  

O más bien con la doble moral se explica, cuando uno no practica lo que predica.

 

No habrás oído o leído de mí crítica alguna a las labores de desinfección realizadas por el Ayuntamiento, el Alcalde y sus trabajadores, durante los meses de confinamiento, entre otras cosas porque considero que su señoría habrá hecho lo que estaba en su mano en cada momento.

Pero como Concejala tendrás una opinión, y no me negarás la razón para criticar y manifestar mi objeción ante los publirreportajes de autobombo publicados en un medio de comunicación, que además no saldrán gratis dada su dudosa reputación.







Las exageraciones y mentiras aunque estén bien adornadas, no pasan por verdades acreditadas.

Porque, antes de su lucimiento personal, tan ridículo y exagerado, debería haber pensado en cómo evitar la estigmatización social o la discriminación en un tema exclusivamente sanitario.

No se sí también compartes la opinión del auditor.com sobre que se me ríen los huesos con cada contagio del virus en la población, o si consideras que yo no pienso en mis semejantes con alguna intención. Ya que me conoces, piensas que me alegra el mal ajeno? Que no me preocupan los problemas de los demás?




O es que al criticar al Alcalde y hablar de lo que me parece que hace mal, me convierto automáticamente en un peligro social que saca réditos de la desgracia ajena y de las personas afectadas por una pandemia mundial? 



Contra esta crisis sanitaria no queda otra que cumplir las recomendaciones de las autoridades y quien da lugar o permite un evento que a todas luces era una temeridad y una irresponsabilidad, no solo incumple la ley y las restricciones impuestas por las autoridades, también pone enserio peligro a sus conciudadanos. Eso es lo criticable, o es que “pensó en sus semejantes” quien permitió la suelta de una vaquilla sin sopesar las consecuencias o riesgos? 

domingo, 25 de octubre de 2020

ATANASIO

 


Sólo desde el resentimiento de un amante despechado y no correspondido, podría entenderse la obsesión y el ánimo  vengativo con el que su señoría me ha perseguido.


Lo de que está enamorado es una broma que os he gastado, que él es muy macho por descontado y a mí no me gusta un hombre con tetas y menos casado.


No obstante he de reconocer que iría hasta el fin del mundo con él, pero para dejarlo allí y volver.


No es la primera, ni será la última vez que ha ocurrido, que uno envidie los logros o la forma de superar obstáculos que otro ha tenido, porque él no lo alcanzará nunca, ni superará lo que aquel ha conseguido.


La envidia, con o sin justificación, es como un veneno que mezcla la ira, con la venganza, el odio, el resentimiento, con la baja autoestima y la frustración.


Si del amor, por despechado, has pasado al odio obsesivo y enconado, parece demostrado que mientras yo vivo, según tú, cabizbajo y desaliñado,  tú sólo te consumes por el odio acumulado.  


Su señoría no se acaba de enterar de que ODIAR es como beber veneno y sentarse a esperar que otra persona muera por eso y poderla enterrar.


La gente como tú, que crítica, juzga, calumnia y se burla de los demás, cuando llega a su casa, no logra entender por qué su vida está llena de frustración, amargura y desilusión.


Toma nota de este consejo, antes de criticarme, en vez de una lupa, usa un espejo.


Por último te quiero decir que con los ladrillos que me lanzas para verme caer y sufrir, me estoy construyendo una escalera por la que subir.

 

Datos aclaratorios sobre estilismo, complementos y accesorios.

BOLSA DE RAFIA.

Error, no es una bolsa de rafia, es una especie de cesta o nevera portátil con la que subo la comida al Centro de Salud.

VIEJA BICICLETA DESVENCIJADA.

Sí, mi bicicleta es vieja y bastante usada, me la regaló mi hermana la semana pasada, tiene más años que yo y está desvencijada.

A usted le va mejor que a mí me fue en el pasado, y eso que a pesar de los millones que supuestamente  había robado o de los pisos y fincas que me había comprado.

CABIZBAJO.

Y un carajo pa ti!!!!!

