jueves, 6 de junio de 2019

MEDIO PAN Y UN LIBRO




LOCUCIÓN DE FEDERICO GARCÍA LORCA AL PUEBLO DE FUENTE DE VAQUEROS (GRANADA) Septiembre 1931 

"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. 
‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.
 Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada. No sólo de pan vive el hombre. 
Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. 
Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social. 
Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros? ¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. 

Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. 
Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón.  Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura" porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

viernes, 31 de mayo de 2019

BUEN PERIODISTA






Camilo José Cela (1916-2002),

Camilo José Cela diserta sobre los deberes del periodista, que reunió en un decálogo, y que fue leído por Cela en el transcurso de una conferencia en la universidad que lleva su nombre, en mayo de 2001. Reproduzco el texto tal como está publicado en Red Escolar.



DECÁLOGO DE LOS DEBERES DEL PERIODISTA

Señoras y señores.

Somos todos los aquí reunidos gentes de mejor o peor letra que, por razón de fatalidad quizá histórica, manejamos la letra como herramienta y aún la esgrimimos como arma que, a veces, se nos vuelve como el bumerán y nos descalabra o, al menos, nos asusta con la amenaza del descalabro. A nosotros nos corresponde, pues, poner las cartas sobre la mesa y bucear, hasta donde la contenida respiración nos lo permita, en el torbellino de razones y sinrazones, de augurios, de casualidades y de rigurosas o flexibilísimas zalemas que nos acerquen al mejor entendimiento de la evidencia. No resulta ocioso recordar a aquel soldado tan valiente que no se rendía ni ante la evidencia misma; bien alejados de semejantes extremos “y paradójicos valores, la damos por buena y ante ella nos rendimos sin condiciones, sí, pero también sin alejarnos de lo que entiendo como inexcusable deber y anuncio en el dodecálogo que me voy a permitir expresar ante ustedes”.

Son varios los supuestos de los que ha de partir el periodista para el buen ejercicio de la profesión y creo que quizá pudiéramos decirlos en una docena de mandamientos.

El periodista debe:

I. Decir lo que acontece, no lo que quisiera que aconteciese o lo que imagina que aconteció.

II. Decir la verdad anteponiéndola a cualquier otra consideración y recordando siempre que la mentira no es noticia y, aunque por tal fuere tomada, no es rentable.

III. Ser tan objetivo como un espejo plano; la manipulación y aun la mera visión especular y deliberadamente monstruosa de la imagen o la idea expresada con la palabra cabe no más que a la literatura y jamás al periodismo. (Advierto que uso el primer adjetivo en la acepción, para mí todavía viva, que la Academia se apresuró -y pienso que también se precipitó- a considerar anticuada).

IV. Callar antes que deformar; el periodismo no es ni el carnaval, ni la cámara de los horrores, ni el museo de figuras de cera.

V. Ser independiente en su criterio y no entrar en el juego político inmediato.

VI. Aspirar al entendimiento intelectual y no al presentimiento visceral de los sucesos y las situaciones.

VII. Funcionar acorde con su empresa -quiere decirse con la línea editorial- ya que un diario ha de ser una unidad de conducta y de expresión y no una suma de parcialidades; en el supuesto de que la coincidencia de criterios fuera insalvable, ha de buscar trabajo en otro lugar ya que ni la traición (a sí mismo, fingiendo, o a la empresa, mintiendo), ni la conspiración, ni la sublevación, ni el golpe de estado son armas admisibles. En cualquier caso, recuérdese que para exponer toda la baraja de posibles puntos de vista ya están las columnas y los artículos firmados. Y no quisiera seguir adelante -dicho sea al margen de los mandamientos- sin expresar mi dolor por el creciente olvido en el que, salvo excepciones de todos conocidas y por todos celebradas, están cayendo los artículos literarios y de pensamiento no político en el periodismo actual, español y no español.

VIII. Resistir toda suerte de presiones: morales, sociales, religiosas, políticas, familiares, económicas, sindicales, etc., incluidas las de la propia empresa. (Este mandamiento debe relacionarse y complementarse con el anterior.)