El que agacha la cabeza a mi paso eres tú y tú el que se esconde de mí.

Ni los insultos te sirven, ni las burlas que instigas con tres ignorantes, que por darte el gusto creen sentirse importantes.

sábado, 24 de octubre de 2020

COEFICIENTE INTELECTUAL

 




Un mentiroso tiene siempre al lado a un “apoyaor” y  detrás de un tonto otro que hace por dos. Y no hay mejor ejemplo que el de su señoría y su auditor.


Dios le ha recompensado con un coeficiente intelectual muy elevado, tanto como para creer que el código ético y deontológico de su profesión existe para ser ignorado.


A mi edad y en el momento actual dudo mucho que dios vaya a otorgarme uno u otro coeficiente intelectual, pero el que tengo no me viene mal para discernir entre lo que es razonable, sensato y cabal o lo que es irresponsable, temerario e ilegal.


A mí no se me ríen los huesos con cada nuevo positivo, entre otras cosas porque entre ellos hay familiares míos y por tanto me siento afectado y concernido. Por eso denuncio la irresponsabilidad del que minusvaloró las consecuencias que sus actos han tenido. Y todo sabemos de quien hablo y quien ha sido. 


Entiendo la defensa que el auditor hace del “ofendido” porque es bien conocido el fuerte “afecto” que les ha unido.


Lo que es incontestable es que si su señoría no organizó la suelta de la vaquilla de manera irresponsable, al menos estaba presente en la plaza presenciando la hazaña y sin hacer nada para impedir un acto imprudente e injustificable.


Y lo de la vaquilla “ocurre cuando la pandemia mundial se recrudece, se colapsan los tanatorios, los cementerios y los hospitales”  y con la dejadez y negligencia de los responsables municipales.


   Pero volvamos a del altísimo coeficiente intelectual, ese auditor que cree que su  código ético profesional carece de vigencia o es algo banal.


Empezando en que la empresa Auditores Andaluces S.L. incurrió en una ilegalidad fundamental, y es que el trabajo de “campo” fue llevado a cabo por un “auditor” que formaba parte junto al alcalde Miguel Pérez Jiménez de una candidatura electoral.





A lo que hay que sumar  que fue el responsable de filtraciones de detalles de su trabajo que el deber de sigilo  y los principios deontológicos del código ético de los auditores le prohibían realizar.






Porque, señoras y señores, hay un código ético y deontológico para los auditores y su vulneración tiene consecuencias que para los autores no son cuestiones menores.






Y si se cree el economista y auditor profesional, con todo su coeficiente intelectual, que no tendrá que dar cuenta de sus actos ante su Colegio Oficial, vive engañado o ha calculado  mal.





Dicho lo cual añadiría que más que para la rabieta a la que el auditor se refería,  uno que yo me sé necesita vacunarse de la estupidez y de la tontería. 

Aunque la verdad es que bromear ahora con las vacunas me parece una extemporánea zafiedad. 

miércoles, 14 de octubre de 2020

TRADICIÓN

 

Todo en nombre de la tradición y el espectáculo. Sin embargo, el Alcalde de Castril insiste ridículamente en ir añadiendo, en nombre de la “tradición”, elementos que son fruto de su más florida y megalómana imaginación.

 





Un tema controvertido el de la tradición. Los seres humanos somos animales de costumbres y la repetición de una idea o de una conducta las convierte en un reflejo automático que se consolida en nuestras creencias o en nuestro modo de actuar. Es muy entendible, por tanto, y especialmente desde el punto de vista emocional, el apego desproporcionado que tiene la sociedad a sus “tradiciones”.






 

Y  la coartada perfecta que Miguel Pérez utiliza para hacer lo que le viene en gana es, ni más, ni menos, que LA TRADICIÓN. Aunque sus ocurrencias sean contrarias a la decencia, a la ética más elemental o a la razón. De tal manera que esa “tradición” se constituye en el pretexto para justificarse y defender de cualquier cosa, por tremenda que sea, en nombre de su particular versión de la “tradición”.