IX. Recordar en todo momento que el periodista no es el eje de nada sino el eco de todo.

X. Huir de la voz propia y escribir siempre con la máxima sencillez y corrección posibles y un total respeto a la lengua. Si es ridículo escuchar a un poeta en trance, ¡qué podríamos decir de un periodista inventándose el léxico y sembrando la página de voces entrecomilladas o en cursiva!

XI. Conservar el más firme y honesto orgullo profesional a todo trance y, manteniendo siempre los debidos respetos, no inclinarse ante nadie.

XII. No ensayar la delación, ni dar pábulo a la murmuración ni ejercitar jamás la adulación: al delator se le paga con desprecio y con la calderilla del fondo de reptiles; al murmurador se le acaba cayendo la lengua, y al adulador se le premia con una cicatera y despectiva palmadita en la espalda.

El respeto a la verdad, el sencillo e inmediato homenaje que día a día ha de prestarse a la verdad, debe guiar a todos y cada uno de los pasos del periodista que aspire a representar su papel con dignidad y grandeza o, lo que es lo mismo, con eficacia, y a no ser merecedor de la reprimenda que Graham Greene dirigió a Anthony Burgess: ¿Está usted mal informado o padece la torpe enfermedad del periodismo, dramatizar los sucesos en detrimento de la verdad?

Me permito suponer que un periodismo bien hecho conduce a un mayor número de lectores de periódicos. No es necesario echar carne a las fieras, que es uno de los más graves pecados del periodismo en el mundo entero, sino que hay que enseñar a las fieras a comer carne sin atragantarse y a sacar buen provecho de la comida; nadie debe olvidar que el fácil ingenio, si no se presenta respaldado y lastrado por otros valores más sólidos, antes puede ser rémora que acicate.

En España hay unos 110 diarios que tiran, entre todos, claro es, alrededor de los 3.000.000 de ejemplares. En Gran Bretaña, con algunos diarios menos, con 100 diarios, se tiran siete veces más ejemplares, 21.000.000 de ejemplares. En la Comunidad Económica Europea tan sólo Portugal está por debajo de nosotros en la difusión de prensa por habitante, lo cual es chico consuelo, e incluso Grecia nos supera. Los datos expuestos no propician al optimismo pero sí, quizá, pueda valernos para orientar nuestras bienintencionadas ideaciones. En los diarios españoles trabajan algo más de 2.500 periodistas, bastantes menos que en Gran Bretaña o en Alemania y la mitad, aproximadamente, que en Francia o en Italia; no considero el número ni la proporción de los obreros y funcionarios que trabajan en los diarios de los países dichos porque entiendo que los periódicos los hacen los periodistas y no nadie más: los obreros y los funcionarios que trabajan en los periódicos cumplen su función, sin duda, pero no tienen ni arte ni parte en el interés o desprecio -en la afición o aversión- y en el grado de aceptación o de rechazo que puede despertar el objeto que se ofrece cada día al lector, como tampoco tienen los fabricantes de la maquinaria o del papel o de la tinta o las mujeres de la limpieza o los guardias que velan por la seguridad de todos.

Y si aceptamos -y aún convenimos- que el periódico es el fruto de los desvelos del periodista, hacia éste es hacia donde deberemos dirigir la mirada. Probemos a hacerlo así planteándonos una inicial cuestión: ¿sabemos los periodistas nuestro oficio? (Entre paréntesis aclaro que empleo la primera persona porque me siento entre compañeros ya que hace medio siglo que tengo carné de periodista, exactamente el número 1.044 del Registro Oficial, aunque a raíz de la publicación de ‘La colmena’ en Buenos Aires me expulsaron de la Asociación de la Prensa de Madrid, de la que me hicieron socio de honor cuando viraron las tornas en el ruedo ibérico y se mudó el decorado de la farsa nacional. Pero poco importa la pequeña anécdota de cada uno de nosotros.)

Sé bien que entre las causas que pueden incidir sobre el mayor o menor índice de lectores no es la única la calidad del producto ofrecido, aunque sí sea lo bastante importante como para que debamos pasar sobre ella, siquiera fuere con brevedad. Estamos hablando de diarios y sin duda hemos de referirnos al periodista que los hace, dando de lado -lo que en ocasiones pudiera inducir a confusión- a otras suertes de periodismo de tan varia como importante incidencia en la vida pública española e incluso en la marcha de nuestra historia, aun con el viento en contra y a trancas y barrancas. Hablo del periodismo de las revistas, que puede conformar o deformar imágenes y aun conductas; del periodismo de la radio, tan eficaz en su velocidad de comunicación que, al alcanzar o casi alcanzar las lindes del automatismo, se produce punto menos que como el cuerpo y su sombra (recuérdense las peripecias de la baza de espadas del 23 de febrero) y, quizá entre otros, del periodismo de la televisión, palpable e implicador y aun cómplice en sus transmisiones en directo y modelador y aun coaccionador en sus programas de estudio.

Soy de los que suponen que la televisión no resta lectores al libro o al periódico ya que, quienes se hipnotizan ante el televisor y no leen, tampoco leerían aunque no existiera tal vehículo de comunicación sino que se refugiarían en cualquier otra suerte de hipnosis: el parchís, los solitarios de la baraja o el ver a la gente ir y venir para arriba y para abajo. Es más, pienso que la televisión bien pudiera incitar a la cultura -y a la lectura- tan pronto como quienes la orientan y la gobiernan se propusieran hacerlo así.

La lectura tiene mala prensa, en general, aunque no tanta como la que ya tuvo, y pudiera tenerla buena si los periodistas, sobre escribir bien -recuérdese lo que quiero decir: con sencillez, corrección y un absoluto respeto a la lengua y a la gramática que la rige y regula- nos decidiéramos a hacerla deseable. Vittorio Orefice, el sagaz comentarista político italiano, sostiene que la nueva fuente del poder no es ya el dinero en manos de unos pocos sino la información en manos de muchos. Y de esa fuente puede brotar, si el periodista quiere y sabe, el aprecio o el rechazo de lo que fuere -ahora hablamos de la lectura-, la afición o aversión que hacía lo que fuere puede mostrar el individuo y aun la masa. No debe olvidarse que la noticia es un objeto de consumo que se sirve adobado de interés y salpimentado con inteligencia y que el amor a la lectura puede ser noticia, a lo largo de no sé cuantas vueltas dialécticas, si se acierta a vestirlo con las debidas galas interesantes, esto es, si se acierta a venderlo.

Hay que tener valor para la defensa de la noticia (y noticia puede serlo todo y no tan sólo la del niño que mordió al perro) sin abdicar de la silueta de cada oficio y sin querer invadir órbitas ajenas. Cuando el periodista prueba a suplantar al político acaba falseando la realidad y cuando el político se siente periodista deviene en déspota.

Todos sabemos que nadie debe forzar a nadie a que piense con arreglo a pauta ajena y dictada, pero ninguno ignoramos que el afán catequístico puede ser peligroso para la saludable y sosegada convivencia. Hay que leer sin telarañas en los ojos y pensando que la verdad es una estrella fugaz y de trayectoria desconocida y aún cambiante. Pero nadie debe erigirse en portavoz de la verdad y menos que nadie el periodista, que no es más cosa que el vocero y la caja de resonancia de las mil verdades que cada mañana retumban por el ancho mundo. Y nadie debe proclamarse, tampoco, juez de conductas y fiscal de la sociedad y menos que nadie el periodista que no es más cosa que el eco del ruido del mundo (recuérdese el noveno de los mandamientos que quedaron dichos) o el muro de las lamentaciones ante el que lloran a gritos o en silencio, los hombres que alimentan ese ruido, ese clamor, ésos a veces aulladores jirones de la historia. Siguiendo por la noble y generosa vía abierta por Albert Camus, declaro mi adhesión sin reservas a los hombres que padecen la historia, no a quienes la interpretan y la escriben, y pregono mi pensamiento de que el más inmediato camino de redención para los innúmeros héroes de quienes nadie recuerda ni el nombre, es el de propiciarla lectura que barniza las almas de elegante fuerza para la lucha.