Tanto invocar la tradición no deja de ser una paradoja cuando la realidad es que Castril no tiene futuro con un Alcalde tan insensato, necio e irresponsable como Miguel Pérez. Siento decirlo con estas palabras tan crudas, tan negras y derrotistas. Pero cuanto antes nos hagamos a la idea, antes podremos pensar al menos cómo “salvar los trastos”.

 




No me voy a entretener en una pormenorizada relación de las ocurrencias del Alcalde en nombre de la supuesta “tradición”, que van desde los Miuras hasta la transformación en un macro botellón lo que antes  fueron unos festejos taurinos en los que todos los castrileños tenían cabida y podían disfrutar en familia y con los amigos de la verdadera tradición.

No obstante, en mi opinión, lo que más disfruta el Alcalde de las “mejoras” incorporadas a la “tradición”, es de las delicatesen que se zampa, otro que le cortan finas lonchas pata negra de jamón o los vinos caros que se pimpla con sus amigos mientras ven los toros desde el balcón.




martes, 13 de octubre de 2020

SOLO HAY UN RESPONSABLE






 

MENTIROSO TALENTOSO

 




La mentira es una forma de talento poco reconocido, porque hay que tener buena memoria después de haber mentido.

Los entendidos dicen que las personas mienten entre 10 y 200 veces al día. Aunque hay algunos en los esta cifra se superaría: son los llamados mitómanos o mentirosos con patología  como es el caso de su señoría.

Un mitómano puede distinguir la verdad de la mentira. Además, sabe que el resto de personas pueden identificar sus mentiras por lo que se cubre las espaldas con un contexto real, como inventarse una peña taurina que soltó la vaquilla de manera furtiva.

Su señoría se irrita y pierde la paciencia cuando pones en duda algo que haya dicho o destapas alguna incoherencia. En estos casos, si la respuesta es un cambio de tema brusco, si  te grita o da una espantada porque se siente acorralado, podemos tener claro que  es mentira todo lo que ha contado.

Enfrentar a alguien a su mentira es la mejor forma de detectar hasta qué punto esa persona es un mentiroso compulsivo, que además  siempre es la víctima o el héroe de alguna conspiración que sus enemigos habrán urdido.

 

Lo normal es que la necesidad de mentir es un mecanismo compensatorio de la baja autoestima que debe sentir. Las mentiras le sirven para buscar atención, admiración o reconocimiento; esto le ayudará a sentirse importante aunque sea a costa de vivir del cuento.

 

Hoy publica un diario digital el asunto de la vaquilla que recorrió las calles de la localidad con alevosía y nocturnidad.

Dice textualmente.




 

Los miembros de una peña decidieron "de forma furtiva" hacer su particular encierro, pese a que las fiestas habían sido suspendidas.

El alcalde de la localidad señala que fue "un acto simbólico y breve", mientras que algunos vecinos denuncian que el animal estuvo suelto hasta el día siguiente.

Este pasado fin de semana, la localidad granadina de Castril debería haber celebrado su fiesta patronal y sus tradicionales toros, al más puro estilo de San Fermín, pero la COVID ha obligado a cancelar el evento con 500 años de historia. A pesar de la advertencia del ayuntamiento, que pedía prudencia y no celebrar “sucedáneos tipo 'no fiestas'”, los miembros de una de las peñas del pueblo han decidido hacer su particular encierro.

 

De madrugada y en plena calle, soltaban una vaquilla a la que perseguían por distintas zonas de la localidad. Las imágenes, que se han difundido por redes sociales, muestran como el animal se pasea por varias calles céntricas del pueblo, mientras varias personas corren tras él.

 

Según denuncian algunos vecinos, la vaquilla estuvo deambulando por Castril y sus alrededores hasta el mediodía. En otra secuencia, ya de día, se observa a más de una decena de hombres sosteniendo al animal por los cuernos y con la ayuda de una soga, en una zona de campo. Todos los que aparecen en el vídeo van sin mascarilla o la llevan mal colocada y no mantienen tampoco la distancia de seguridad.