Con muy forzada lentitud pero con una infinita paciencia los periodistas debemos luchar con el supuesto de Hjarmar Schacht cuando asevera que a los lectores de periódicos no les interesa lo que otros cavilan sino que buscan leer lo que ellos mismos piensan. No y mil veces no; ese es el mal camino y por él no llegaríamos jamás a puerto alguno propicio.

Al lector hay que servirle realidades ciertas, noticias alojadoras de verdades y pensamiento que pueda dar pábulo al nuevo pensamiento. Sólo así -según me permito decirles- el interés por la lectura crecerá al mismo ritmo que el interés de cuanto vive en torno. Y sólo así -según me atrevo a desear- crecerá viva y lozana como la flor del monte, la noble afición a la lectura.

En la memoria guardo siempre dos endecasílabos de Unamuno que muy bien pudieran servir de báculo al hombre de buena intención.

Dios te conserve fría la cabeza, caliente el corazón, la mano larga.

Sí, tal como Unamuno le pedía a Dios: con la cabeza serena, el corazón enamorado y la mano dadivosa. De esta manera el hombre, ante el papel escrito -el poema, la novela, la crónica, la carta, el periódico- leerá lo que otro hombre escribió para ser leído.

Somos, quienes aquí estamos congregados, gentes de mejor o peor letra que, por razón de fatalidad histórica o humana, que poco importa, manejamos la letra como herramienta y aun la esgrimimos como arma; en español se dice que a las armas las carga el diablo, pero no es éste nuestro caso a poco que probemos a manejarlas con serenidad y buen sentido. De su inteligente uso dependerá, en gran parte, la suerte que corra la lectura en la atención y el ánimo de los demás: la afición o aversión que los demás muestran a lo que nosotros nos atrevemos a servirles. Miremos para dentro de nosotros mismos, buceemos en nuestra conciencia, auscultemos nuestro entendimiento y sigamos luchando, día a día, para que la lectura gane cada día una nueva voluntad.  



*Conferencia dictada durante la clausura del ciclo Comunicación y Sociedad en el Siglo XXI, en la Universidad Camilo José Cela en mayo del 2001.

AZAR




No sé cómo tomármelo, si como una guasa del azar, una casualidad o como mi sino. Pero rebuscando en una de esas docenas de cajas llenas de recuerdos, papelillos, billetitos de metro, postales de viajes, sellos, pesetas, duros o monedas extranjeras de viajes pasados.

En una de esas cajas que nunca miras y que llevan años cogiendo polvo encima de un armario, encontré una foto de tamaño carnet, descolorida y casi rota. 

Recordé cuando me la regaló el retratado, íbamos al instituto en el autobús escolar, por aquellos tiempos debió comenzar la amistad, porque hasta hace unos años fuimos amigos, aunque nadie lo creería en vista de lo que ha pasado desde que el amigo paso a enemigo, sin que hoy día tenga claro el motivo que provocó ese odio mortal.  

sábado, 25 de mayo de 2019

CARTA A M.


Yo ni me he vengado, ni he pagado con la misma moneda a quien me ha denunciado, obsesiva y reiteradamente hasta dejarme arruinado.

Pero para M, es sencillo, él manda y dispone y no le preocupa gastar, porque no es su dinero el que malgasta en vengarse y al parecer ya ha gastado medio millón de euros en abogados de bufetes prestigiosos y muy caros.

Yo ya no formo parte de ninguna candidatura y me mantengo apartado, ya soy pasado, y por si alguien lo ha pensado, no espero, ni he pedido que me vengue nadie, ni busco revancha, ni me satisface causar a nadie el mismo dolor que él me ha causado.

Yo me he defendido donde me tengo que defender, en los juzgados con mis abogados pagados por mí, mejor dicho, por mi familia. He sobrevivido al abuso de las acusaciones, al acoso mediático y a las reiteradas denuncias realizadas por M y por una persona en connivencia con él o con gente a fin a este.

No odio al Señor M, a pesar de todo el daño que me ha hecho a mí y a los míos. O a Juan Correa, tan injustamente tratado, y a muchos más con los que se ha cebado. 

No ha sido sencillo, pero después de ocho años he aprendido a no vivir del rencor y a sentir por M más pena que odio,  porque alguien como él,  que vive una vida en la que solo hay espacio para el odio y la venganza, es digno de lastima.

Tampoco es que lo tenga en mucha estima, le aprecio como se puede apreciar a un individuo que persigue, y vapulea, acosa y humilla y quita el pan a miembros de tu familia.

 Y con estos precedentes, no es de extrañar  que juegue sucio y manche el honor de quien se cruce en su camino. 

No le queda otro argumentario,  que manchar el honor y la reputación del adversario.   

Estos años de hostigamiento continuo desde el Ayuntamiento, he aprendido, sobre todo, a valorar la calidad humana de las personas. A no catalogar a nadie por sus ideas, a valorar la familia y la amistad desinteresada.

Aun así, se me remueve todo y me resulta indignante que M se queje amargamente del dolor que supone el ataque a su persona, 

PERDONAAAAA!!!!

Quien eres tú para creer que tu familia sufre más que la mía?

Es que el dolor de los tuyos es distinto al de los míos o tiene más valor y por tanto su consideración es superior?  

Por el mero hecho de serlo, mi familia tiene menos derechos y ha de sufrir también el azote de su animadversión?

También tienes planeado atosigar el negocio familiar hasta que no tengamos otra opción que cerrar?

Pondrás todo tu empeño en hundir el negocio familiar?

 Así lo has dicho a quien te ha querido escuchar y además presumes del daño que nos vas a causar. De verdad  sientes satisfacción o placer sabiendo el dolor que vas a ocasionar?  



La decisión de las urnas, me guste más o menos, es inapelable, pero eso no me obliga a respetar a una persona que ha intentado hundir mi vida de una forma tan miserable.

Y aquí termino con esta conclusión, hace 8 años que fui Alcalde.

M.

No es hora de que me dejes vivir en paz y de no seguir anclado en el pasado?

 No te has cansado aún de regodearte en el rencor y la venganza?

 No te has planteado un cambio en tu vida para que algún día empieces a ser de verdad una buena persona?



Pues plantéatelo, porque tú sabes en el fondo de tu corazón, que ni yo merecía lo que me has hecho, ni tenías motivo o justificación. Y en tu conciencia debe pesar saber que tus actos no tienen perdón.

MUCHO

CON DOS OVARIOS










viernes, 24 de mayo de 2019

PINOCHO





Migueeee, que vas a bajar los impuestos has prometido???????

Margen tienes pa bajarlos, con el subidón que ya les has metido.



O sea, que has prometido y a la vez ha mentido.

CASUALIDAD O EFICIENCIA DEL NUEVO GABINETE DE PRENSA MUNICIPAL







Al contrario de lo que hoy algunos medios de comunicación han publicado.


NO, no estoy procesado, sino que el Juez Instructor ha dado por terminada la larguísima instrucción y ha pasado las actuaciones a los trámites del Procedimiento Abreviado, para que fiscal y acusación de Miguel Pérez y el otro, se pronuncien sobre la procedencia, o no, de la presentación de acusación. Algo que todavía está pendiente y que en dos ocasiones anteriores ya se archivó-.

La denuncia estaba basada en las conclusiones del informe de la controvertida “auditoría”, que recogía que el gasto en “taxis” entre el 1 de enero de 2008 y el 11 de junio de 2011 ascendía a la cantidad total de 47.246.99 euros, lo que suponía un supuesto gasto medio de 13.500 euros anuales en taxis.