 

El alcalde de la localidad, Miguel Pérez, quita trascendencia al asunto y señala a NIUS que se organizó “de manera furtiva” y sin conocimiento del ayuntamiento. 


“Fue un gesto simbólico de una tradición centenaria, pero no duró más de un minuto y no hubo aglomeración de personas”, explica. Tampoco intervino la policía local, asegura, porque “no hay servicio nocturno”.




LA NOCHE LES CONFUNDE. 50 TOROS DISFRAZADOS

 








 

No es nada nuevo en el proceder del Alcalde, retrocedamos un año, octubre de 2019.

Nada se supo de la prometida investigación sobre la famosa estampida de los cincuenta  toros bravos asustados por unos misteriosos desalmados, no identificados, que solo estaban interesados en sabotear al Alcalde e impedir los festejos organizados.

Un despliegue sin precedentes, helicóptero, voluntarios, caballistas y numerosos agentes.

Sin precedentes también  lo ocurrido con los cincuenta toros espantados, pues fuese por el susto o quizás por una salida del armario grupal que la manada hubiese pactado, los cincuenta toros citados cambiaron de sexo y en vez de toros como vacas habrían llegado.         

Según confirmó la Guardia Civil, en el dispositivo participaron patrullas del Seprona y de la primera compañía de Baza. Además una veintena de ganaderos.  

En aquél momento el Alcalde explicaba a los medios de comunicación una historia de ciencia ficción, de él era la idea original y el guion y la dirección.   

 «Era como buscar una aguja en un pajar, en una sierra que puede tener treinta kilómetros cuadrados....”, 

JAJAJAJAJJA, Tú sí que los tienes cuadrados!!!!.

 

Y aquí llega el meollo de la cuestión que da pistas de lo ocurrido la otra noche por las calles de la población;


“Por primera vez en mi vida pensé que el refrán de 'tan cierto como los toros de Castril no iba a cumplirse en 2019”.


Por eso, en 2020, en mi opinión, su señoría ha dado lugar a este follón, porque aunque él se esconda y evite que se le implique en la autoría y en la organización del encierro nocturno pre- botellón, la historia de Castril rememorará en letras doradas que a pesar de Virus, los contagios y muertes o la legislación, D. Miguel Pérez hizo toros tal como sentencia el refrán y la tradición.

Lo que murmuran  sobre que el Alcalde de Castril te desconcierta, me refiero a la sospecha de que  goza de patente de corso ante la Guardia Civil, que yo no sé si es fundada o cierta.  

Que ante una trola que movilizo muchos medios y costó mucho dinero, teniendo en cuenta la gravedad los hechos denunciados no haya investigación alguna abierta solo se explica si la Guardia Civil supo desde el primer minuto que la versión del Alcalde no era ni creíble, ni cierta.

Por eso Miguel Pérez da coba a la Benemérita y así nadie pone en duda que la noticia de la estampida de los 50 toros, no era cierta.  

 

 “El capitán de la Guardia Civil ha sido muy diligente y desplegó todos los medios en cuanto dimos la alerta”.


 Lo de antes viene a colación de lo sospechoso que resulta que el Alcalde de Castril eluda toda responsabilidad por actos como el de la otra noche sin que la Guardia Civil abra una mínima investigación.

Porque la Guardia Civil, específicamente el SEPRONA, que cuando viene por nuestra zona suele ser intransigente ante la más mínima infracción y te casca una multa sin miramientos como es su obligación, sin embargo mira a otro lado o es de una escandalosa indulgencia con las barbaridades que ha perpetrado el Alcalde con su disparatada gestión.     

Total, que de ser cosa cierta, no podremos esperar el mismo celo de la Benemérita y no habrá investigación o denuncia que sea abierta;

 El Sr. Alcalde se lamentaba consternado, me refiero a lo que explica en el artículo de prensa que he mencionado. Serio e impostado,  acabo la entrevista con el recurrente comodín del “boicot” y del “sabotaje” que tan buenos resultados le han reportado, colocándose como víctima de un complot orquestado para hacerle daño y ponerle obstáculos en la impecable, majestuosa, formidable, inigualable,  impecable, gestión que como el mejor alcalde de España realizará, realiza o ha realizado.

  

En la noche del miércoles, una manada de cincuenta toros, vacas bravas y cabestros, que se encontraban en una finca vallada en la zona norte de la sierra de Castril, en la finca de Suerte Somera, salieron en estampida por la sierra, lo que provocó un gran dispositivo de búsqueda que llegó a movilizar al helicóptero de la Guardia Civil por la situación de riesgo que suponían los animales sueltos. La causa que provocó que los toros pudieran escapar no está clara pero el alcalde de Castril, Miguel Pérez, ha anunciado a IDEAL que van a presentar una denuncia ante la Guardia Civil el próximo lunes, porque tiene claro que ha sido «un intento de sabotaje a las fiestas».

 

“Han querido boicotear las fiestas y lo hicieron en el momento exacto para provocar un desastre. Han sido unos inconscientes por el peligro que han provocado”

 

De toda esta historia que los medios de comunicación se hicieron eco y dieron mucha relevancia a los hechos que el Alcalde había denunciado, hay un detalle que me tiene intrigado.

El Alcalde compró cincuenta toros el año pasado, según lo que él mismo contó en los numerosos medios de comunicación en los que fue entrevistado, unos desaprensivos, espantaron a los cincuenta toros que pernoctaban en un corral vigilado y se produjo una peligrosa estampida en la que cada toro tiró por su lado. Como cincuenta toros bravos suponen un peligro de un nivel muy elevado, se desplegó un operativo en el que no faltó ni helicóptero, ni las cámaras de televisión que habrían intuido el interés nacional de la primicia que habían filmado, hasta comilona hubo con mucho invitado.   Una vez que los cincuenta toros   dadas las consecuencias que habría tenido aquella estampida de una manada de toros hermafroditas que cambió de sexo aprovechando el revuelo creado.

Total, a lo que vengo a referirme porque considero que se debe aclarar y explicar a la gente de bien, honrada y decente, es al extraño y sobrenatural suceso del que no existe  precedente.   

Ha pasado un año y sigo lo mismo de intrigado, lo ocurrido con los cincuenta toros que tras la estampida cado uno tiro por su lado es un misterio no aclarado, digno de un programa de CUARTO MILENIO en el que ser contado.

Nada se sabe de lo que pasó esa noche y si se sabe lo han silenciado, no ha trascendido en que antros de pecado pudieron  alternar los toros, que bebieron, si bebieron mucho o en que cercado, no ha quedado científicamente aclarado si por el susto se podrían haber traumatizado o si, en realidad, aquella noche en la sierra, libres, sin gañanes por ningún lado y sin sentirse vigilado, precipitó el misterioso caso aquí contado.

  Los cincuenta toros bravos, de encaste y trapío demostrados, amanecieron hembras y castrados, no está claro si travestidos o ya operados. 

¿Cómo se puede explicar los hechos narrados,  que el Alcalde de Castril compró cincuenta toros, los perdió una noche y a la mañana siguiente tenían el sexo cambiado?

 

Porque lo único que es verdadero y contrastado es que en los encierros de Castril  del año pasado se torearon vacas bravas no los cincuenta toros que el Alcalde se había inventado.    

domingo, 9 de agosto de 2020

EL REY DE LA TONTERÍA

 






Aquel que  lea con atención  el nuevo artículo de la agencia de comunicación del Alcalde de Castril, escrito, sin duda alguna, por “Juan Palomo”, es decir por el mismo Alcalde de Castril, autor también del reportaje gráfico, aparte de abochornarse y sentir vergüenza ajena con la falta de pudor y la chaladura de su señoría, sacará una conclusión parecida a la mía.


“Hombre todo vanidad y fantasía, el rey de la tontería.”







“Humano, humo y vano. 

¿De que alardeas?, 

de lo que escaseas.”