  Sin embargo, tras las diligencias previas, las declaraciones de los testigos citados y con la documentación aportada por el Ayuntamiento de Castril, ya ha quedado más que acreditado que tal acusación era falsa y que los gastos atribuido en exclusiva a mi persona,  eran en realidad del montante total de la partida presupuestaria habilitada para todos los viajes y transportes sufragados por el Ayuntamiento, que, además de mis viajes como Alcalde,  incluía los desplazamientos de otros concejales, empleados municipales, de diversas asociaciones, ya sean culturales o de mujeres o de los servicios sociales.  Así mismo quedó acreditado que los viajes realizados por mí eran en representación del Ayuntamiento y en ningún caso a título personal o privado.



Conviene recordar que cada vez que un Alcalde, un Concejal o un empleado público, realizan un viaje para desarrollar alguna gestión municipal cobran una dieta de desplazamiento pagada por la administración, en este caso por el Ayuntamiento. Todos los castrileños y castrileñas saben que no tengo vehículo propio y que siempre me he desplazado en transporte público, como era el del taxista local señalado, pero nunca presenté dietas por desplazamiento, ni las he cobrado, simplemente se han pagado, entre otros muchos de los antes citados, los gastos en desplazamiento del Alcalde, por la misma cantidad que el mismo hubiera cobrado por kilometraje si tuviera coche propio y lo hubiera utilizado para sus desplazamientos.

Llegados a este punto me llama la atención que Miguel tenga tanto empeño en denunciar esos gastos de desplazamientos como Alcalde, cuando cobra al més casi el doble de lo que cobraba yo y a ese sueldazo le suma 1500 euros en dietas, mas el coste de la gasolina que gasta a diario para ir y venir de Huéscar.

Total que aun siendo cierta la cantidad que dice que yo gasté, él se ha gastado el triple, sin que quede claro en qué, mientras que yo si lo justifiqué todo y lo demostré.  

jueves, 23 de mayo de 2019

OTRA TROLA







En su mitin de hoy D. Miguel ha prometido que si vuelve a ser elegido la Guardia Civil volverá Castril y el cuartel  con cuatro perras estará operativo. Obviamente ha mentido, por si algún incauto le ha creído.

Su guasa tiene y valor de decir tal embuste ha tenido, entre otras cosas porque él tiene la culpa de que se hay ido. Él y su consejero más querido, que pudiendo haber intervenido, no movieron un dedo para que no ocurriera lo ocurrido.



De modo que según su señoría, la Guardia Civil vuelve a Castril cualquier día y esta noche así lo prometía. Yo reitero lo que antes decía, que mentía, mentía y mentía.

Él puede prometer, promete y prometerá, pero no vamos a tener que esperar mucho, porque mañana vistica Castril la persona más indicada que lo aclarará.

Me refiero a la Subdelegada del Gobierno en Granada, que del tema que nos ocupa está bastante informada.

Qué cagada, Miguel, que metedura de pata tan mal calculada,  engañar a los vecinos y que tu mentira sea destapada.


Avisado estaba, pero no hizo nada, ni en el futuro hará nada, normal, tiene la cabeza ocupada porque los miuras le tienen la mente nublada.

ACLARACIÓN


HACE 8 AÑOS QUE DEJE LA ALCALDIA, por si alguien ya no lo recuerda...parece que no lo hice tan mal porque este Alcalde  no deja de acordarse de mí. No soy candidato a nada, ni estoy participando en la campaña electoral de la Candidatura socialista, a la que apoyo sin fisuras, pero que tiene su propia estrategia e independencia en la que me mantengo al margen.



Pero estoy en mi derecho de opinar lo que crea conveniente en el ámbito de lo privado, en mi blog o en mi página de Facebook personal, así  nadie me venga a decir que no diga o escriba lo que me salga de la peineta,



Recuerda alguien  lo que hizo Miguel Pérez a las puertas de las elecciones municipales de2015, os refresco la memoria, repartir casa por casa, con un lenguaje soez y mezquino, un panfleto infame en el que detallaba extensamente los delitos que me achacaba y por los que me denunció. Más de 15 denuncias y otros tantos procedimientos, todos archivados, menos uno cuya sentencia no es firme y que acabara como las demás. Porque todo lo dicho en aquel panfleto vergonzoso era falso y él lo sabía. Como también ha sabido siempre que eran falsos los hechos denunciados.

Aun así se ha gastado casi un MILLON de EUROS del Ayuntamiento, para hacerme la vida imposible y hacerme daño sin el más mínimo remordimiento.

 La diferencia es que yo digo la verdad y critico lo evidente y contrastado y él no ha dicho una verdad en nada de lo que dice ahora ni lo que dijo en el pasado.



Total, que yo no soy candidato, pero como no sólo él tiene familia, que yo tengo también y también ha sufrido y sufre, que no se queje si le ataco.

Lo mío, al fin y al cabo, son palabras escritas con mayor o menor acierto con prosa ripiosa, lo suyo es y ha sido otra cosa. Imperdonable, injusta, desmesurada, obscena, deshonesta, impúdica e indecorosa.  

Es muy acertado el lema de campaña que ha publicado. “Mucho (DAÑO) hecho y mucho por hacer”.

martes, 21 de mayo de 2019

ALMA DE CÁNTARO








Dormirá bien esta noche o tendrá remordimientos por haber mentido a los vecinos y vecinas de Fátima de ese modo bochornoso?

Pensará quizás que es honesto o decoroso faltar al respeto a los vecinos siendo tan desleal y tramposo?

Se sentirá orgulloso?

Que el Ayuntamiento no debe nada?

Miguel!!!!! Alma de cántaro!!! Que te desmienten los papeles y documentos oficiales!!!!!!!

Si tuvieras un poco de decencia, dirías la verdad a la audiencia, en todo caso, tu mentira queda al descubierto ante la evidencia.

lunes, 20 de mayo de 2019

8 años





HACE 8 AÑOS QUE DEJE LA ALCALDIA, por si alguien ya no lo recuerda...parece que no lo hice tan mal porque este Alcalde y su reala no dejan de acordarse de mí.

Me produce gran tristeza la bajeza de las armas que utilizan y han utilizado los últimos ocho años para tratar de debilitar y eliminar al adversario político, con la única motivación de llevar a término una revancha con un rencor y odio tan virulento como injusto, que hace tiempo que superó lo enfermizo y obsesivo.

Recuerdo lo que hizo Miguel Pérez a las puertas de unas elecciones municipales, repartir casa por casa, con un lenguaje soez y mezquino, un panfleto infame en el que detallaba extensamente los delitos que me achacaba y por los que me denunció. Más de 15 denuncias y otros tantos procedimientos, todos archivados, menos uno cuya sentencia no es firme y que acabara como las demás. Porque todo lo dicho en aquel panfleto vergonzoso era falso y él lo sabía. Como también ha sabido siempre que eran falsos los hechos denunciados,

Aun así se ha gastado casi un MILLON de EUROS del Ayuntamiento, para hundir a una persona o a muchas más y hacer daño sin el más mínimo remordimiento.

Sólo él tiene familia y se queja de su sufrimiento cuando se siente atacado, los demás no tenemos padres, hijos o hermanos.  

Es muy acertado el lema de campaña que ha publicado. “Mucho (DAÑO) hecho y mucho por hacer”.

HACKERS A GOGO




Mira que le gusta inventarse conspiraciones, sabotajes y tropelías,
Cómo que le ha hackeado su cuenta de Facebook alguien que te tiene manía?
Si solo le ha cambiado el nombre a la misma cuenta que ya tenía!!!!!!!!!!!

jueves, 16 de mayo de 2019

TONTOS?



Pero es que toma por tontos o ciegos para no ver que en dos semanas no se hace lo en ocho años no ha sido capaz de hacer.

EMBUSTERO







Ya os  decía el otro día las distintas modalidades con las que Don Pérez mentía, como esa manía de hacerse pasar por víctima o damnificado e inventarse conspiraciones que solo están en su cabeza y lo tienen obsesionado, quién va a bloquear su cuenta como ha denunciado si ya tiene él a medio pueblo bloqueado.

Déjese de hacerse el atacado, la víctima de una conspiración que e ha inventado, recoja usted el mal que ha sembrado y deje la mentira a un lado.

DONDE ESTÁ EL DINERO????





Esta e es la inversión que ha hecho en Castril la Diputación, gobernada por el PSOE, importante puntualización.

La pregunta que hay que hacerse ante esa cantidad de dinero aportado a Castril es dónde está el resultado de haberlo invertido, porque visto lo visto y que no se ha hecho nada, alguien podría pensar que se ha perdido.

martes, 14 de mayo de 2019

miura





A la absurda obsesión del Alcalde de hacer realidad las fantasías de sus aires de grandeza, se deberá esa torpeza de inventar tradiciones que rondan por su cabeza.

 La diferencia entre una nueva tradición y una inventada es que esta última reivindica orígenes antiguos de manera poco creíble y forzada.

Pero el Alcalde se inventa tradiciones  alegremente y lo peor es que sus chaladuras cuestan muchísimo dinero al pueblo y su gente.

Así, sin contemplaciones, usa supuestas adaptaciones de viejas tradiciones para inventarse lo que le sale de los cojones, sobre todo si están cerca la elecciones, que lo mismo se gasta en Miuras millones, que reparte panetones, o le hace una romería a su señora, con gamba roja, langosta, mejillones y paseos en barca como si al Ayuntamiento le sobraran los millones. 


Miguel parece no entender que los Toros de Castril no son invento de él, y que no habrá Alcalde o Alcaldesa que no los vaya a apoyar, mejorar y proteger, de modo que asustar a la gente con que sin él van a desaparecer es tan poco creíble como todo lo que dice suele ser.
Por cierto, para hacer honor a la verdad, los encierros matutinos, que sí fueron una idea genial y un acierto, son el legado de la gestión de Javier Dengra, no de Miguel.
Aunque él se cuelgue la medalla y el mérito como acostumbra a hacer, no es suyo que es de Javier.

O%







Este es el alcance real del cumplimiento del programa electoral de Nuevo Castril al frente del Ayuntamiento. Siendo generoso, visto lo visto, y yo no miento, no supera en 0%.

Miguel Pérez solo aprueba como Alcalde Presidente, con sobresaliente, en la faceta de mentir, confundir y manipular a la gente.



Prometer ha prometido, ahora bien, lo que es cumplir no ha cumplido. Y si alguna vez le habéis creído, basta con releer su programa electoral que aquí he compartido.

EMBUSTERO





Esta mentira es curiosa, yo diría que precisamente ahora podría ser hasta graciosa.

Sería interesante una aclaración sobre la denuncia de la Mancomunidad a cuenta del lío que ha montado con la maquinaria de la que hablaba en ese escrito, que nos diga sin engañar el dinero que nos va a costar la denuncia a los vecinos del municipio, sobre todo a los que creyeron a Miguel en un principio.

EMBUSTERO





Si hay un tema en el que D. Miguel ha sido maestro en manipular, mentir, engañar y calumniar al rival, es el asunto del abastecimiento de agua potable municipal.
Da para una novela o más bien para un sainete disparatado, muy largo y extenso para que quepa el tropel de mentiras que ha contado.
Pero ya es muy tarde y estoy cansado, lo dejo para mañana o pasado, y de antemano aviso a Miguel de que motivos tiene para estar preocupado, dada la extensa documentación que he recopilado y la “delicada” información que me han enviado.

ENGAÑO






PUNTO NEGRO








Punto negro es decir poco o denominarlo indulgentemente, agujero negro será probablemente, ya lo veremos cuando tengamos conocimiento de todo y se entere la gente.